¿Quién dijo que el arte debía ser comedido, respetuoso o incluso bello? El arte es la pura creación, crítica y expresión del mundo interior del artista; y no siempre se rige bajo las “normas” a las que estamos acostumbrados. Para un creador no deberían existir límites artísticos y esto es algo que hemos ido aprendiendo poco a poco a lo largo de las Vanguardias del siglo XX.

#1. La Fuente – Marcel Duchamp

arte descarado
La Fuente (1917) – via 3minutosdearte.com

Porque, aunque parezca que este arte más obsceno y descarado pertenece a nuestra era postmoderna, lo cierto es que hace más de 100 años que se presentó la obra que desbarató todos los esquemas. Y sí, estamos hablando de La Fuente (1917) de Marcel Duchamp. Una obra enviada de forma anónima por el aquel entonces conocido creador dadaísta que fue tratada de escándalo, insulto e incluso fue destruida de inmediato por los que en aquel momento se consideraban artistas rompedores e independientes. La Fuente es toda una crítica al arte y los museos, ya que es un urinario masculino dado la vuelta y con una firma en uno de sus costados. Una obra, considerada por muchos como una de las más importantes de la historia del arte.

#2. L.H.O.O.Q – Marcel Duchamp

L.H.O.O.Q. (1919) – vía arteref.com

También de Duchamp es otra obra totalmente descarada titulada L.H.O.O.Q. (1919). Uno de sus ready-mades más famosos y transgresores ya que la obra consiste en tomar de base una postal de una de las grandes pinturas de la historia del arte, La Mona Lisa de Leonardo da Vinci y sobre ella pintarle bigotes, perillas… Toda una declaración de intenciones, ya con su propio título “Elle a chaud au cul” (Ella tiene un culo caliente o Ella está excitada sexualmente en español).

#3. Intimate Narrative – John Kacele

John Kacele – vía Visual Melt

Algo más actual es la obra de John Kacele quien en los años 70 y 80 comenzó a pintar culos femeninos hiperrealistas de gran tamaño. Considerados por muchos críticos de arte como grandes paisajes o bodegones entre las curvas y la sexualidad de la mujer con aires ochenteros, lo cierto es que sus cuadros chocan con todo lo que se espera encontrar en un museo. Incluso de un museo de arte contemporáneo.

#4. 10 retratos – Lily Heaume

Lily Heaume – vía Instagram

Si cambiamos las tornas nos encontramos con las esculturas de Lily Heaume, una serie de 10 penes erectos de cerámica, con motivos florales y algunas frases reales, inspirados en sus amantes hasta aquel momento. En 2016 realizó una exposición titulada 10 retratos y desde entonces ha dejado el proyecto atrás. Para ella, era una obra para un tiempo específico.

#5. La Santa Virgen María – Chris Ofili

arte descarado
Chris Ofili – vía All City Canvas

En 1988 el artista Chris Ofili ganó el premio Turner con su particular versión de la Virgen María: una mujer negra, rodeada de penes de elefante y recortes de revistas pornográficas. Para muchos una ofensa hacia la Iglesia Católica para otros con cierto tono estético, lo que es seguro es que La Santa Virgen María es, como todas las obras de este artículo, bastante controvertida.


Ana Rodríguez Salinas

Amante del cine, la danza, el teatro y los buenos libros. Me encanta escribir sobre la Cultura, pero, sobre todo, aprender cada día un poquito más de ella