Cada momento de la moda corresponde a un período de la historia, un reflejo de las circunstancias económicas, religiosas, culturales y estéticas de una sociedad.

La moda ha sido siempre un espejo de los conflictos culturales. Cada momento de la moda corresponde a un período de la historia, un reflejo de las circunstancias económicas, religiosas, culturales y estéticas de una sociedad.  Parece extraño, pero las guerras culturales intervienen directamente en la moda.

Los conflictos culturales abarcan un sinfín de cuestiones, desde los derechos sobre la vida como el control de la natalidad, la pena de muerte o el aborto, hasta los derechos de los animales o la educación.  Cualquier conflicto basado en valores, moralidad y estilo de vida se puede convertir en una guerra cultural.  

Sin duda, el 2020 está siendo un año muy agitado socialmente, aunque el coronavirus ha sido el protagonista, muchos conflictos culturales han tomado las calles, afectando directamente a la industria de la moda.  

#La moda se tiñó de negro contra el racismo 

La muerte del afroamericano George Floyd en una brutal detención desencadenó una oleada de protestas en los Estados Unidos, pero también en redes sociales, donde las firmas de moda alzaron la voz contra la discriminación racial. 

Pantallas en negro, luto y silencio. La indignación por la muerte de George Floyd, bajo la rodilla de un policía blanco en Minneapolis desembocó en una oleada en redes contra el racismo. El mundo de la moda no dudo en solidarizarse con el movimiento «Black Lives Matter», que reclamaba el cese de la discriminación racial en Estados Unidos en favor de la igualdad. 

Numerosos rostros conocidos de la industria se sumaron a esta indignación apagando el color de Instagram, la red social más colorida del mundo se tiñó de negro. Victoria Beckham firmo la petición de Change.org y la recomendó varias veces en su cuenta, una actitud educadora en la lucha a favor de la igualdad, además firmas como Nike, Dior o Prada se unieron al escrito. 

View this post on Instagram

#blacklivesmatter #diorstandswithyou

A post shared by Dior Official (@dior) on

#Cuando la sostenibilidad se convirtió en un objetivo ético 

 La sostenibilidad se considera un conflicto cultural, ya que es un movimiento ético que proporciona herramientas y conocimientos para mejorar resultados a través de una economía más sostenible, respetando así un compromiso social creando un impacto positivo en el medio ambiente.  

A pesar del COVID-19, este año hemos podido observar en las pasarelas como los líderes de la industria de la moda han apostado por la sostenibilidad. La sostenibilidad figura como el segundo objetivo estratégico más importante para las empresas del sector textil, según un nuevo estudio del U.S Cotton Trust Protocol. 

La moda necesitaba un cambio de mentalidad, una ralentización de los procesos, para producir una industria más responsable. Muchos responsables de las marcas más destacadas del mercado, han afirmado que nos encontramos ante el adiós del fast fashion, así lo explica Giorgio Armani de forma práctica:  

“No tiene sentido que una chaqueta o un traje mío esté en la tienda durante tres semanas, que se vuelva inmediatamente obsoleto y sea reemplazado por una nueva mercancía, no demasiado diferente de la anterior.” 

Giorgio Armani

Son muchos los que están cuestionando la necesidad de hacer tantas fashion weeks, ¿estamos ante el final de las pasarelas? 

#Movimiento Queer, la moda como parte del discurso 

El movimiento Queer nació como consecuencia de la lucha LGBT y el feminismo, oponiéndose a las clasificaciones de identidad de género hombre/mujer, y sexual homo/hetero. Los queers no se sienten cómodos bajo ninguna identidad, orientación sexual o raza, se sienten libres bajo el espectro de la complejidad humana, alejándose de todas las etiquetas.  

El movimiento queer utiliza la moda como parte de su discurso, deja atrás la ropa como discurso frívolo, para convertirlo en su altavoz. La moda se convierte en un elemento descontextualizador importante, sirve de código para ver y entender las bases de este movimiento.

Los conceptos de feminidad y masculinidad se funden en uno. Gucci se puede considerar la firma más inclusiva de la industria, además este año lanzaba su primera colección no-binaria Gucci Mx, sección disponible en su tienda online.


Olga Juárez

Periodista y documentalista, dispuesta a aceptar nuevos retos y a adaptarme a cualquier cambio que me haga salir de mi zona de confort.