El puesto de maquillaje ha sido siempre un lugar donde la higiene se ha mantenido a raya. Sin embargo, en un momento en que la distancia social se impone de cara a evitar posibles contagios, conviene revisar algunas costumbres.

Porque el maquillador debe acercarse mucho a la modelo, pero hay cosas que puede hacer para que la higiene y la seguridad primen. Por ejemplo, los maquilladores siempre han usado sus manos y las yemas de sus dedos como herramientas para aplicar y asentar el maquillaje, dado que el calor de la piel ha sido aliado para encontrar un acabado más natural.

Ahora mismo, esto no es posible. Para todas las aplicaciones hay bien un pincel, bien una borla o aplicador desechable. Las manos ni siquiera se usan como superficie para tomar o mezclar producto, como hemos hecho siempre”, explica Roberto Siguero, maquillador de Lancome, que añade: “Las medidas son estrictas para que el producto vaya del envase a la piel de la modelo a través del pincel, sin entrar en contacto con nada más”.

¿Y esto cómo se hace? Con herramientas especialmente pensadas para ello. Para empezar, aquellas que lleva puestas el maquillador que son, ni más ni menos, unas manos constantemente limpias gracias al gel hidroalcohólico y una mascarilla higiénica.

#Dispositivos con luz desinfectante

Además, Roberto cuenta con dos dispositivos que aportan mucha seguridad porque suman mayor higiene a todo el proceso de manipulado del maquillaje.

¿El primero? Un neceser que cuenta con un sistema de esterilización capaz de matar gérmenes y virus en solo tres minutos gracias a unas bombillas de luz ultravioleta. Ahí dentro puede transportar los productos cerrados para estar seguro que, al cogerlos con las manos, estén ya limpios pero también puede dejar dentro los envases de sombras y coloretes o polveras y barras abiertos, de manera que se mantengan totalmente limpios hasta el momento de usarlos.

Además, cuenta con un esterilizador portátil que puede acabar con gérmenes y virus en solo tres minutos gracias a sus bombillas de luz ultravioleta. Con él puede desinfectar la zona el tocador y cualquier superficie, además de los móviles o cualquier otro objeto que se encuentre en el set.

#¡Dedos fuera! Pinceles, sí o sí

En este momento se hace todo con pinceles, que llegan al tocador de maquillaje lavados y desinfectados pero que, de cualquier manera, siempre pueden rociarse con alcohol isopropílico, que garantiza una desinfección inmediata.

Y cada juego de pinceles es para una sola persona y, antes y después de usarse, se lavan con un jabón especial y se desinfectan con el alcohol mencionado.

#Una placa a modo de paleta de pintor

En este sentido, la gran aliada del maquillador es una placa metálica de un material esterilizable que Roberto utiliza como si fuera la paleta de un pintor y cómo obtiene la cantidad de producto, también es una medida de higiene a tener en cuenta. Porque ahora y siempre, cada detalle cuenta.


Lauren Izquierdo

Directora de Status of Empire. Silencio es mi primera novela. ¿Mi mantra? "In order to be irreplaceable one must always be different".