Fotógrafa: Luz Soria

‘Atraco, paliza y muerte en Agbanäspach’ se representa en el Teatro María Guerrero de martes a domingo hasta el próximo 21 de marzo. Nao Albet y Marcel Borràs vuelven al teatro por la puerta grande. Con una obra de teatro que tiene toda su esencia y personalidad, no podía estar firmada por otros que no fueran ellos. En el reparto encontramos a ellos mismos junto a Irene Escolar, Eva Llorach, Carlos Blanco, Alina Furman, Francesca Piñón y Vito Sanz.

Dos jóvenes dramaturgos de suburbio reciben su primer gran encargo: estrenar un espectáculo en el Centro Dramático Nacional de Boris Kaczynski. El único requisito que les imponen es que la obra de teatro tiene que ser sobre un atraco a un banco. Hasta ahí parece sencillo. Los autores están convencidos de que han encontrado un argumento buenísimo por lo que dedican todos sus esfuerzos a escribir una buena función.

Sin embargo, hay algo que no les llega a convencer del todo. Hay algo en la pieza de teatro que les resulta demasiado postizo, muy poco real para lo que ellos quieren. Entones todo cambiará cuando deciden mandarle el texto a la gran Maria Kapravof. Ella es la creadora de un novedoso movimiento artístico llamado (re)productivismo. Estará tan fascinada por la historia que han escrito que les animará a representarla siguiendo sus preceptos. Para ello tendrán que olvidarse del escenario del Kaczynski Theatre y llevar la función a otro terreno más realista.

Fotógrafas: Clàudia Serrahima y Luz Soria

Desternillante, alocada e hipnótica

‘Atraco, paliza y muerte en Agbanäspach’ es una recreación de unos hechos que Nao Albet y Marcel Borràs presenciaron cuando vivían en  McGuiness Avenue de Greenpoint, el barrio polaco al norte de Brooklyn. Como suele ocurrir en sus obras aquí la ficción y la realidad parecen entremezclarse en todo momento, jugando de esta manera con la mente del espectador. Lo que ves no es siempre lo que parece, ni mucho menos lo que crees.

Se dice mucho lo de “menos es más”, pero con ellos esto no funciona. Precisamente lo que funciona son los fuegos artificiales, sacar toda la artillería pesada sobre el escenario y no quedarte con las ganas. ‘Atraco, paliza y muerte en Agbanäspach’ es una obra al más puro estilo Nao y Marcel. Es el entretenimiento perfecto, puro espectáculo. Un show grandioso que va a más todo el rato. Cuando parece que ya ha llegado a su tope, ocurre algo que hace saltar todo por los aires (casi literalmente hablando).

‘Atraco, paliza y muerte en Agbanäspach’ es una obra de teatro de lo más gamberra y disparatada. Todo tiene cabida aquí porque todo funciona a la perfección. Tienen una idea muy clara que, pese a ser algo muy arriesgado, saben cómo plasmarlo sobre el escenario para que funcione. ‘Atraco, paliza y muerte en Agbanäspach’ es una pasada de obra de teatro. Han conseguido superarse una vez más con algo brutal. Cabe destacar también la manera tan ingeniosa y divertida que tienen de romper la cuarta pared con el espectador. Una forma muy directa de conectar con el público y hacerle partícipe de la historia.

Fotógrafas: Clàudia Serrahima y Luz Soria

La escenografía de Jose Novoa es muy buena y recoge muy bien todo lo que quieren transmitir. ‘Atraco, paliza y muerte en Agbanäspach’ es una obra muy divertida. Es tan inteligente como imprevisible y apoteósica. Aunque todo parece una locura no hay nada que desentone porque todo termina encajando muy bien. El desarrollo es impecable. No sé cómo funcionarán las mentes de Nao y Marcel pero me fascina lo que consiguen crear.

El ambiente en el teatro era fantástico. Todo el mundo estaba completamente sumergido en la historia de ‘Atraco, paliza y muerte en Agbanäspach’. Porque era imposible no estarlo. No podías dejar de mirar al escenario ni un solo segundo. La obra de atrapa y te sumerge en otra realidad. Una en la que te encuentras muy a gusto y solo quieres disfrutar de todo lo que estás viendo, que no es poco. La sucesión de momentos icónicos y divertidos es ilimitada.

Nao y Marcel saben rodearse de unos buenísimos actores, además de sus maravillosas interpretaciones llenas de desparpajo y naturalidad. El reparto de ‘Atraco, paliza y muerte en Agbanäspach’ es brutal y muy divertido. Irene Escolar vuelve a trabajar con ellos y, como siempre, destaca en cada escena. Esta vez con acento ruso, la actriz se sube al escenario con muchas tablas y ganas de pasárselo bien y hacer que el público también.

Nos encontramos también con una irreconocible y estupendísima Eva Llorach interpretando varios papeles. Lo mismo ocurre con el buenísimo Vito Sanz. Completan el reparto de ‘Atraco, paliza y muerte en Agbanäspach’, Carlos Blanco, Alina Furman y Francesca Piñón. Todos con actuaciones memorables que hacen de esta obra algo único e inmejorable.


Paloma Arwen