El internado: las cumbres

‘El internado: las cumbres’ es la última ficción original que se ha estrenado en Amazon Prime Video. Claudia Riera es una de las protagonistas y hemos hablado con ella. Una actriz con mucho talento que ha trabajado mucho para ponerse bajo la piel de Inés, uno de los personajes más misteriosos y enigmáticos de toda la serie. Poco a poco iremos descubriendo más acerca del pasado de Inés. Claudia Riera nos cuenta cómo fue la construcción de este personaje con tantos secretos. También hablamos del rodaje durante la pandemia y de lo que espera que pase en la segunda temporada de ‘El Internado: las cumbres’.

El internado: las cumbres
Fotógrafo: Lucas Rei

¿En qué momento te diste cuenta de que la interpretación podía convertirse en tu profesión?

Yo me fui a Francia a estudiar derecho y ahí lo único que hacía era buscar cosas artísticas. Ya había estado en escenarios haciendo baile, canto, teatro en Andorra. Allí lo único que hacía era buscar castings o algo que se pareciera a la interpretación; clases de eso. Entré en un bucle un poco oscuro en esa época y llamé a mi madre para decirle que volvía a estudiar teatro. Fue una mañana de revelación, hice el clic y pensé: “solo hay una vida y yo he nacido para esto, saldrá bien. Bajo la forma que sea pero sé que saldrá bien”. Cuando quieres mucho algo solo puede salir bien.

Cuando quieres mucho algo solo puede salir bien

¿Cómo te llegó el proyecto de ‘El internado: las cumbres’?

Yo estaba acabando de rodar ‘Vis a vis: el oasis’. Luis San Narciso es el mismo director de casting y me llamaron para decirme que tenían un personaje para mí para el reboot de ‘El internado’. Me pasaron los cinco primeros guiones y me los leí en el mismo momento en el que me los pasaron, esa tarde. Dije que sí porque me parecieron increíble.

¿Qué fue lo que más te llamó la atención de los guiones de ‘El internado: las cumbres’?

Solo tenía hasta el capítulo cinco pero me encantó que vi que era una historia muy compleja. Había mucho misterio. Me encantó mi personaje porque lo contaban a cuenta gotas, no te lo regalaban de una como estereotipos de personajes. Hablaba sobre problemas reales como la educación, con personajes complejos. Me gustó la complejidad del guion. Después cuando me leí enteros todos los guiones lo que me encantó es que iba por el siete y pensaba que iban a hacer lo de siempre de solucionarlo todo en 10 minutos, “la han liado pardísima y ahora lo van a resolver en nada”. Y no, acabas y no te resuelven nada y fue como “gracias”. Es una maravilla porque apuestan por la serie. Han confiado en que haríamos algo lo suficientemente bueno como para poder hacer una segunda y dar respuesta a esos interrogantes. Eso me encantó porque últimamente muchas de las series que vemos se cierran, igual a la segunda o igual no, pero sino no pasa nada porque queda todo medio cerrado. Aquí te queda todo abierto.

Interpretas a Inés en ‘El internado: las cumbres’ cuéntanos un poco quién es

Mi personaje es Inés Mendoza, la hija de Darío Mendoza, el mayor inversor del internado. Es el personaje más misterioso del internado seguro. Yo la veo como una chica muy fuerte y valiente, con mucho temple por encima de la situación en la que está. Se encuentra en situaciones de bullying con Amaia y más cosas y en vez de contestar o revelarse contra eso, se pone por encima. Ella también descubre cosas y no confía. Es inteligente. Busca la verdad y no parará hasta encontrarla.

¿Qué diríais que es lo mejor de Inés?

Lo mejor es su fortaleza porque es absolutamente inquebrantable. Es fascinante la de cosas oscuras que le ocurren y de repente la ves en la siguiente escena cómo se pone por encima de la situación y sigue adelante. No deja que la hundan. Estamos hablando de una persona que no tiene  a nadie, que hasta la llegada de León nadie la ha preguntado si está bien o si es feliz, ni su propio padre. Es increíble esa fortaleza que tiene a pesar de todo lo oscuro que la ocurre y de no tener memoria. Cómo no me iba a fascinar el guion. Además que yo tenía la misma información que tienen los espectadores al ver los ocho capítulos. Yo no sabía nada más cuando rodé. Era un reto y me encantó eso del guion.

