cuidado personal

Amor propio, cuidado personal y confianza en uno mismo son tres claves para la felicidad. Y, aunque parezca que me estoy refiriendo a un cuento de hadas, es la verdad. Pero, lo más importante de todo es que nunca pienses que es egoísmo. ¿Acaso verte bien es egoísta? ¡No, urbanita! Por eso, el self-care nos permite soñar y, sobre todo, no detona avaricia.

Cuidado personal es todo aquello que hacemos para conseguir establecer un equilibrio tanto físicamente, como emocionalmente. Es decir, podríamos considerar cuidado propio al ejercicio que hacemos para mantenernos en línea, pero también a los ratos de relajación para despejarnos y evitar los problemas. Si un viernes te apetece comerte una hamburguesa de dos pisos del McDonald’s, hazlo urbanita. Porque seguramente, si te lo está pidiendo el cuerpo es lo que necesites. Y, además, así sentirás esa alegría que proporciona pegarle un bocado a la comida rápida de este tipo de establecimientos.

En cuando a moda, si un día eliges un outfit con el que no te ves bien, no te preocupes, otro día tendrás la oportunidad de lucirlo. Pero, lo más importante es que no lo deseches para siempre. Que no te veas bien hoy no significa que mañana tampoco. Esto se consigue paso por paso, cuidando tu salud mental y descubriéndote a ti misma. A lo mejor no te sienta bien esa tela, pero seguro que investigando encuentras algún sustituto muy similar.

Trabajes donde trabajes, es muy necesario separar el trabajo del tiempo de descanso. Muchas de las veces por las que no nos sentimos bien con nosotros mismos es por el estrés que sufrimos. Si terminamos la jornada, hay que hacer un reseteo. Disfruta de tu cena favorita y ve la serie que has visto ya cuatro veces. Pero no trates, en ningún caso, de finalizar la tarea que está asignada en tu espacio de trabajo. Eso hará que no sientas que has acabado de trabajar nunca. Duerme las horas recomendadas, ya que es una manera que tiene el cuerpo de recuperar la energía. Es un tip que no pensabas que era tan importante, ¿a que sí?

Y, mi última recomendación para dedicarte plenamente a ti, es alejarte de relaciones tóxicas. No solo englobamos la toxicidad a parejas afectivas, sino a cualquier vínculo que poseas. Tanto familiar, como de amistad. Esa toxicidad va a repercutir en tu salud, por eso es importante detectar las señales que nos harán detectarla. Recuerda urbanita, si estás bien tú, los demás van a sentir un ambiente mucho más positivo y cómodo. Y todo irá sobre ruedas.


Iratxe Cuadrado

Escuchar música y escribir sobre ella es una de mis pasiones. Una vocación desde hace años en la que me involucro inconscientemente para desconectar. Siempre intento difundir mis gustos para compartir la felicidad que me producen.