Jeans, vaqueros o tejanos. Puedes llamarlos como prefieras. Lo que es seguro es que tú también tienes en tu armario, al menos, un par de vaqueros. Son una prenda de vestir cómoda, versátil y con mucha historia.

El origen de los vaqueros se remonta al siglo XIX. En 1853 el alemán Levi Strauss se mudó a San Francisco con el objetivo de vender tiendas de campaña a los mineros. La historia cambió cuando se dio cuenta de que los mineros necesitaban una prenda de vestir que se adaptase a las condiciones de su trabajo.

Strauss creó una prenda mucho más resistente junto con el sastre Jacob Davis. Para ello añadieron remaches de cobre en algunas partes del pantalón como los bolsillos. En el año 1873 Levi Strauss y Jacob Davis patentaron su idea. La creación del modelo 501 les hizo triunfar mucho en esa época. Y a finales de siglo cuando se les acabó la patente muchos otros fabricantes empezaron a crear su propio modelo de esta prenda de vestir.

Los vaqueros se asociaron con la liberación femenina

En las películas de cowboys de Hollywood de 1920 y 1930 algunos actores empezaron a vestir vaqueros. Fue en este momento cuando se empezó a mostrar esta prenda como casual e informal.

En 1918 Levi´s lanzó el primer modelo femenino. Los Freedom-Alls que era una única pieza (mono) hecha de esta tela de mezclilla de ese azul tan característico. Y unos años después, en la década de los años 30 apareció el modelo Lady Levi´s. La revista Vogue los denominó como “Western Chic”. 

https://www.instagram.com/p/CIY3CrBAM2Z/?utm_source=ig_web_copy_link

Marilyn Monroe empezó a vestir vaqueros. Al igual que muchas otras estrellas de la época lo hicieron. Aportaron glamour a esta prenda. Paso de considerarse una prenda de trabajo a convertirse en una prenda llena de estilo y personalidad.

Los vaqueros se asociaron con la liberación femenina. En los años 70 las mujeres utilizaron esta prenda como símbolo de igualdad entre géneros. Así, los vaqueros empezaron a triunfar entre las mujeres.

En 1976 los vaqueros llegaron a la pasarela de la mano de Calvin Klein. Posteriormente numerosas marcas de lujo hicieron lo mismo y propusieron su propia versión de los vaqueros.

En cualquier época del año encontramos en las tiendas este tipo de pantalón. Con una imagen más renovada o con un estilo más clásico que nos recuerda al pasado, pero siempre hay vaqueros. Más anchos o más ajustados. Acampanados, rectos o skinny. Con un lavado más claro o más oscuro. Los vaqueros han evolucionado y se han ido adaptando a las distintas tendencias. Para situaciones más casuales, más elegantes o para lo que tú quieras. Lo que está claro es que los vaqueros se han convertido en una prenda básica en cualquier armario. 


Patricia Simón

En camino de convertirme en periodista. Me apasiona la moda y aún más escribir sobre ella.