El mes de diciembre siempre es sinónimo de reuniones familiares, de reencuentros con amigxs y, en general, de sentirse rodeadx de los seres más queridos. Y aunque generalmente es una época de celebración, no todo el mundo la vive de la misma manera. Estas fechas pueden resultar particularmente difíciles para aquellxs que han perdido a un ser querido, sin importar cuánto tiempo haya pasado de su fallecimiento.

El sentimiento de tristeza que está ahí durante todo el año se vuelve especialmente intenso y nostálgico cuando llega la Navidad, y aunque el proceso de duelo es completamente diferente para cada persona no hay por qué ver esta época festiva como un sufrimiento. Los especialistas en salud mental aconsejan las siguientes claves para hacer presentes a lxs que ya no están con nosotrxs y sobrellevar de la mejor forma posible esta época.

#Llorar es curativo

Es infinitamente mejor dejar aflorar los sentimientos y emociones que optar por reprimirlos y hacer como si nada hubiese pasado. Echar de menos a la persona es perfectamente normal, sobre todo en determinadas fechas, y ser consciente del dolor que eso provoca es una parte natural del duelo. No te juzgues si tu cuerpo te pide llorar y desahogarte, una vez dejes salir la tristeza te sentirás mejor. 

#Busca apoyo

Aunque suene a cliché, es importante que sepas que eres queridx. Ya sea por tu familia, tus amigxs, tus vecinxs o tus compañerxs de clase o de trabajo, piensa que siempre hay alguien con quien puedas contar. No dudes en apoyarte en ellxs cuando te encuentres decaídx anímicamente, son tu mayor soporte así que hablar con ellxs puede ser terapéutico. Aunque este año el contacto físico no siempre va a ser posible, recuerda que siempre hay tiempo para una videollamada, un mensaje, una nota de voz o una partida online en grupo a tu juego favorito. ¡Lxs que te quieren estarán ahí! 

#No te sientas culpable

Las fiestas navideñas también son divertidas y habrá momentos en los que te sientas con ganas e incluso te rías a carcajadas. Esto también es perfectamente normal, así que no sientas que a tu ser querido le debes estar triste y serix todo el tiempo. ¡Al contrario! Piensa en que él/ella te querría ver feliz y disfrutando al máximo de tu vida, por eso deja que la diversión y los buenos momentos sean también parte de tu proceso curativo.

#Dedícale tu propio homenaje

Ya que su recuerdo va a estar presente en tu mente, prueba a dedicarle un rato al día o a la semana para honrarle, como una especie de ritual. Enciende una vela, hojea algún álbum de fotos, o da un paseo por su zona favorita, y recuerda alguna anécdota o historia suya que te haga sonreir. No te preocupes si se te escapa una lagrimilla, lo importante es sentirte agradecidx del tiempo que pasasteis juntxs en vez de centrarte en su ausencia. 

#Mímate

En épocas como esta en la que los sentimientos están a flor de piel y la carga emocional es muy fuerte, no te olvides de cuidar lo más importante… ¡De ti mismx! Al menos una vez al día deja un poco de tiempo para hacer algo que te haga sentir exclusivamente bien. Si te apetece ver tu serie favorita con una copa de vino en la mano, hazlo; si tienes antojo de un snack navideño, no te cortes; y si tienes ganas de darte algún capricho, adelante. Recuerda que a tu ser querido no le gustaría verte pasarlo mal, así que encuentra tiempo para quererte.


María Peña