¿Hasta dónde alcanza nuestra memoria con el paso del tiempo debido a la pandemia? ¿Podemos recordar la última vez que asistimos a un cine repleto de gente? ¿El crujido de la persona de al lado al masticar las palomitas? ¿Quién no se ha colado alguna vez en otra sala una vez finalizada la película que ibas a ver? ¿Podremos recordar todo eso con el paso de los meses o será un pasado lejano, difuminado por el tiempo?

El coronavirus golpeó muy fuerte todos los ámbitos de la sociedad, el de los cines y la cultura fue uno de los más afectados. Nadie esperaba la aparición de una pandemia que acabara con nuestra forma de vida y la pusiera boca abajo. Al comienzo, todos los rodajes quedaron paralizados durante varios meses, por lo que, muchos de los proyectos que estaban en producción se postergaron. Fue el caso de series como la segunda temporada de The Witcher, la nueva versión de Batman, la séptima entrega de Misión imposible… ni siquiera las grandes producciones escaparon a esto. 

Otra consecuencia fue el retraso de muchas de las películas que estaban llamadas a “reventar” la taquilla. Muchas de ellas se siguen retrasando y retrasando. Es el caso de Viuda negra, Fast and Furious, James Bond, Kingsman o Dune, por mencionar unas cuantas. Otras se retrasaron y ante la necesidad de conseguir beneficios se estrenaron a través de plataformas como Netflix, HBO o combinaron un estreno simultáneo entre estas apps y los cines (Wonder Women 1984, Mulan, la reciente Love and Monsters, Godzilla Vs Kong). 

Poco a poco, la industria cinematográfica irá cogiendo impulso, pero solo si nosotros la apoyamos

Los cines españoles han acogido estrenos de mayor envergadura estos últimos meses, con películas nominadas a los Oscar, que han dado un empujón a la taquilla. Además, Godzilla vs Kong ha conseguido hacerse con el mejor estreno desde que empezó la pandemia, superando a Tenet de Christopher Nolan. Esto da esperanzas para el futuro. Personalmente, creo que estamos más cerca del final del túnel de lo que creemos. Poco a poco, la industria cinematográfica irá cogiendo impulso, pero solo si nosotros la apoyamos. 

Durante el confinamiento, vimos cómo la cultura nos fue indispensable para evadirnos de una realidad más propia de la ficción que de la verdad. Vimos películas, series, escuchamos directos de música a través de Instagram… la cultura hacía tiempo que no era tan compartida por todos, había recuperado un lugar que había perdido con el paso del tiempo. 

La pandemia paralizó el cine, pero durante el confinamiento, vimos cómo la cultura nos fue indispensable para evadirnos de una realidad más propia de la ficción que de la verdad

Ahora, nos encontramos ante una incertidumbre. ¿Qué es lo que pasará ahora con los cines? ¿La pandemia ha sido la gota que ha colmado el vaso para el cierre definitivo de los cines? Es verdad, que muchos cines han cerrado. Sin ir más lejos, uno de los cines míticos de Los Ángeles tuvo que clausurar la semana pasada ante la falta de beneficios. Si preguntáramos sobre el futuro del cine, muchos vaticinaron que los cines quedarán reducidos a un grupo de personas limitado, como un verdadero museo. No quiero creer en ese futuro, pienso en que los cines volverán a ser lugar de actividades, planes inesperados o el refugio de los cinéfilos. 

La supervivencia de la experiencia cinematográfica depende de los espectadores. Si nosotros mostramos interés por ir, los cines no cerrarán. Confieso que antes era reticente en cuanto a los estrenos blockbusters o de Marvel, pero espero que dentro de poco se puedan alcanzar las grandes recaudaciones para que todo vuelva a seguir la corriente que hace tiempo se bifurcó. 


Oliver De la Torre

Soy un joven corriente con nombre extranjero. Escribo sobre cultura y aquello que me haga aprender nuevas cosas. Vuelo y me alimento de mis pasiones, ya sea cine, libros o música. ¿Qué seríamos sin el arte?