El movimiento Black Lives Matter sigue protagonizando titulares en estos momentos y su importancia sigue candente. La revolución a favor de los derechos de los negros, comenzó a finales de mayo y sus consecuencias siguen afectando hoy en día a la estabilidad de las sociedades occidentales.

Podríamos aplicar el dicho de que “un todo es la suma de sus partes”, pues bien, para que una revolución triunfe se necesitan esas diferentes piezas que forman un conjunto para dar la relevancia que se merece a un asunto de especial transcendencia para el devenir social.

Uno de los engranajes que se sumó muy tempranamente al movimiento fue la cultura, actores y actrices relevantes en la industria de Hollywood apoyaron la búsqueda de una sociedad más igualitaria para todos los ciudadanos que la habitan. Desde intervenciones públicas expresando las desavenencias con el sistema estigmatizado de Estados Unidos, hasta la publicación de la popular foto con fondo negro en Instagram como señal de protesta. 

Porque la situación de racismo también afecta a la industria cinematográfica estadounidense, pues pocas producciones con directores de etnia negra salen a la luz (lo mismo sucede con los premios de la academia, donde los activistas reclaman un mayor reconocimiento a actores negros). Aunque sea verdad que poco a poco ha habido un cambio leve en el panorama con la victoria a mejor película de 12 años de esclavitud o Moonlight.

“La situación de racismo también afecta a la industria cinematográfica estadounidense”

Sin embargo, y como dice el actor Michael B. Jordan (Creed): “¿Dónde está el reto de comprometerse con contrataciones de personal negro? Contenido negro encabezado por ejecutivos negros, consultores negros ¿Están vigilando nuestra narrativa también?”

Spike Lee es otro de esos nombres que siempre eleva los derechos de sus semejantes a través de un cine que se mueve entre la crítica mordaz, la sátira y la denuncia. En medio de toda la vorágine del Black Lives Matter, el director quiso ofrecer su punto de vista a través del cine con una historia sobre excombatientes negros en Vietnam en Da 5 Bloods, al mismo tiempo que resumía la reciente historia de las injusticias de los afroamericanos. Aunque admiro la valentía del director y su concepto de la justicia, la película se convierte en un espectáculo gratuito en favor de un discurso programado. 

Pero otro elemento importante es que el movimiento del Black Lives Matter no solo ha hecho salir a la calle a los afroamericanos sino que actrices y actores blancos han mostrado su apoyo manifestándose en las calles. Algunas de estas celebridades son Timothée Chalamet, Margaret Qualley o Ryan Reynolds y su esposa Blake Lively que han donado 200.000 dólares a la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP). 

Como vemos, la revolución no excluye a nadie y lo importante es que es inclusiva pues aboga por un mundo más justo. Me gustaría terminar con una frase que dijo Jane Fonda cuando le preguntaron acerca del tema: «Como somos blancos, hemos tenido privilegios. Incluso los más pobres de nosotros hemos tenido privilegios. Tenemos que reconocer eso, y entender qué es lo que mantiene el racismo en su lugar: las políticas, las líneas rojas, las políticas bancarias, las políticas hipotecarias”.  


Oliver De la Torre

Soy un joven corriente con nombre extranjero. Escribo sobre cultura y aquello que me haga aprender nuevas cosas. Vuelo y me alimento de mis pasiones, ya sea cine, libros o música. ¿Qué seríamos sin el arte?