Portada de todos mienten a la noche

Ángela Cremonte es una actriz hispano-argentina conocida por series como Las chicas del cable, Mentiras o Amar es para siempre. Pero su trayectoria artística no se queda ahí, porque Ángela se estrena como escritora con Todos mienten a la noche. Se trata de una novela emotiva y evocadora con una protagonista fuerte y valiente, Eufrosine, y la historia detrás de su emigración a Argentina.

¿Qué te llevo a escribir Todos mienten a la noche?

Pues mira en realidad empezó todo porque, al que yo llamaba Señor Planeta, porque todavía no lo conocía, contactó conmigo y me picó. Al final me piqué, básicamente. Yo siempre he escrito pero nunca me había atrevido con algo que fuera entre tapa y tapa, y él me dijo “bueno, si te atreves a escribir una novela, o algo, envíamelo y vamos viendo.” Yo entendí que el tren de Planeta no era uno que quería dejar pasar y me lancé, me lancé tirando del hilo familiar.

@angela_cremonte

Y hablando de tu familia, al principio del libro cuentas que hablaste con tu tío Lauro acerca de la inmigración a Argentina. La idea de la historia ¿es enteramente por lo que te contó tu tío, o ya tenías alguna idea?

No, yo ya tenía una idea. Yo soy medio argentina entonces ya había mucho de esto que sabía. En realidad, los nombres están cambiados, ósea tengo tío, tengo muchos, pero ninguno se llama Lauro. Lo digo para que la gente no piense que esto es una autobiografía donde todo es verdad y real, porque no es así. Hay un montón de cosas ficcionadas, hay muchas cosas que son ciertas y otras que no. Ahí esta el juego de la novela también. Es verdad que cuando yo empecé y decidí qué es lo que quería contar, hablé con mi familia, y uno de mis familiares me mandó un whatsapp parecido, muy parecido, al texto con el que yo empiezo la novela, que habla de la inmigración italiana a Argentina.

¿Cómo fue el proceso de creación de la novela?

Yo la verdad no sabía muy bien de dónde partir, sobre qué escribir y estuve mucho tiempo pensando, estuve meses… además, en ese momento estaba rodado Las chicas del cable y apunto de estrenar una función de teatro para el Teatro Español, entonces no tenía tiempo y a la vez me obsesionaba la idea de no dejar pasar el tren. Al final, se me terminaron apareciendo mis abuelas, mis bisabuelas, mis tatarabuelas, de las que me habían hablado, pero de las que yo no había anotado todas las cosas.

“Sentía como que la historia tenia que partir de ahí, porque siempre me han obsesionado los arboles genealógicos y, en definitiva, la acumulación de células que somos cada ser humano.”

Empecé a preguntar y el último antepasado del que mi familia tenia noticia era Eufrosine, que existió de verdad y vivió en un pueblo pobre de Piemonte y emigro a Argentina. Entonces tire de ahí y, al tirar de ese hilo, vino el torrente posterior.

¿Cómo definirías a Eufrosine, la protagonista?

Yo creo que hay parte que me la invento porque no la conocí, pero teniendo en cuenta que fue mujer en el norte de Italia, en el sigo XIX y que emigró en un barco, que era el primer y, seguramente, único viaje que hacía en su vida, de más de 20 días a través del Atlántico, me imagino que fue una mujer muy valiente y que los tenía ortogonales. Además, sabía leer y escribir en el dialecto piamontés, y tuvo que aprender otro idioma en Buenos Aires, otro código… tuvo que cambiar su sensibilidad a la sensibilidad argentina, que como en general, con todos los emigrantes, hay mucha valentía en ese viaje.

@angela_cremonte

¿Qué diferencias crees que pudo encontrar ella al llegar a Argentina?