Claro, quería preguntarte por eso porque como has dicho es uno de los personajes más misteriosos de ‘El internado: las costumbres’. A Inés la vamos conociendo muy poco a poco. ¿Cómo te preparas para un personaje así? ¿cómo se construye?

Con muchos dolores de cabeza y muchas noches sin dormir. Al principio tenía mucha crisis porque tenía que construirlo desde la nada que es lo que yo tenía: nada de información. Una chica que va deambulando por ahí y ve cosas. Lo que sí tenía era esas escenas en el capítulo 6 en forma de flashbacks de recuerdos de León. La construí a partir de un piano. Al final no tiene Alzheimer, tiene amnesia y el cuerpo recuerda. Lo que no recuerda ella son situaciones, pero algo tan importante para Inés como la música se queda en el cuerpo. Tanto la posición corporal como la elegancia, el cómo piensa. Me ayudó mucho a entenderla pensar cómo son los pianistas. Toda esa disciplina, esas solitud que tienen porque se pasan horas solos frente a un piano trabajando incansablemente; yendo más allá y superándose.

Tu personaje se construye a través del de León, interpretado por Joel Bosqued y al final interactúa con Amaia, que es Asia Ortega ¿cómo ha sido trabajar así con ellos?

Asia y yo nos conocíamos desde hace años porque coincidimos en ‘Las del hockey’ y nos amamos desde entonces mucho y muy fuerte. Fue muy fácil porque nos entendemos muy bien. Cuando nos vimos por primera vez en nuestras vidas conectamos con la mirada de una forma increíble y se demuestra a la hora de trabajar. Es muy fácil trabajar con Asia porque nos comprendemos mucho aunque seamos muy distintas. Tenemos una escucha y algo que no es tangible pero que ocurre entre las dos que es mágico. Además estábamos en la misma casa y aunque podíamos hablar cualquier duda podíamos aunque tampoco hablábamos tanto, nos dejábamos fluir mucho y escuchábamos las propuestas de las dos. Todo es aceptación con Asia.

Es muy fácil trabajar con Asia porque nos comprendemos mucho aunque seamos muy distintas

Con Joel ha sido muy distinto. Trabajamos de forma totalmente opuesta, somos super distintos, es increíble. Pero a la vez hay una química y hay algo bonito en lo opuesto cuando encaja y hemos encontrado la forma de hacerlo encajar. Joel es un grandísimo actor, es increíble verle trabajar. He aprendido mucho con él y es fantástico.

El internado: las cumbres
Fotógrafo: Adrián Feliciano Fernández

¿Qué has aprendido de un personaje como este y de un proyecto como ‘El internado: las cumbres’?

La complejidad de mi personaje me ha hecho aplicar un montón de herramientas técnicas. Me he formado como actriz y me ha hecho rebuscar en el cajón de las herramientas para construir a Inés con esa cosa extraña que la distingue del resto pero que también es humana. Para mí lo mejor de todo ha sido la familia que me llevo y el reto que me ha supuesto como actriz.

¿Qué dirías que tiene de especial ‘El internado: las cumbres’?

Muchos elementos. Creo que estamos en una serie muy compleja. Nuestros guionistas son unos cocos que han creado una cosa muy compleja y bonita. Está contada de una forma preciosa porque puede llegar tanto a gente joven como a personas más adultas ya que hablamos de muchas cosas. Son personajes reales, todos tienen un arco, lo cual es maravilloso y no ocurre siempre en series de “target adolescente”. Se han arriesgado con el género. No es una serie de terror pero sí que han apostado por el terror, lo cual lo hace maravilloso. Tiene un equipo humano increíble. Todos los actores son increíbles y han bordado sus papeles. No es tan evidente estar en proyectos donde confíes tanto en todo el equipo. Eso la hace especial yo creo. Estamos contando una historia preciosa en realidad escondida entre muchas cosas oscuras. Es bonito el contraste: la luz y la oscuridad, dos caras de la misma moneda en un mismo proyecto.

Todos los actores son increíbles y han bordado sus papeles

Háblanos del rodaje ¿cómo fue rodar durante la pandemia con tantos parones?

