Creo que me ha tocado una gran (gran) responsabilidad. Inaugurar el 2021 hablando de amor. Aprovecho también, en mi vena protagonista, para desearos un feliz año nuevo y un día. Dicho esto, toca escribir sobre lo nos mueve. Y más ahora, que ya no estamos a tiempo.

Recuerdo que en mi última columna os hablé de Ted, Mr. Big y de Jughead. Tres historias que sacudieron mi 2020, que empezaron y que puede que también terminaran. Por eso, y reflexionando sobre los finales a lo Love Actually, yo me pregunto: ¿qué pasa con las historias que salen mal? ¿Qué ocurre después? ¿Qué pasa cuando lo superas o cuando crees que lo has superado?

Reflexionando sobre los finales a lo Love Actually, yo me pregunto: ¿qué pasa con las historias que salen mal?

Esta semana siento que estoy algo más intensita de lo normal, puede que la culpa la tenga El Reencuentro de FoQ, mi segundo libro (que aprovecho para deciros que hay de esto) y el año nuevo. Porque a mí, como a todxs, supongo; el 2020 me ha hecho mella.

Pero volvamos al tema en cuestión; ¿Qué pasa cuando las historias de amor terminan? ¿Qué pasa cuando precisamente pasa el tiempo y te reencuentras con una persona por la que sentiste algo? Un mensaje, una llamada o ver ese brillo en los ojos que antes te miraban a ti, o que simplemente nunca te han mirado como tú pensabas. ¿Qué pasa cuando no sabes qué pasa? O qué te pasa. O qué sientes. O cuando sientes que te quedaste con la miel en los labios. Cuando la distancia, esa única forma de encontrar la paz, se termina. Pues ya es hora de que sepáis algo: el verdadero caos no hace ruido.

¿Qué pasa cuando no sabes qué pasa? O qué te pasa. O qué sientes. O cuando sientes que te quedaste con la miel en los labios

Y pueden pasar dos cosas, urbanita: porque o sientes lo mismo o no sientes nada. Y alerta spoiler, ninguna de las opciones te gustará. Porque cuando sientes exactamente lo mismo y ves que la otra persona ha rehecho su vida, duele. Duele como si alguien te clavara un cuchillo entre las clavículas. Y más si sientes que tú no has avanzado emocionalmente. Puede sonar a topicazo, pero esa guerra infantil de ver cuál de los dos rehace su vida antes no te importará hasta que des cuenta de que él o ella te saca ventaja. Y no lo niegues, urbanita. Es algo no escrito.

Cuando ves y sientes que la química es la misma, que miraros a la cara os da vergüenza, que el contacto físico es eléctrico y que su voz te despierta susurros internos, mira, chica, estás acabada

Sin embargo, cuando ves y sientes que la química es la misma, que miraros a la cara os da vergüenza, que el contacto físico es eléctrico y que su voz te despierta susurros internos, mira, chica, estás acabada. Porque de la cárcel se sale, pero de ahí no. ¿Y qué hacer? Vuelve a tener dos opciones: o rendirte ante la realidad, asumir lo que sientes y puede que comerle la boca (o lo que tú quieras, yo ahí no me meto); o seguir negándolo hasta la muerte y esperar a que otro u otra lo o la saque a empujones de tu cabeza y corazón.

En definitiva, una movida que acaba en desgracia, en comedia romántica o en nada de nada. No obstante, con el tiempo te das cuenta de que hay que pasar por todo, urbanita. Y quizás ahora te des cuenta de que hay personas irremplazables, y otras que no lo son. O sí, pero no hasta el punto que tú creías. Puede que aún estés a tiempo; y si no lo estás, cariño, sana tus heridas, come helado, bebe Martini y búscate un clavo (a ser posible guapo hasta rabiar). Porque este 2021 habrá amor hasta para quién no lo busque.


Lauren Izquierdo

Ah, creo que es ahora cuando tengo que decir que dirijo este sitio. Así que sí, soy la Directora de Status of Empire. ¿Quieres saber mis dos mayores secretos? Soy un cuadro y siempre escribo sobre lo que me da la gana. Llevo en el mundo de la moda desde que tengo 15 años y eso me ha dejado un poco cucú. Pero ahí vamos, sobreviviendo (aunque cada vez tengo más ganas de irme a vivir al campo). Además, también soy experta en belleza. Una, que se adapta a los nuevos tiempos. ¿Otro secreto? Venga, escribo sobre amor porque capitalizar sentimientos es un mood y es el mío, tengo un podcast que se llama Estas Crías y he publicado dos libros que son como mis hijos, Espinas de terciopelo y Silencio. Ale, y ahora a leer todas mis cosas, que tienes para rato.