Diferente, risueña y espíritu libre. Romántica y apasionada de los planes improvisados que tienen un atardecer pendiente. Una charla con la artista que desemboca en un viaje a nuestro «yo» más íntimo y tierno. «Lo que fuimos» es lo último que nos regala. Y esta maravillosa conversación es la antesala de lo que nos espera antes de entrar en su mundo interior:

Ainoa, has sacado una nueva canción: “Lo que fuimos”. Muy diferente a lo que estábamos acostumbrados quizá, a un mundo más acústico y nos hemos topado con esta última que es mucho más cañera y una descarga preciosa de sentimientos, ¿qué nos puedes contar para conocer a fondo “Lo que fuimos”?

Lo que fuimos nace del sentimiento de aceptación de una ruptura con mucho tiempo en el sentido de verla con perspectiva y que a esa persona la consideres familia por todo lo que te ha aportado y te ha cuidado. Es como ver el mensaje positivo de una ruptura. Es ver lo que has aprendido… El cómo nos hemos hecho felices y hemos llegado hasta aquí. 

Pero eso es algo muy duro.

Es duro pero si realmente lo piensas es como… Pasas dos o tres años con alguien y de repente se rompe. Y parece que se lleva muy mal, pero en verdad no es así, es como… Vamos a ser adultos y decir «Nos hemos querido y cuidado». Aunque obviamente hay que pasar un proceso de sanación. Así que nace de ese sentimiento.

Me resulta increíble esta perspectiva dada la fortaleza que hay que tener. De hecho, si tuvieras que describir “Lo que fuimos” con tres palabras, ¿Cuales serían?

Perspectiva, nostalgia y tiempo. 

 No puedo evitarlo, pero hay una parte: “Sigo buscando entre la gente por si encuentro unos ojos que se atrevan a mirarme como tú”. Desprendes mucho amor y ternura Ainoa, no es de extrañar el reconocimiento que tienes por ello, ¿te consideras una persona cercana, cariñosa y romántica?

¡Mucho! Soy un osito (ríe) y luego mis amigos me dicen que parezco lo contrario. Me encanta el contacto, con mis amigas estoy como una lapa.. les digo “te quiero”. Y estoy así siempre. 

Aparte de eso, si para definirte tienes que escoger un emoticono, ¿cuál sería? 

El de las gafitas. Lo pongo para cualquier cosa y cualquier situación de mi vida se podría definir con ese emoticono. 

El vértigo es ver todo lo que he hecho cuando paro

Aprovecho tu respuesta para decirte que el mes pasado hiciste un post tu instagram, diciendo “Una vez me dijeron que si tienes vértigo es porque estás volando alto. Y tanto.” Nos gustaría que nos contaras si has tenido alguna vez ese vértigo a lo largo de tu carrera musical. Si al igual que en esa canción tú también sentiste el miedo alguna vez.

Siempre. Tengo mucho vértigo con todo lo que hago pero también me echo para adelante, pero sí que hay veces que paro y entro en el bucle de grabar, concierto, reunión, y lo hago por inercia, no es como trabajar en una oficina. El vértigo es ver todo lo que he hecho cuando paro. 

Exactamente, además dedicarse a la música es muy gratificante. En sí la música es una de las mejores terapias que ayuda a personas con ansiedad e incluso depresión. Aporta muchísimo a las vidas de la gente.

Sí, a mí a veces me llegan mensajes que digo “buah”. En la cuarentena, salió “Isla Desierta” y la gente mandaba vídeos de sus propias islas desiertas y la gente me contaba cosas que yo incluso lloraba, es muy fuerte. 

¿Puedes contar la que más te impactó y emocionó?

¡Sí! Una chica tituló “La historia de mi vida” y ahí contaba lo mal que lo había pasado con su madre, que habían estado en la calle y al final me dijo “Menos mal que he encontrado tu música para salir de esto”. Yo me puse a llorar y busqué a mi madre para enseñárselo. Que alguien sienta eso por lo que hago me hace sentir una privilegiada. 

“Menos mal que he encontrado tu música para salir de esto”. Que alguien sienta eso por lo que hago me hace sentir una privilegiada. 

Qué preciosidad, Ainoa, y qué decir de la letra de esa canción. He de reconocer que me he emocionado muchísimo con la oración “Cuatro noches que te vi y tengo dos canciones bailándote en el pecho” Ese sentimentalismo en tus letras es algo muy tuyo, ¿te has emocionado cantando alguna vez? Tanto como para llorar lo que has creado y cantado?