Estábamos todos emocionadísimos al principio y de repente ocurre el coronavirus y nos mandan a todos a casa. Cuando te sumerges en el rodaje yo no era ni consciente del coronavirus. Quién se iba a pensar que se iba a parar el mundo. Fue increíble volver a empezar después de meses. A mí me vino muy bien porque pude prepararme mucho mejor el personaje. Yo venía de Triana en ‘Vis a Vis’, que no puede ser más opuesto a Inés. Agradezco muchísimo que me diesen la oportunidad y confiasen en mí. Tuve tiempo para darle vueltas con muchas noches sin dormir comiéndome el coco. Pensaba todo el rato que no podía hacerlo sin casi información, que no era tan buena. Y de repente ocurre y encuentras respuestas y tomas decisiones. Yo maquiné muchas cosas para sacar adelante a Inés. Podría decir que era fácil pero no lo fue.

Después cuando volvimos fue increíble porque nos confinaron a todos en una misma casa. Podía haber salido terriblemente mal porque cada uno somos de su padre y de su madre. Pero no, ha salido increíblemente bien. 2 meses 24/7 juntos tanto en el rodaje como en casa y nos amamos con locura. Somos hermanos. Hubo mucho protocolo de COVID con test cada semana, mascarillas, gel todo el día, etc. Había muchísimo protocolo pero se agradecía porque sino se paraba el rodaje. Todos éramos muy conscientes. Somos un elenco muy joven pero lo maravilloso es que somos todos muy adultos, muy responsables y respetuosos. Hay mucha escucha, disciplina y madurez en el equipo.

¿Qué dirías que ha sido lo más difícil?

Los tiempo. Hubiésemos necesitado más tiempo para poder ajustarlo todo bien de tiempo y trabajar aún mejor las escenas y acabarles de sacar el jugo. Trabajábamos mucho con un ritmo muy frenético de rodaje. Llegas a casa a estudiar y al día siguiente tienes escenas muy complicadas que requerían de muchísima autodisciplina. Pero por suerte en casa respetábamos todos mucho nuestros ritmos y necesidades y nos cuidábamos como una familia.

¿Cómo estás viviendo la acogida por parte del público?

Muy bien, es maravillosos recibir feedback. Nos escriben a todos un poco por Instagram y es maravilloso leer los mensajes de lo que les gusta y lo que no. Ver en la página de ‘El internado: las cumbres’ cómo quieren la segunda temporada. Preparaos porque vienen curvas. Ahora viene lo fuerte. Esto era una introducción y ahora vienen las curvas porque empezamos pronto.

Preparaos porque vienen curvas. Ahora viene lo fuerte

Ya está confirmada la segunda temporada de ‘El internado: las cumbres’ ¿qué te gustaría que le ocurriera a Inés?

Confío mucho en la visión de los guionistas. Yo ahora ya se cosas de quién es Inés y qué pasa con Inés. Estoy confiando mucho en cómo quieren contarlo porque realmente es una de esas historias que llevas toda la vida queriendo contar y de repente te das cuenta de que la tenías y no lo sabías. Es un poco eso y espero que la cuenten como se merece porque es una historia absolutamente increíble.

Has hablado antes de ‘Vis a vis: el oasis’ ¿cómo fue formar parte de la última temporada de una serie tan exitosa?

Un gran honor. Yo hice el cásting y ni me esperaba la llamada de mi representante. Ni me planteé que me cogerían para un proyecto así sin ser nadie ni haber hecho nada. Pensé que cogerían a otra más conocida. A los dos días me llamaron y para mí ha sido un máster ‘Vis a vis’. He conocido a grandes actrices y directores con los que he aprendido muchísimo, tanto de la industria como de la profesión; maneras de trabajar muy distintas. Me han regalado a Triana que vivirá en mí para siempre. Nunca voy a olvidar ‘Vis a vis’. Tendré 50 años y pensaré en ‘Vis a vis’ sonriendo mucho.

Nunca voy a olvidar ‘Vis a vis’

¿Qué te gustaría hacer a partir de ahora?

La verdad es que no me gusta decir un tipo de género, aunque sí que me gustaría mucho hacer cine. Pero al final lo que quiero es seguir haciendo personajes distintos, contando a estas almas sin cuerpo ni voz que necesitan vivir en mí para se contadas y recibidas en el mundo. Quiero buenos personajes, buenas historias y buenos directores, como todos los actores. Te podría decir que quiero un drama o una comedia, película de acción, lo quiero todo. hay muchas maneras de contar buenas historias, me da igual la forma que sea. Quiero cosas que me hagan trabajar como una loca. Hay que buscar siempre más.


Paloma Arwen