Britney Spears

Britney Spears se ha hartado de que su padre controle su vida. Lleva 13 años sin poder decidir y quiere tomar de nuevo sus propias riendas. El pasado 23 de junio compareció para solicitar el fin de la tutela legal, sanitaria y financiera que lleva más de una década en manos de su progenitor. «Solo quiero recuperar mi vida» dijo en su declaración.

Spears testificó de forma virtual ante un tribunal de Los Ángeles. En tan solo 23 minutos contó el horror que ha vivido durante 13 años. En sus declaraciones sostenía que no tenía libertad para conceder entrevistas, hablar con la prensa, para casarse o tener una familia. “No estoy contenta. No puedo dormir. Estoy enojada y deprimida. Lloro todos los días”, admitió la estrella del pop en su testimonio través de Zoom.

La tutela temporal de Britney Spears fue concedida a su padre, Jamie Spears, en 2008. Un año antes la coronada princesa del pop vivió uno de sus peores momentos. Spears se había divorciado de Kevin Federline tras el nacimiento de su segundo hijo, lo que propició que el caos inundase su vida. Britney sufría una relación complicada con el alcohol y las drogas y experimentó un trastorno emocional que hizo que la internaran en un centro médico. Como consecuencia, perdió la custodia de los hijos que tuvo con Kevin Federline, su exmarido. 

«Estoy enojada y deprimida. Lloro todos los días» – Briteney Spears

El documental del New York Times, Framing Britney Spears, de una hora y cuarto de duración, que se estrenó el pasado febrero ha puesto el foco sobre cómo ha sido la vida de la cantante. El documental tuvo una enorme relevancia y no solo indaga en el abusivo control que su padre ejerce sobre ella, sino también sobre la campaña machista que recibió Britney por parte de la industria durante muchísimos años. En este aparecen testimonios de personas que trabajaron con la cantante y de amigos de la familia. 

Sin embargo, Britney subió en marzo una publicación a Instagram en la que denunciaba cómo su vida siempre ha sido especulada por los medios y afirmaba que no había visto el documental. «No vi el documental, pero lo que vi del mismo me dio vergüenza por el foco que me pusieron. Lloré durante dos semanas y aún sigo llorando», escribió en su perfil de Instagram.

La vida de Britney Spears siempre ha sido sometida al escrutinio público por los medios de comunicación. Criticada y perseguida por los periódicos y revistas, Spears vivió una etapa muy complicada caracterizada por malas decisiones y problemas en los que la cantante se convirtió en el blanco de los debates televisivos y de los sectores políticos más conservadores. En octubre de 2008 la tutela de su padre se hizo permanente y condenó a Spears a vivir bajo las decisiones de su progenitor.

Tras más de una década controlada, en noviembre de 2020 Spears se pronunció por primera vez. Denunciaba que si su padre seguía controlando cada aspecto de su vida y de sus ganancias, que se estiman en más de 60 millones de euros, -de las que ella recibe una paga semanal-, no volvería a actuar. Jamie Spears cobra más de 16.000 dólares mensuales por la tutela de su hija, quien denuncia que es obsesiva. “Él ama 100% el control que tiene sobre mí para hacerme daño. Lo ama”, contó la cantante en sus declaraciones del pasado mes de junio.

El movimiento Free Britney sigue ganando fuerza

Este control que ha tenido que vivir Spears ha sido denunciado por todo un movimiento de fans y celebridades que bajo el Free Britney defienden que la estrella del pop merece algo mucho mejor. Este movimiento es uno de los activismos más seguidos, especialmente a través de redes sociales, y ha permitido visibilizar los problemas reales que ha sufrido la cantante.

Sin embargo, Britney no pide que se disuelva su tutela, tan solo que se entregue a una persona mucho más competente. Su padre ostenta un poder absoluto sobre su vida. Una de las revelaciones más íntimas que hizo Britney fue que quería casarse y tener un bebé. “Pero tengo un DIU en mi cuerpo en este momento que no me deja tener un bebé, y mis tutores no me dejan ir al médico para que me lo retire».

Nombres como Justin Timberlake, que fue su novio entre 1999 y 2002, Mariah Carey, Miley Cyrus, Lena Dunham, Sarah Jessica Parker, Kloé Kardashian, Paris Hilton, Cher, Jessica Biel, entre otros, son las celebridades que han manifestado en sus redes sociales el apoyo a Britney con el hashtag #FreeBriteney.


Paula de la Vega