Fotógrafo: Dani Piedrabuena

Daniel Arias ha vivido con el cine dentro de casa y vio muchas películas a lo largo de su infancia. Con cinco años, Daniel Arias dijo que quería ser “hacedor de películas” y desde entonces ha estado formándose para conseguirlo. El actor ha participado en dos ocasiones en ‘Cuéntame cómo pasó’, en una de ellas interpretando a Antonio Alcántara cuando era joven. Daniel Arias se dio a conocer hace unos meses ya que forma parte del reparto de ‘El internado: las cumbres’ en Amazon Prime Vídeo.

El arte es algo que siempre le ha interesado a Daniel Arias, quien ha dirigido también algunos cortometrajes pequeños. Por si fuera poco, Daniel Arias estrena ahora su primer single: ‘Ascensor’, que viene acompañado de un videoclip dirigido por él mismo. Hemos estado hablando con Daniel Arias sobre sus inicios como actor, la segunda temporada de ‘El internado: las cumbres’ y su incursión en el panorama musical.

Fotógrafo: Dani Piedrabuena

¿Cuándo decidiste que querías dedicarte a ser actor de forma profesional? ¿por qué?

Bueno… yo creo que fue de pequeño, de ver muchas películas. Al final soy un niño que ha crecido rodeado de mucha cultura y mucho cine, viendo muchas pelis de dibujos. Pixar siempre fue un elemento super importante a nivel cinematográfico, los personajes y demás. Después la transición de pasar de ser un niño viendo pelis de dibujos a ver otras con actores. Al final nació mucho de mamarlo en casa y de ser espectador de muchas películas cuando decidí ser hacedor de películas con cinco años, que lo dije así tal cual en casa. Dije: “quiero ser hacedor de películas”. Era como un concepto muy general, tampoco hablaba de ser actor. Hablaba de hacer personajes y hacer películas en general. Luego ya sí que más adelante con catorce años me especialicé en la rama interpretativa.

¿Qué otras alternativas tenías? ¿o lo tenías muy claro?

Siempre he sido muy metomentodo y muy de querer hacer muchas cosas. He sido siempre un niño que ha querido hacer muchas cosas. Empecé abriéndome un canal de Youtube y una cuenta de Instagram bajo un pseudónimo que era Dani zapato. Ahí subía mis sketches donde engañaba a todos mis amigos para que fueran mis actores. Y cuando no había amigos me ponía 4 pelucas y 6 gorras y era yo. Después quise hacerlo un poco más profesional y fundé una productora con dos amigos míos e hicimos dos cortos que están en Youtube. Escribí una web serie pero al final por presupuesto y porque éramos chicos de 17 años no pudimos hacer. De ahí empecé con la interpretación y a currar como actor.

¿Cómo te definirías como actor?

Yo creo que un actor no sé, la verdad es que cada uno es de su padre y de su madre. Yo soy un tío que me lo tomo muy profesionalmente, como un trabajo y nada más. Intento no hacer caso al ruido de la profesión haciendo lo que más me llena que es subirme a un escenario o llegar al set a ser un personaje. Intento ser muy técnico pero a la vez muy natural con lo que surja. Soy un actor al que le gusta saber un poco cómo va el plano, el rodaje, el tiempo que vamos a llevar…

Has rodado ya cortos, ¿te gustaría trabajar más detrás de las cámaras?

No lo sé… eso me da mucho miedo fíjate. Ahora por ejemplo estoy dirigiendo mis propios videoclips y para otros artistas y lo estoy haciendo un poco más profesional y me estoy quitando un poco el miedo por ahí. es verdad que me encantaría contar una historia propia a nivel profesional pero me daría mucho miedo que vean que ese plano lo he hecho yo porque a lo mejor los cinematográficos quisquilloso me echarían algún insulto. Creo que dirigir y todas las profesiones artísticas son muy complicadas y hay que estar formado para eso. Con la música he conseguido quitarme el miedo, que antes me daba un pavor increíble. Hasta que no me consiga quitar el miedo a nivel cinematográfico no sé si dirigiré algo a nivel profesional. También porque tengo aún 20 años y no sé si puedo hacerlo.

Todavía hay tiempo

Claro, claro.

¿Qué es para ti lo mejor y lo peor de esta profesión?

Lo mejor es la oportunidad que tienes de aprender con los personajes que te llegan. La cantidad de gente del equipo que puedes conocer y la pasión por actuar y contar una historia desde un personaje que puede estar más o menos alejado de ti. Lo peor es la poca continuidad que hay. Hay veces que puedes estar tres años sin parar de trabajar y después estás siete parado. Eso juega mucho con la autoestima de las personas, con el amor propio. Conozco a muchos actores que están trabajando y otros muchos que no y viven frustrados. Cada vez que en un casting le dicen a un actor que no, le están diciendo que no a su cara, a sus manos, a su expresividad… y eso de repente te quedas finalista en un casting y no sale o no sale directamente. A todos tus amigos les llega un casting y a ti no… entras en un círculo vicioso de estar solo pendiente de trabajar e ir a castings y creo que dejas de disfrutar de la profesión. Si todas tus expectativas están puestas en eso, dejas de ser feliz.

