persona escribiendo

La creatividad y el tiempo libre… Hay quienes dicen que son amigos, y otros que no se llevan bien. Al fin y al cabo quién no se ha sentido alguna vez tan ocupado durante el curso académico o trabajando que disponemos tan poco tiempo para nosotros que no somos capaces de invertirlo como nos gustaría. Esto sucede muy a menudo. Luego llega el verano, las vacaciones y te sientas en el sillón mirando al tendido sin saber qué hacer, pero con un montón de cosas que te gustaría realizar.

A un nivel más personal, me encantaría aprender a tocar la guitarra, componer canciones, escribir relatos y ¿pintar? Porque no… El verano puede suponer un arma de doble filo. Al tener más tiempo, podemos administrarlo como queremos, intentando cumplir nuestros deseos o bien todo ese tiempo, se convierte en una razón para procrastinar y descansar. Utilizando la típica frase: “Tengo tiempo, ya lo haré mañana”. Pues no, querido lector, sintoniza con la infinita expresión utilizada, “no dejes para mañana, lo que puedas hacer hoy”. 

“Tengo tiempo, ya lo haré mañana”. Pues no, querido lector, sintoniza con la infinita expresión utilizada, “no dejes para mañana, lo que puedas hacer hoy”

Si tu cuerpo te pide aprender a hacer surf, ve a la playa e inténtalo. Si lo que quieres es escribir, sumérgete dentro de la narración de las palabras. Si prefieres rodar un video casero humorístico, rodéate de un grupo de amigos y pon la cámara en Rec. Si quieres tocar la guitarra, agarra fuerte el mástil con las manos y toca las cuerdas hasta conocerlas a fondo. Es cierto que todo esto requiere tiempo, que vivimos en una sociedad de estímulos rápidos y efímeros, pero la inversión del tiempo, merecerá la pena. 

A la hora de hablar de creatividad y tiempo libre, es cierto que todo esto requiere tiempo, que vivimos en una sociedad de estímulos rápidos y efímeros, pero la inversión del tiempo, merecerá la pena

También es cierto que todos nosotros somos creativos en el día a día, ya sea hablando con amigos, haciendo trabajos para la universidad o el trabajo. Como dice la psicóloga Silvia Lozano: “nos ocurre en situaciones cotidianas sin darnos cuenta. Como por ejemplo en la cocina con dos ingredientes extraños que encontramos en la nevera y con nuestra capacidad de experimentación proyectamos nuestra curiosidad y creatividad”. Asimismo, opina que no podemos dejar de lado la creatividad solo para momentos puntuales como pueda ser el verano, “Hay que ejercitarla a diario en pequeños actos, para que cuando tengamos ese tiempo en verano estemos entrenados en sacar de nosotros esta proyección”. 

La procrastinación se ha convertido en un hábito muy común en nuestras sociedades acomodadas. Por el contrario, Silvia Lozano no lo ve como algo negativo que pueda afectar a nuestro rendimiento. Sino como algo necesario para descansar, “Hoy en día parece que tenemos tantos quehaceres que dejar las cosas para más tarde es, en ocasiones, necesario. Permitiéndonos de esta forma estar tranquilos, soñar… ¿Tal vez crear?”. El ritmo estresante del día a día nos lleva a descansar cuando tenemos tiempo libre, una vez satisfecho, nos permitimos aburrirnos y es desde ese estado de aburrimiento que conseguimos ser creativos. Como dice Silvia: “para crear hay que olvidarse de las rutinas y darse tiempo para divagar y aburrirse felizmente. No hay que temer al aburrimiento […] Cuando viene el aburrimiento aparecen ensoñaciones o ideas que, por asociación, nos pueden acercar a la creatividad en sus diferentes formas; una realidad fantástica en la que proyectarnos para ser felices.”

«No hay que temer al aburrimiento»

No está de más pensar a lo grande y cumplir con esos objetivos cuando tenemos tiempo, es necesario animarse y aprender a hacer ciertas cosas. Tampoco nos creamos inútiles considerando que no hacemos nada en el día a día, cualquier decisión supone creación. Ante todo, animaros a realizar las cosas que os gustaría hacer, por mucho tiempo que soliciten. Una vez que termine este artículo, cogeré la guitarra que tengo a mi lado y la tocaré hasta la extenuación. 


Oliver De la Torre

Soy un joven corriente con nombre extranjero. Escribo sobre cultura y aquello que me haga aprender nuevas cosas. Vuelo y me alimento de mis pasiones, ya sea cine, libros o música. ¿Qué seríamos sin el arte?