El desfile que ha arrancado el tercer día de la semana de la moda madrileña ha sido el de la firma Angel Schlesser. Posteriormente, Claro Couture y Fely Campo han hecho la magia que estás a punto de descubrir.

Antes de adentrarnos en el espectáculo de cada autor, conozcamos un poco de ellos. Muchos han escuchado acerca de la casa Claro Couture pero pocos saben que en nuestro país tienen un puesto muy elevado en las alfombras rojas. También cuentan con un prestigioso recorrido de más de 100 desfiles (dentro y fuera de España). Una firma de alta costura a medida siendo un negocio familiar, capitaneada por Fernando Claro y Beatriz Claro (padre e hija).

Fely Campo es una diseñadora de Salamanca que con solo 13 años de edad cogió la aguja. A los 15 le regalaron su primera máquina de coser y experimentó con ella guiada por la vocación, hasta llegar a crear su línea. Su inspiración diaria ha sido vestir a la mujer, con piezas cómodas y cargadas de seguridad. Desde pequeña su sueño era hacer prendas que siempre quedasen bien. Y así ha sido.

#Claro Couture

El segundo desfile del día. Ha sido una oda a la elegancia y feminidad. Unas luces y una música ambientada daban lugar al paso firme de las modelos, que bailaban con las prendas. Ha sido una colección de 30 looks, en los que el negro, blanco y crema han sido los reyes.

Una propuesta caracterizada por tejidos como tul, la organza, mikados, licras, muselinas y piedras bordadas. Estas piedras eran flores muy pequeñas que servían para decorar alguna prenda. También en algunos pantalones iban bordadas a la altura de las rodillas, como ese primer conjunto en negro, con americana abierta.

Las partes superiores de los conjuntos tenían transparencias de tul oscuro, combinadas con las piedras. El corsé también ha estado presente en la línea. Otros looks eran ceñidos y de encaje, con escote abierto y elegante. Sin embargo, las partes inferiores eran de volantes, ligeras y sueltas (con varias capas de tul en algunas faldas).

El resultado ha sido un desfile cargado de sofisticación, drapeados, toreras, blazers y mini vestidos. Hacía referencia a esos elementos de «haute couture» (alta costura) tan característico de esta casa, que trabaja delicadamente a medida. De hecho, con estos diseños y técnicas los autores querían volver a su esencia y dejar «Claro» cuál es su legado.

#Fely Campo

El nombre de sus creaciones es «Diafionía», una colección prêt-à-porter de lujo. Explicó en las líneas de sus creaciones que es como «un viaje, a través de un contrapunto de sensaciones, al admirar la sobrecogedora belleza de los balcones de las Arribes». Este ha sido el paisaje que ha dado vida a los looks.

Hablando de looks, hay que admitir que siguen esa armonía del contraste de texturas. Se han usado tejidos rasos para evocar a la búsqueda de la belleza y a los momentos más íntimos. La parte más sensible la ha querido reflejar con la misma delicadeza que poseen las telas vaporosas. Y para hacer ese contraste de texturas se han usado prendas de abrigo como lana y otros más fuertes, «de tacto firme».

Las modelos eran portadoras de prendas con grandes volúmenes de sastre que quedaban encima de otras creaciones más sofisticadas. Como los paisajes. Como la naturaleza. Con esto pretende que el armario de la mujer sea fuerte, con carácter, capaz de soportarlo todo, con una coraza. Pero también femenino, delicado y bello.

Los colores protagonistas han sido el azul marino, verde oscuro y negro. Pero también habían otros más enérgicos como el pistacho, morado y rojo. Todos ellos para capas de abrigo oversize. Destacamos maxi faldas y gabardinas. on un cuello marcado y potente.


Carla Pérez Martínez