Según los expertos, los millennials son aquellos nacidos entre finales de los 80 y principios de los 90 (hasta 1995, en algunos casos). Sin embargo, hay mucha gente perteneciente a la generación Z, aquella nacida entre mitad de los 90 y mitad de los 2000, que se considera millennial. Me incluyo en este sentimiento generalizado. Uno ya no sabe a qué generación pertenece y nos sentimos perdidos en un mundo donde las oportunidades para los jóvenes son escasas. Ese sentimiento por el que nos íbamos a “comer el mundo” no era más que una falacia. Al final, la generación millennial y Z tienen mucho en común, como por ejemplo el cine. Aquí os dejo una serie de películas que tocaran la fibra sensible de vuestra nostalgia. 

El club de la lucha (1999)

Finales del milenio, hay que comprender la histeria colectiva que se vivía por aquellos años. Muchos pensaban que la vida se iba a acabar, algo así como prometían los mayas en 2012. En este contexto, aparece una película poco convencional que introduce ideas revolucionarias para luchar contra el hastío de una sociedad prefabricada. Temas como el materialismo, la anarquía, la locura del mundo moderno… situaciones con las que estamos en contacto o hemos pensado en algún momento todos los jóvenes. 

Gladiator (2000) 

Recuerdo gritar en el patio del colegio con mis amigos: “SOY MÁXIMO, comandante de las tropas de Roma…”. Esta película épica es la favorita de toda una generación. Mi primo, nacido en 1987, no duda. Si tuviera que quedarse con una peli, sería Gladiator. Yo todavía recuerdo el final, entre lágrimas discernía aquellos campos de trigo que finalmente tocaba el protagonista para reunirse con su familia. 

El viaje de Chihiro (2001)

Traumática, esa es la palabra que me viene a la mente al acordarme de ella. Recuerdo verla por primera vez en el cine con apenas cuatro años y taparme los ojos ante personajes surrealistas y oscuros. No eran malvados pero aparentaban ser malignos. No he podido volver a verla entera y sin embargo, muchas de sus escenas las visualizo nítidamente. Es una peli de animación que marcó un antes y un después en el cine y pensar en ella te hace reflexionar sobre tu propio paso del tiempo. 

8 millas (2002)

Demos paso a la música. Eminem, quizás sea el rapero de los millennials de todo el mundo. Aquel joven rubio de ritmo y vocalización inimaginables. 8 millas retrata su vida, un chico joven que utiliza la música para canalizar su rabia. 

Supersalidos (2007)

Película sobre la adolescencia. La etapa de la vergüenza, el pudor, la timidez, el autodescubrimiento, los ligues que no surgen, los rechazos amorosos, las fiestas en las que pruebas por primera vez el alcohol, la despreocupación por tu futuro… podría seguir. Es una comedia, pero hay tanta nostalgia. Nos identificamos con ella porque muchas veces quisiéramos echar la vista atrás y pasar un poco de tiempo en esos momentos. 

La la land (2016)

Es el musical por el que los detractores del género empezaron a cuestionar sus propios gustos. Una historia romántica cálida, bonita y triste. La la land pertenece tanto a nuestra memoria reciente que no podríamos vivir sin ella y sin sus protagonistas, Emma Stone y Ryan Gosling. 

Lady Bird (2017)

Al igual que Supersalidos, Lady Bird aborda la adolescencia. Hacerse mayor y contemplar tus obligaciones. Esta es más realista y dramática. Cala hondo porque habla de verdades, de situaciones que hemos tenido que pasar o que estamos viviendo. 


Oliver De la Torre

Soy un joven corriente con nombre extranjero. Escribo sobre cultura y aquello que me haga aprender nuevas cosas. Vuelo y me alimento de mis pasiones, ya sea cine, libros o música. ¿Qué seríamos sin el arte?