Coyote es la nueva serie que estrena AXN en España el próximo lunes 25 de enero. En la producción se encuentra Paramount Network y Sony Pictures (dos grandes productoras) y detrás del equipo creativo (y también como productora) está Michelle MacLaren (Juego de tronos o Breaking Bad), ganadora de dos Emmy. Otro de los grandes alicientes de la propuesta es su actor principal, Michael Chiklis, protagonista de la serie policiaca The Shield y ganador de un globo de oro a mejor actor por la misma.

El argumento narra la historia de Ben Clemens, un ex agente de la patrulla fronteriza de México y Estados Unidos. En el primer capítulo acontecemos a su último día de servicio y a su posterior jubilación. La serie pertenece al género del drama criminal, por lo que se espera tensión, violencia e introspección dramática de los personajes principales.

Visto su primer capítulo, podemos decir que la serie tiene potencial para ser un entretenimiento de calidad. Los puntos fuertes de la producción son las actuaciones (sobrias, pero con personajes con fuertes personalidades, sobre todo el protagonista); la fotografía: urbana pero eficiente, con buenas escenas de acción; y una historia que engancha.

Michael Chiklis, protagonista de Coyote.

Es evidente pensar que los responsables de la serie estuvieron en ficciones como Breaking Bad. Hay bastantes aspectos similares entre ambas series. Por ejemplo, las dos ahondan en el problema de los carteles en México y su poder en la población civil, que vive atemorizada. También, sin ir más lejos, el comienzo recurre al elemento sorpresa que funcionó tan bien en Breaking Bad. Es decir, comenzar presentando al personaje principal devastado, roto física y emocionalmente (en este caso, vemos como Ben Clemens camina por el desierto tras cruzar la frontera de México con un aspecto sucio y magullado), para luego retroceder en el tiempo y relatar los hechos que le han llevado a esa situación. En Breaking Bad sucede lo mismo cuando vemos a Walter White sin pantalones en una caravana y empuñando una pistola.

A pesar de que la serie comience con buen pie, hay elementos que podrían mejorarse de cara a los próximos capítulos. Por ejemplo, que intente desmarcarse de los tópicos del género: los carteles representados como simples matones sin escrúpulos (ahondar más en su psique), el protagonista como héroe de unos principios de que no compartía al principio… Aunque siempre es atractivo presentar a un personaje en sus horas bajas: jubilado, divorciado o que ha perdido a su compañero hace relativamente poco. Ben Clemens atrae y empatizamos con él, eso es un logro, a pesar de como espectador no comparta ciertos valores éticos.  

En general, es una serie con potencial, violenta y entretenida que ofrece buenas dosis de humor negro combinado con escenas de acción potentes. Estar atentos el 25 de enero para que no os perdáis la nueva apuesta criminal del 2021. Siendo sinceros, está más cerca de la calidad de Breaking Bad o Dexter que de CSI o Hawai 5.0.


Oliver De la Torre