Cuando escuchas “todo un año de besos”, de besos bajo el muérdago, te imaginas historias apasionantes o setenta y cuatro escarceos amorosos diferentes. Ya os adelanto que mi año no ha sido tan divertido. ¿Ha habido dramas? Por supuesto, pero como dice mi querida Taylor Swift I swear i don´t love the drama, it loves me. Así que, preparaos, porque estos son los besos bajo el muérdago de Alicia Nieto.

El año empezó con el final de mi relación. Si habéis leído mi último artículo (que paradójicamente es el primero) ya sabéis quién es, pero por si acaso hay algún despistado vamos a llamarle Jake Gyllenhall. Supongo que por mucho que pensara que teníamos solución no la había, una relación muy bonita se estaba convirtiendo el nido de las faltas de respeto, peleas e incluso los celos. No puedes obligar a nadie a quererte y cuando las prioridades cambian ya no hay vuelta a atrás.

Mi madre me dijo este verano que una persona que no te defendía a los 22 años no te iba a defender nunca. Tiene toda la razón del mundo, aunque eso no lo hace menos doloroso. Ella me contó que mi padre dejó de hablarle a su mejor amigo a mi edad porque le dijo: “Qué haces con esa que no está ni buena”. No se ven desde entonces. Quedaos en la relación en la que seáis esa prioridad y se os trate con respeto, por favor.

«Mi madre me dijo este verano que una persona que no te defendía a los 22 años no te iba a defender nunca»

Toda esa situación hizo que sacara toda la parte mala que hay en mí. La verdad es que me costaba reconocerme, se me había ido por completo la cabeza. Fue una angustia ver como estaba sacando lo peor de mi ser. Mr. Gyllenhall nunca ha sabido afrontar ninguna situación de conflicto. Su modus operandi es dejar que todo pase por él sin mover ni una pestaña. No os lo recomiendo para nada, porque la acabas liando, y mucho. O sea, por favor, si queréis dejar de ver a alguien decídselo. No hagáis una situación insostenible, porque hay que ser muy cobarde.

Quiero hacer un pequeño inciso para aclarar que nada de lo que leísteis en el anterior artículo (ese que era tan bonito y emotivo) era mentira. Lo que pasa es que en una historia caben muchas verdades y todo es cuestión de enfoque.

«Nuestro amigo tiene complejo de Danny Zuko, a mi me decía una cosa y para el resto del mundo la versión era completamente»

Al siguiente afortunado en este año de locura le vamos a llamar Super Mario Bros. Aunque su personalidad no tenga nada que ver con el afamado dibujo de videojuegos le llamo así porque el nombre en juegos de palabras me queda bastante bien. Bueno, para explicaros a este ser voy a inventarme una teoría que he llamado “El Fenómeno Tell Me More”. Para los desubicados, la canción de Grease que cantan en el patio. Y es que nuestro amigo tiene complejo de Danny Zuko, a mi me decía una cosa y para el resto del mundo la versión era completamente. Super Mario me volvió la cabeza loca con su ni como ni dejo comer. Aunque tengo que admitir que fue bastante divertido ese momento de mi existencia y después de todo Super Mario y yo ahora somos “Bros”.

¿Sabéis lo que son las relaciones tirita? Es el término popular para la relación que empalmas con tu anterior ruptura para disociar un poco y por lo general no se suele hacer a consciencia. Yo estoy totalmente en contra porque un clavo no saca a otro clavo, lo saca el martillo que lo clavó. Pues así empieza la siguiente historia. Os presento al hombre más maravilloso sobre la faz de la tierra: Mr. Goya.

Efectivamente el apodo le viene de su trabajo, pero no voy a desvelar más que os ponéis a buscar en google y al final lo encontráis. Bueno pues conocí a este señor en La Latina tomando unas cervezas y os juro que pintaba como el novio perfecto, la única red flag que le pude sacar es que no le gustaba Piratas del Caribe. Quedamos un par de veces más y eso ya estaba empezando a tomar un tinte un poco serio. En ese momento dije no. O sea, Alicia cálmate. Has salido de una relación muy larga y sabemos que no estás lista para estar con nadie.

«Nunca os metáis en una relación si no estáis listos, porque spoiler: sale mal»

Mis amigos, y probablemente los que estéis leyendo esto, estaréis pensando vaya una estúpida que ha dejado pasar a un hombre así. Pues sí, y con mucho orgullo. Este ha sido el mayor acto de amor propio que he tenido conmigo misma. Nunca os metáis en una relación si no estáis listos, porque spoiler: sale mal. Tengo una capacidad de gestión conmigo misma horrorosa y estoy súper orgullosa de haber escuchado primero a mi corazón que me decía que todavía estábamos sanando que a mi cerebro que no entendía por qué rechazábamos al príncipe encantador.

Por último, como el artículo se trata de todo un año de los besos bajo el muérdago de Alicia Nieto quiero hacer mención especial a toda la gente que he besado jugando a la botella en fiestas. Sí, he empezado a jugar a la botella a los 22 años, ¿algún problema?


Alicia Nieto