Por si acaso no lo sabías, te vamos a dar un dato que asusta un poco (¡y no es para menos!), y es que a un tampón le lleva más tiempo desintegrarse que lo que dura la vida de la persona que lo utiliza. Es decir, los años que tardan los tampones en desaparecer de nuestro planeta son demasiados como para considerarlos una solución sostenible para la regla. ¿La víctima principal? Los océanos.

90% de los productos de higiene íntima de un solo uso están hechos de plásticos que no son biodegradables y, de media, una mujer usa más de 11.000 a lo largo de su vida. Así que al final, nuestros mares y océanos acaban recibiendo más de 200.000 toneladas de residuos por productos de higiene íntima al año. Sí, has leído bien, ¡una barbaridad!

Por si fuera poco, ese no es el único problema de este tipo de productos, sino que la mayoría de ellos, desde los tampones hasta los salvaslip, contienen una serie de químicos que son bastante dañinos para el planeta. La buena noticia es que, como para todos los productos de un solo uso, existen alternativas geniales y 100% respetuosas con el medio ambiente, y cada una de ellas adaptada a cada necesidad.

#1 La copa menstrual

Una de las opciones más recurrentes en los últimos años por lxs que se han pasado al estilo de vida sostenible es la copa menstrual. Hecha de silicona, reutilizable y con una duración de hasta diez años, la copa se adapta a cada cuerpo y a cada edad, por tanto, la puedes encontrar en tres tamaños diferentes. Si aún no la has probado, ahora que pasamos cada vez más tiempo en casa es el momento perfecto para ir adaptándote a su uso. Marcas como Enna incluyen también un aplicador y una caja esterilizadora, y otras como Intimina han pensado en todas las situaciones y han desarrollado una copa que permite tener relaciones sexuales, la copa Ziggy.

#2 Braguitas absorbentes

Si no eres muy fan de los accesorios y prefieres pasar una regla lo más natural posible, estás de suerte. En lo que a comodidad, sencillez y eficacia se refiere haciendo uso de una prenda que sí o sí tienes que ponerte, como es la ropa interior, las braguitas absorbentes se llevan el primer premio. En España, la empresa barcelonesa Cocoro ofrece bragas que absorben tanto la menstruación, como el flujo vaginal y las leves pérdidas de orina. ¿La clave? Su combinación de algodón recomendado por ginecólogos y un tejido técnico antibacteriano y transpirable.

#3 Compresas reutilizables

De manera similar a las braguitas absorbentes, las compresas reutilizables se centran en la elección de un tejido excelente a prueba de posibles “fugas”. Pensadas para adaptarse tanto al día como a la noche, y al tipo de ropa interior que prefieras, estas compresas impermeables y hechas de algodón ecológico se lavan en la lavadora igual que el resto de la ropa y no tendrás que generar ni un solo residuo en lo que dure tu regla. Firmas especializadas en higiene íntima como Cyclo ya han revolucionado la vida de muchxs con su variedad de compresas y protegeslips.

#4 Tampones de algodón

Si ninguna de las opciones anteriores te convence y eres de lxs que prefiere ser fiel a los tampones, no te preocupes porque existe una solución perfectamente sostenible (¡y mucho más económica!). Se trata de tampones biodegradables e hipoalergénicos hechos de algodón 100% orgánico, un material que no utiliza sustancias tóxicas y está pensado específicamente para no irritar la zona íntima. Natracare o Lotus.eco son algunas de las marcas pioneras en desarrollar este perfecto sustituto del clásico tampón.


María Peña