En Madrid los rincones vienen y van; pero algo tiene la novedad. Tan exuberante y exquisita que todo el mundo quiere entrar, dejar constancia que ha estado ahí y dejarse embaucar por su esencia. Esta vez italiana. Con todo el drama y color que os podáis imaginar. ¿Estáis preparados? ¿Sí? ¿No? Pues bienvenidos a Bel Mondo.

Porque todos tenemos sueños y fantasías; y hoy, uno de los más locos en Big Mamma se está haciendo realidad (alerta spoiler: no es llevar
la pizza a la luna), sino su primer restaurante en España con una esencia 110% italiana.

¿La razón? Es simple. Bel Mondo es un pedazo de Italia en pleno centro de Madrid, concebido como la mezcla perfecta entre una villa de verano en la orilla del Lago di Garda y el apartamento de un chico chulo de los 80. El espacio de 900m2 se convierte en un paraíso perfecto que, como guinda del pastel, cuenta con una terraza cubierta de pérgolas florecidas de jazmín silvestre y flores coloridas iluminado con sus velas blancas fluyendo por el techo. ¿Venecia? ¡Eso es! Venecia en Madrid.

Y más vale que vayas con el grazie mille aprendido, porque el servicio viene con el restaurante, y toda su emoción, euforia y drama, estarán presente en los camareros que te acompañen durante la velada. Y ahora que sabemos todo lo importante, pasemos a lo verdaderamente importante: la comida.

¿Cómo se come en Bel Mondo? Pues de maravilla. Es una explosión de sabor tradicional italiano. Trabajan con 150 productores italianos que hacen que todos sus ingredientes sean frescos. ¿Un MUST del menú? La Girella ‘Alla Norma’, un gigantesco y sabroso canelón relleno de una cremosa ricotta di bufala de Salvatore Corso, berenjenas y delicados tomates confitados con un toque de albahaca. O si lo prefieres, la fresca pappardelle al ragú con cordero cocinado durante 16 horas, con un toque de limón de Amalfi, cilantro fresco y una cremosa salsa de parmigiano D.O.P 24 mesi. Sin olvidarnos de ‘La Gran Carbonara’, spaghetti con el auténtico guanciale crujiente de la Toscana con yema de huevo, todo servido en el corazón de la rueda de queso pecorino Borgo Antico.

¿En cuanto a pizzas? La reina de Bel Mondo es, sin duda, la pizza napoletana. Aunque es un restaurante que no se conforma, porque remasteriza y fusiona el folclore de Italia y España en muchos de sus platos. ¿Te atreverás?

Sea como fuere, no te la juegues con el postre, porque en Bel Mondo se lo toman muy en serio, pruebes lo que pruebes… Lo recordarás para siempre. ¿Nuestra recomendación? Los profiteroles (que son un espectáculo) o/y el tiramisú. Pero escojas lo que escojas recuerda que en la vida, puedes compartir lo que quieras… Menos dos cosas: los hombres y los postres. Sé egoísta y guárdate ese placer, único e inolvidable, para ti solita, urbanita.

DATOS DE INTERÉS

Dirección: Calle de Velázquez, 39.

Horarios: L-V: 13 a 16 h y de 19 a 23 h. S-D: 12:30 a 16:30 y de 19 a 23 h.