Beauty

Si hay un ingrediente del que todo el mundo habla en sus rutinas de cuidado de la piel es la vitamina C. Sin embargo, esa tendencia a incluirlo en cualquier práctica, ocasiona en algunos casos falsos mitos que hoy vamos a desenmascarar.

La vitamina C es un antioxidante que previene el envejecimiento y aporta luminosidad al rostro

La vitamina C es un activo que puedes encontrar en numerosos cosméticos bajo el nombre “ácido ascórbico”. Se trata de un nutriente esencial que contribuye a mejorar el sistema inmune, así como a mejorar el rendimiento durante la práctica de ejercicio físico y a disminuir el cansancio muscular. Más allá, por lo que es verdaderamente famosa la vitamina C es por sus contribuciones en el aspecto de nuestra piel. Este ingrediente es un poderoso antioxidante que previene el envejecimiento y aporta una luminosidad visible en nuestro rostro a las dos semanas de uso.

¿Está claro lo que es la vitamina C? Bien, pues ahora vamos a explicarte lo que no te puedes creer de ella

#La vitamina C mancha

Seguro que alguna vez has escuchado que debes tener cuidado cuando te aplicas vitamina C porque te puede producir manchas en la piel. ¡Primer mito detectado! Este antioxidante, cuando está formulado a una concentración entre el 5 y el 15% nunca produce manchas, de hecho, es despigmentante. Y, ¡sorpresa! En raras ocasiones vas a encontrar vitamina C formulada a mayor concentración del 15%.

Beauty
Pexels

#Para una piel bonita, bebe zumos de naranja

Es cierto que el primer color que se asocia a este nutriente es el naranja, pues podemos encontrar vitamina C en la fruta de dicho color. Por esto, se suele pensar que beber zumos de naranja hará que tengas una piel más luminosa. Esto es un falso mito. Una de las características de este activo es que, para poder observar sus propiedades en la piel, se debe aplicar directamente sobre la misma. De lo contrario, nuestro organismo no es capaz de extraer los beneficios del zumo de naranja y repartirlos sobre nuestra dermis.

#No se puede utilizar en verano

Al contrario. De hecho, la vitamina C es un antioxidante, lo que significa que combate la exposición solar. Por eso, es muy recomendable utilizarlo en verano. Eso sí, siempre y cuando vaya acompañado de una buena capa de protección solar, pues por sí solo no es capaz de neutralizar todos los rayos solares a los que nos expongamos durante el verano.

#No se puede utilizar por la noche

Este punto está relacionado con el anterior. Habrás oído alguna vez que la vitamina C se debe utilizar en tu rutina de día. Por supuesto, es muy aconsejable acompañado de tu crema solar. Sin embargo, eso no quiere decir que no te la puedas aplicar por la noche. Si quieres hacerlo, ¡adelante, no es malo!

Beauty
Pexels

#Se oxida con rapidez

El último mito tiene que ver con su oxidación. Es cierto que es un ingrediente muy sensible, que reacciona al calor, al oxígeno y a la luz del sol. Pero esto no quiere decir que solo podamos utilizarlo rápidamente durante dos meses pues más tarde se va a oxidar y perderá su función. Su oxidación depende de la formulación a la que se haya sometido, algo que dependerá de la marca del fabricante. Nuestro consejo: mira si está combinada con otros ingredientes estables como la vitamina E.


María Galán

Aunque el futuro dé miedo, vive cultivando las ganas. Mis ganas se centran en el periodismo y, aunque la vida da muchas vueltas, las ganas por saber a donde me llevarán esas vueltas siempre son mayores.