¿Te has sentido alguna vez presionado por tu apellido? Porque es cierto que puede ser una ayuda pero quizás también un hándicap

Sí, totalmente. Presionado a nivel profesional nunca. Siempre lo he llevado muy tranquilo porque he demostrado lo que he querido hacer, no he venido a demostrar que soy mejor que nadie pero lo quiero hacer de verdad. Al final yo he ido a una escuela de interpretación como todos, he estado un año y medio sin parar de hacer castings hasta que me salió algo y ahora mismo igual. Acabo de terminar de trabajar como actor y no tengo ningún proyecto a la vista. Vivo la vida de un actor de 20 años normal, no por mi apellido ya vivo en jauja. Sigo viviendo mi vida y estoy en la misma tesitura que cualquier intérprete de mi edad.

La segunda temporada de ‘El internado: las cumbres’ es mejor que la primera

¿Cómo te sentiste participando en ‘Cuéntame cómo pasó’ en diferentes papeles?

Yo hice de monaguillo con 7 años y ahora he hecho de Antonio Alcántara de joven. Ha sido muy raro pasar de ser un niño que no sabía dónde estaba a ahora que he vuelto habiéndome formado, habiendo trabajado en otros proyectos y conociendo al equipo, que ya me veían como un actor. Las dos veces fueron muy distintas pero muy guay.

De momento tu gran papel ha sido en ‘El internado: las cumbres’ que se estrenó hace unos meses en Amazon Prime Vídeo, ¿qué fue lo que más te gustó de este proyecto la primera vez que te lo presentaron?

De ‘El internado’ hay muchas cosas a favor que un actor no puede decir que no. Es el reboot de una serie muy mítica, es una serie adolescente diferente que en vez de tener los típicos ingredientes es un poco más de terror y suspense. Es una serie donde los guiones que se nos presentaron eran muy brillantes con los personajes. La primera temporada es una introducción a la segunda que acabamos de rodar. Tiene un storytelling muy guay. Es un lujo. Es una serie de la que estoy muy orgulloso y todos mis compañeros también. Es una serie con la que todos hemos crecido a nivel humano y profesional.

Fotógrafo: Dani Piedrabuena

¿Qué ha significado para ti esta oportunidad?

Muchas cosas, ha sido un cambio en mi vida porque ha sido la primera oportunidad de estar en una serie que se ve alrededor del planeta, con 18 años que tenía cuando empecé. Se rodó en el País Vasco, sales de tu casa para vivir unos meses con gente que no es tu familia en un caserío en medio del campo, y ganando tu propio dinero haciendo lo que te gusta. Levantándote todos los días a trabajar sin que esté tu madre por ahí cerca o tus amigos más íntimos. Te pone en una tesitura de madurar, crecer y darte cuenta de que tienes que estar ahí, disfrutar y aprender de la experiencia porque no sabes si se va a volver a repetir. Sobre todo que hagas lo que hagas tienes que estar contento con tu trabajo. Ha sido una manera de crecer, de hacer amigos, a nivel profesional darme cuenta de muchas cosas.

¿Cómo viviste la acogida por parte del público teniendo en cuenta el gran éxito de ‘El internado’ hace ya unos años?

Bien, al final ha tenido muy buena acogida y hay mucha gente a la que le gusta y otros a los que no. Cuando un trabajo tuyo se expone así en plataformas que llegan a tanta gente tienes que dejar que la gente lo vea. Habrá algunos que vean el primero y se aburran, gente que se las vea cuatro veces seguidas. Algunos te dicen que la han visto en una noche y otros que duran mucho los capítulos y no han podido. Tampoco siento como que lo haya petado y me haya cambiado mucho la vida y esté expuesto. Es una serie que ha gustado mogollón, ha tenido muchísima repercusión y que ha llegado a las expectativas que se tenían sobre ella. Realmente siento simplemente que mi trabajo como actor está expuesto en una plataforma que pueden ver desde Latinoamérica, Italia o desde Madrid.

‘El internado: las cumbres’ es una serie de la que estoy muy orgulloso

¿Cómo ha sido este rodaje ahora que ya os conocéis todos mucho más?

Muy bien. Claro, ya no era lo mismo porque la primera temporada también era una introducción para nosotros; aquí ya conocíamos al equipo y entre nosotros. Había que hacer mucha más piña porque es un rodaje muy intenso y vivimos todos juntos. Eso es muy bonito pero también desgasta porque vivir con 8 personas es complicado. Si vives con tu padre, tu madre, tu hermano, tus tíos, tus abuelos, acabas muerto. Esto era igual. Pero no por nada de ellos, sino porque al final todos tenemos una energía en la que estábamos rodando, un ritmo de trabajo… tuvimos que aprender mucho a convivir y estar los unos con los otros, eso creo que nos ha unido más. Ha ido muy guay. Ya no era la novedad de la primera, era el reto de continuar con la serie. Nos apetecía también elevar la temporada a otro nivel. El guion nos gustaba mucho más esta segunda temporada y queríamos hacerlo bien. Que hubiera un salto y que se notase con los personajes. Estar concentrados y todos juntos. Ha sido muy guay.