Me acuerdo de la primera vez que toqué en el Libertad 8, hace 5 años y estaba tocando Venecia. Yo tenia 17 años y colapsé mucho cantándola y me puse a llorar porque sentí muchísimas cosas. Otra vez que recuerdo fue con la canción “¿Qué dirías ahora?” Que la escribí con mi mejor amiga Yoli, y yo se la escribí a mi abuela que ya no está. Es una canción que dice: ¿Qué dirías ahora que ya no tengo miedo? Todo lo que estoy haciendo, ojalá lo vieras. Vi a mi familia llorar, al público llorar, Yoli también estaba llorando y yo me puse a llorar. 

Increíble, resulta muy tierno,También es muy tierno cantar en la playa, como en ese post, parece que el mar y la brisa acompañan y es una sensación bonita, que al parecer te gusta, por lo que podemos ver en tu instagram.

Es lo más guay y hacer eso me encanta. Estar con mis amigas y hacer eso. Por ejemplo el otro día estaba en Galicia con ellas en un bar, tenía la guitarra y dije “vamos a la playa” y compusimos una canción allí. 

Esos planes acaban siendo los mejores. Considero que en momentos así surge muchísima inspiración. Hablando de esto, ¿qué es lo que más te inspira? Algo en concreto

Lo que hay dentro en el sentido del sentimiento de “no puedo más y necesito salir de aquí”, cuando estás atrapada en esa emoción, por la conexión que se crea en ese instante. Lo es más de lo que nos provocan las personas, que es algo precioso y sobre el amor es de lo que más compongo, pero al final, ¿quién no ha vivido la depresión desde cerca? O la ansiedad generalizada. Yo pretendo hacer esas canciones para las personas también. 

Muy de acuerdo, al final tenemos lo que desea nuestra mente. “Atraes lo que proyectas” es sinónimo de Ainoa Buitrago ya, ¿te parece? 

(Ríe) ¡Totalmente!

Al igual que “Sin tiempo”, que pudimos disfrutar el 28 de febrero. Sin tiempo, Ainoa, ¿qué tiene de inspiración? ¿Qué pretendes hacer llegar con algo así? 

Es una canción que habla de un momento bastante duro. Literalmente lo que pasó es que yo estaba de viaje con mi pareja y me dejó. Fue bastante duro porque yo iba con la intención de arreglar las cosas. 

Para eso se hace un viaje cuando estás mal con tu pareja, ¿no? Para arreglar lo que ha calado a mal en la relación. 

Exactamente, yo hice ese viaje para eso y al final pasé tres días en Copenhague. Por eso la letra “No baila nadie en el canal” y “Dejaste de remar” y habla de ese dolor que puedes sentir cuando no esperas que alguien se vaya. 

Pero además de doloroso, es muy liberador. Antes hablamos de las fases de una ruptura, hay fases de duelo y fases de aceptación. En ese momento en el que tú cantas Sin tiempo, te liberas y es parte del proceso, ¿no?

Claro, cuando compongo canciones después de que me haya pasado esto es como lo cierro, pero no cierro lo que me duele, más bien el “me has dejado”. Ya no es que te hayas ido tú, sino que acepto la parte mía que se va contigo. María de la Flor, una amiga mía tiene una canción que se llama «Silla vacía» y  habla de la parte tuya que se va cuando has estado con alguien.

Todos deberíamos recordar que el problema no es el problema. El problema siempre es tu actitud ante el problema

Todos cambiamos cuando nos enamoramos de alguien y pasamos tiempo con esa persona. No es ningún mito ya que pruebas cosas nuevas y te sorprendes de ti misma. Y, todo eso que es una nueva parte de ti, se va cuando acaba.

Es que es una parte de ti que no vuelve más. Tu vida es una caja y la gente va poniendo cosas y es aprendizaje al final. 

Estoy de acuerdo contigo, pero bueno Ainoa, ahora que ya hemos conocido a fondo tu inspiración y tu último tema, te propongo una ronda rápida de preguntas de despedida para saber más de ti, ¿te atreves?

¡Vamos!

¿Quiénes son tus grandes referentes del mundo musical? 

Julia Michaels, Ed Sheeran, Andrés Suárez…

¿Cuál es el plan o día perfecto de Ainoa? 

Estar en mi pueblo y no tener cobertura.

Si volviéramos a estar confinados, pero solo te dejan tener cinco cosas en tu casa, ¿qué cosas serían?

La tarjeta de sonido, el ordenador, la guitarra, el piano y el micro. 

Todos deberíamos recordar que el problema no es el problema. El problema siempre es tu actitud ante el problema

Película que ves cuando estás triste o no tienes ganas de nada

Inside Out, me flipa.

Esta no estaba pensada, pero, ¿qué personaje serías?

Creo que sería Tristeza. Es que soy muy nostálgica, no soy triste pero soy nostálgica y llorona.

La última. ¿Y tu viaje soñado

Tengo la suerte de haberlo hecho, fue irme sola a Escocia y hacer una ruta por el norte y fue bastante guay pasar una semana y media allá.


Carla Pérez Martínez