Ya lo dijo Hipócrates: que tu medicina sea el alimento y el alimento tu medicina. Comer es uno de los mayores placeres de esta vida – y de cualquier otra. Y nos encanta los italianos, aunque no todos los italianos son iguales. Y uno de los mejores de Madrid es, sin duda, Antonella.

Ya lo dijo Hipócrates: que tu medicina sea el alimento y el alimento tu medicina. Comer es uno de los mayores placeres de esta vida – y de cualquier otra. Y nos encanta los italianos, aunque no todos los italianos son iguales. Y uno de los mejores de Madrid es, sin duda, Antonella.

De día o de noche. Como hoy. Porque la calle Diego Ayllón se encuentra obnubilada por una noche especialmente oscura, pero al adentrarse en ella y llegando al número 16, la estancia se ilumina y la Toscana se hace presente en el ambiente: Bienvenidos a Antonella Madrid.

¿El amarillo? Su color fetiche. Una estancia donde esa esencia italiana se palpa en forma de una terraza acogedora llena de farolillos y manteles a cuadros. Un rinconcito cento per cento italiano con sus limoneros, su jardín de hierbas aromáticas y sus bodegones gigantes con peperoncino, aglio e pomodoro secco; sus cestas llenas de pasta multicolor; su Parmigiano Reggiano y su Mortadella di Bologna. En Antonella piensan en todo, desde los estampados vichy hasta su agua (destilada por ellos mismos).

Sea como fuere, siéntate, disfruta y deléitate de esta experiencia gastronómica (casi) religiosa. Porque sentirás que estás tocando el cielo con los numerosos platos con todo el condimento y sabor a tradición y buen hacer.

¿Unos entrantes a compartir? Entonces no puedes dejar de probar el Vitelo Tonnato (finas lonchas de ternera acompañadas de alcaparra) o la Focaccia All’Aglio (focaccia al ajo). ¿Que optas por una opción vegetariana? Entonces sería pecado marcharte sin probar la Fiori Di Zucchina (lores de calabacín en tempura con mayonesa de ajo asado y albahaca).

Entrando ya en materia, seas de pasta o de pizza, has de saber que todos los ingredientes son frescos y si te fijas, podrás ver hasta cómo se hace la pasta. Una de las mejores cosas de este restaurante es que terminan el plato delante de tus propios ojos y la forma de hacerlo es tan original como instagrameable. ¿Te convertirás en la envidia de todos tus conocidos? Efectivamente.

Pero sea como fuere, urbanita, deja hueco para el postre. Porque hay tantas opciones que no sabemos cuál recomendarte. Así que lo mejor es que vuelvas tantas veces como sea para probarlas todas. Aunque lo reconocemos, nuestra predilección sigue siendo la Torta Di Yogourt Al Pistacchio Di Bronte (tarta de yogur con pistachos y rocas de chocolate) y la Crumble Di Mele Con Ricotta E Gelato Allá Vaniglia (crumble de manzanas, ricotta y helado de vainilla). Y si eres la definición de tradicional… Ni se te ocurra irte sin probar los helados artesanales.

En definitiva, un lugar donde desconectar del bullicio de la ciudad, y donde conectar tanto con Italia (como con tu estomágo).

DATOS DE INTERÉS

Reservas: 91 759 04 36 / info@antonellamadrid.com / www.antonellamadrid.com

Dirección: Diego Ayllón, 16 – 28043 Madrid (Arturo Soria). Metro Arturo Soria, salida Centro Comercial Arturo Soria Plaza.

Precio medio: 25 € (con bebida).

Horario: Abierto todos los días ininterrumpidamente de 09.00 a 00.00 H. Fines de semana cierra a las 02.00 madrugada. Cocina abre a las 13.00 H. para almuerzos. Antes se sirven desayunos con un toque italiano (Focaccia salada rellena, Panettone, Pan con Tomate…).


Lauren Izquierdo

Ah, creo que es ahora cuando tengo que decir que dirijo este sitio. Así que sí, soy la Directora de Status of Empire. ¿Quieres saber mis dos mayores secretos? Soy un cuadro y siempre escribo sobre lo que me da la gana. Llevo en el mundo de la moda desde que tengo 15 años y eso me ha dejado un poco cucú. Pero ahí vamos, sobreviviendo (aunque cada vez tengo más ganas de irme a vivir al campo). Además, también soy experta en belleza. Una, que se adapta a los nuevos tiempos. ¿Otro secreto? Venga, escribo sobre amor porque capitalizar sentimientos es un mood y es el mío, tengo un podcast que se llama Estas Crías y he publicado dos libros que son como mis hijos, Espinas de terciopelo y Silencio. Ale, y ahora a leer todas mis cosas, que tienes para rato.