La verdad es que no sé, porque claro eran otros tiempos y es verdad que los porteños tienen mucho de españoles e italianos, pero seguramente se habrá relacionado con todos los italianos que se habrá encontrado allí. Pero, sobre todo, lo que a muchos inmigrantes les sorprendía, y a mí siempre que he viajado a Buenos Aires y Argentina, Latinoamérica en general, es la inmesidad, la grandeza y dimensión de las cosas, de las avenidas, los edificios, los ríos, las montoñas, los arboles… todo es grande y fértil. Supongo que también era posible, era más fácil dentro de lo difícil prosperar. Pero imagino que el sabor de la comida también, la posibilidad de comer carne, cosa que no era tan fácil en Italia. Son muchas cosas. 

¿Te identificas en algo con ella?

Sí, me gustaría pensar que si. También como somos consanguíneas, quiero pensar que sí. Era rubia tambien, con los ojos claros, eso está mi, y bueno quiero pensar que tengo algo de su gracia y de su valentía. 

La gente te conoce, principalmente, por tu faceta de actriz. ¿Qué destacarías de ti como escritora?

Me parece que, igual que sobre las tablas o en un plató, en general soy una actriz muy emocional y me parece que a la hora de escribir también me sucede eso.

“Al final, mi punto fuerte es crear emoción o llegar a la emoción. No es tanto un giro de guión sorprendente o una historia inédita sino cómo cuento las mismas cosas que llevamos contando toda la vida.”

Es la sensación que tengo, ya después los lectores me dirán. Espero que les haya suscitado mi manera de escribir, ya no es mía la novela. 

¿Crees que la actuación te ha aportado algo “esencial” que has podido usar para escribir este libro?

Yo creo que al final todo se retroalimenta, ¿no? Es verdad que el oficio de la escritura y el oficio de interpretar son diferentes, pero tienen algunos puntos en común que tienen que ver con cómo se construye un relato para poder interpretarlo. También en dónde se hacen las pausas, que son efectos para crear emoción o tensión. Al final sí, para interpretar tengo que bucear y entender a los personajes muy bien y pensarlos mucho, conocerlos, y creo que eso me ha servido a la hora de escrbir. 

¿La pandemia, en alguna forma, ha podido coartar tu libertad a la hora de expresarte creativamente ?

No, al contrario. Creo que estamos en un momento, por lo menos para mi, en el que me pide verdad en la expresión, en todo.

“Estoy un poco cansada de la máscara que yo misma a veces me pongo, pero no lo juzgo, a veces es necesaria, nos protege…”

Pero no, la pandemia me ha hecho necesitar, mas aun si cabe, decir la verdad.

¿Escribirás más novelas en el futuro?

Jolines espero que si. Todavía necesito dejar que esta deje su estela y disfrutarla, pero quiero pensar que si.

@angela_cremonte

¿Qué pueden esperar nuestros lectores de este libro y por qué deberían leerlo?

Me gustaría que lo leyeran porque me parece que es una historia de ella, que esta contada de una manera, espero, muy plástica y evocadora, casi poética. Creo que esta historia al final nos conecta con todos los inmigrantes que vinieron antes y han hecho posible que nuestros cuerpos estén aquí. Los inmigrantes estamos hechos de ellos, de gente que ha cruzado océanos, gente que se ha juntado para hacernos a nosotros, y eso no es gratuito. La historia de Eufrosine, al final, es la historia del viaje de cada uno. Además, también, si me quieren conocer un poco a mí, hay un poco de la Angela contemporánea. Yo hablo en primera persona en el libro y, aunque hay mucha ficción, hay muchas cosas que son mías, tocando otra vez el tema de lo verdadero. Hablo con toda la sinceridad que puedo en la novela y eso me parece que es valioso. 


Paula Jiménez

Periodista en proceso de creación. Apasionada de Marvel, Disney y todo el periodismo internacional, combinación curiosa, ¿no? En un futuro, espero poder vivir en todos los lugares posibles dedicándome a esta profesión tan apasionante. Como dijo Walt Disney una vez “the era we are living in today is a dream coming true.”