Hablamos de los bolsos de culto y de los iconos de estilo que han marcado una era.

«Para muchas mujeres los bolsos son como un despacho lejos del escritorio, un tocador portátil, un vestuario, un recipiente para la comida, una biblioteca, un carrito de la compra, una bolsa de viaje o una amalgama de todo esto». Así escribía Carrie Donovan en 1987, en uno de sus artículos para el New York Times, comprendiendo plenamente el valor de lo que a lo largo de los años –o quizás siglos– se ha convertido, junto con los zapatos, en el accesorio por excelencia.

Hay un interesante listado de bolsos de culto que llevan nombres de grandes iconos de estilo, yestos son los más emblemáticos.

#Grace Kelly y Kelly de Hermès

En la década de los cincuenta, Grace Kelly se enamoró de un modelo de viaje de cuero creado por Robert Dumas para Hermès, el Sac à Dépêches. Pidió una docena de todos los colores disponibles. En 1956 la princesa de Mónaco fue fotografiada con el emblemático accesorio tratando de ocultar su embarazo. Las fotos de los paparazzi fueron publicadas en la revista Life. Había nacido el icónico Kelly de Hermès.

#Jane Birkin y Birkin de Hermès

En 1983, Jane Birkin –cantante y actriz inglesa– acabó sentada junto a Jean-Louis Dumas, entonces presidente de Hermès, en un vuelo París-Londres, y se quejó de no encontrar un bolso adecuado para sus necesidades de madre joven. Dumas, creativo y dotado de una intuición infalible, diseñó de inmediato un bolso amplio, de forma rectangular, versátil y con mucho espacio. Nacía así el mítico Birkin de Hermès.

#Lady Diana y Lady Dior

En 1995, con motivo de la visita de Lady Diana a París, Bernadette Chirac, ex primera dama, obsequió a la princesa con el bolso Chouchou, un modelo compacto, con asas redondeadas, y charms “D.I.O.R.”. Una pieza arquitectónica que es el símbolo de la elegancia y el refinamiento de la alta costura parisina, un bolso que es objeto de arte y que se convirtió en uno de los favoritos de Lady Di, entrando así en la historia.

#Jackie Kennedy y Jackie O Gucci

En la década de 1950, Gucci creó un modelo de bolso de perfiles redondeados concebido como unisex. Se llamaba Constance y rápidamente se convirtió en un éxito. Cuando Jackie Kennedy Onassis, una de las primeras damas con más estilo que haya conocido Estados Unidos, fue vista con el modelo bajo el brazo, la popularidad del bolso se disparó y la Maison decidió rendirle homenaje rebautizándolo con su nombre.

Estos son los más célebres pero también hay bolsos icónicos «contemporáneos» que se inspiran en personajes famosos.

El Sofia Bag de Salvatore Ferragamo, dedicado a Sofia Loren, la diva indiscutible del cine italiano; el Miss Viv’, homenaje de la Maison Roger Vivier a Carla Bruni cuando era primera dama de Francia, o el SC Bag, nacido de la colaboración entre la directora Sofia Coppola, cuyas iniciales lleva, y Louis Vuitton, y no hay que olvidar la serie de bolsos inspirados en it-girls de la marca británica Mulberry, como el Mulberry Alexa, reinterpretación del clásico modelo masculino de Elkington, adorado por Alexa Chung, el Mulberry Del Rey, inspirado en la cantante inglesa, y el Mulberry Cara, concebido y diseñado por la modelo y actriz británica.

Muchos han investigado el tema de los bolsos y los iconos, Freud incluido. Hay quienes ven el bolso como un medio para enmascarar debilidades y quienes lo consideran una herramienta de autoafirmación.

En cualquier caso, todos coinciden en considerar el bolso como un accesorio revelador de la personalidad.


Eleonora Montanari