¿Qué podemos esperar de esta segunda temporada?

Es mucho mejor que la primera, a mí me ha gustado más la verdad, y no lo digo por venderla. La primera al final es una primera temporada muy guay pero muy introductoria. Esa energía tan coral al final de la primera, ese espíritu aventurero que se respira toma una dimensión más grande en la segunda.

¿Tendrá más protagonismo tu personaje?

Sí, todos. Mi personaje en la primera es secundario, que sirve como un muy buen acompañamiento a los protagonistas. En esta segunda temporada no puedo decir nada pero tiene más trama y más apariciones. A nivel de personajes creo que es una temporada más rica que la primera.

Cambiando completamente de registro, estrenas ahora el single ‘ascensor’ ¿de dónde surge el componer esta canción?

‘Ascensor’ surge de la necesidad de tener un proyecto propio. El trabajo de actor es maravilloso y yo seré actor toda mi vida, lo amo y me seguiré formando hasta el día que me muera. Pero es verdad que tenía muchas ganas de ser creativo desde muy niño. Cuando empecé a formarme e ir a rodajes se sustituyó más por la vena de ser buen actor, de cumplir y querer estar al nivel de ‘El internado’ por ejemplo, de la escuela o de otras producciones en las que he trabajado. Cuando terminé la segunda temporada de ‘El internado: las cumbres’ no tenía trabajo como actor a la vista y tenía necesidad de hacer cosas; salí con mucha energía. Conozco desde hace un tiempo a esta productor mexicano Chick Juarez y yo ya tenía el interés de hacer música. Escucho mucha música y tengo amigos que hacen música y producen. Yo estaba con Chick en el estudio, le puse mi música y empezamos a ver qué escuchaba. Cuando me quise dar cuenta ya teníamos muchas canciones, un productor que es un amigo y una discográfica detrás. De repente cuando me quise dar cuenta fue muy guay. Una necesidad de tener un proyecto propio, querer explorar y atreverme con la música. Sobre todo querer hacerlo bien y con amigos, no cualquier cosas.

‘Ascensor’ surge de la necesidad de tener un proyecto propio

¿Cuál dirías que es el estilo musical que mejor te define?

La verdad es que ‘Ascensor’ es el primer lanzamiento de un EP que vendrá próximamente y hemos hecho un poco de todo. Pop urbano, hip hop, rollo trap… Tengo la suerte de haber podido probar sin miedo y no lo sé, no sé cuál me define mejor. Pero estoy muy cómodo con lo que estoy haciendo ahora que si tengo que ponerle etiqueta diría pop urbano.

Y ‘Ascensor’ viene también con videoclip, cuéntanos un poco

El videoclip lo he dirigido yo junto a Fran Bueno y volvemos a las andadas de coger a gente y liarla y engañarla. En verdad fue un lujo. Tuvimos un equipo increíble de maquillaje, peluquería, script, cámaras… Un equipo de producción que hizo que Fran y yo no nos tuviésemos que preocupar de nada más que de rodar. Salen muchos amigos y es un vídeo donde pasa mucha gente. El rodaje fue sentirse muy querido por un equipo que me quiere ayudar, amigos que  quieren aparecer. Vamos remando todos al mismo lugar y me encantó grabarlo. Ahora estamos preparando el segundo videoclip que va a ser brutal también y me está gustando mucho esto de los videoclips.

¿Vas a centrarte ahora más en esto?

No, no. Yo soy actor igual que ahora mismo puedo estar explorando la música. Jamás en ningún momento mi profesión como actor se va a ver relegada. Soy actor, sigo acudiendo a castings y sigo formándome. Ahora estoy con la música, que es un proyecto en el que estoy invirtiendo tiempo y ganas y me gusta mucho. Me está haciendo muy feliz pero no sustituye absolutamente nada. En el momento que salgo del set de rodaje tengo ganas de hacer una canción y cuando salgo del estudio de grabación tengo ganas de ir al rodaje. Las dos se retroalimentan y me motivan y me definen las dos.

Como actor ¿qué objetivos te gustaría cumplir, qué te gustaría hacer?

Me gustaría mucho hacer teatro y comedia. Me gustaría también explorar distintos personajes que se alejen mucho de mí. Es verdad que todos los que he hecho siempre han tenido cosas que pueden ser mías propias. Pero el reto de que te den un personaje que no tiene nada que ver contigo creo que es maravilloso a nivel de trabajo. Eso nunca me ha pasado, que me den un personaje que no tiene absolutamente nada que ver. Siempre han tenido más o menos que ver pero había algo.


Paloma Arwen