David Victori rodando 'No Matarás'

‘No Matarás’ está escrita y dirigida por David Victori. Hemos hablado con él sobre la idea original, la forma de trabajar con los actores y muchas cosas más. ‘No Matarás’ es un thriller protagonizado por Mario Casas, Milena Smit y Fernando Valdivielso. Dani es un buen chico que durante los últimos años de su vida se ha dedicado exclusivamente a cuidar de su padre enfermo. cuando ha decidido emprender un largo viaje, conoce a Mila, una chica tan inquietante y sensual como inestable, que convertirá esa noche en una auténtica pesadilla. Las consecuencias de este encuentro llevarán a Dani hasta tal extremo que se planteará cosas que jamás habría podido imaginar. Además, acaba de terminar de rodar ‘Sky Rojo’, la última ficción original de Netflix que promete ser una gran serie con proyección internacional.

¿De dónde nace la idea de ‘No Matarás’?

Estuve hace años viviendo unos meses en Ámsterdam. Cuando acababa de mudarme no conocía a nadie en la ciudad, era completamente nuevo y me fui al cine. Llegué tarde a la sesión que quería ir entonces me quedé como una hora y media esperando en el bar del cine. De pronto me vi en una ciudad que no conocía de nada, que no conocía a nadie, era de noche y me hice una pregunta muy inquietante. Pensé “qué me podría pasar esta noche que sin hacer nada malo, sin que realmente hubiera una mala intención por mi parte, acabar llegando a un punto de la noche donde tuviera todo el sentido quitarla la vida a alguien. Y no solo eso, sino que cualquier persona que me hubiera acompañado en el viaje estuviera de acuerdo conmigo”.

Y tu respuesta fue el guion de la película…

Tal cual el guion de la película. La respuesta fue de pronto ir construyendo una situación que intentase responder a esa pregunta. Al final el viaje ha sido un viaje larguísimo de años donde la compresión ha sido la película, el viaje del prota de la película.

‘No Matarás’ arranca con un plano secuencia y termina con un primer plano bastante impactante de Mario Casas ¿tenías claro cómo querías rodarla?

La verdad es que no. Fíjate que la premisa que te acabo de contar tienen una parte importante que es que yo quería que cualquier persona que me acompañase en ese viaje estuviera conmigo, estuviera al lado del personaje. Entonces eso para mí era muy importante. Para mí era igual de importante que el personaje hiciera ese viaje como que el público le estuviera acompañando constantemente. De alguna manera a medida que nos fuimos acercando al rodaje de la peli yo fui entendiendo que la manera de rodarla tenía que ser una manera que te conectase completamente a la parte sensorial del protagonista. Fuimos comprendiendo eso y fuimos de alguna manera trabajando con el director de foto, con los cámaras para llegar a la conclusión de cuál era la mejor forma de conseguir ese viaje sensorial.

En el caso de un rodaje así ¿qué es lo más difícil?

En un rodaje así lo más difícil acaban siendo dos cosas. Una es de alguna manera no saltarte tus propias normas. Decidimos hacer toda la película en una sola óptica y sin usar ninguna máquina, usando siempre lenguaje de cámara en mano. Y luego había otra premisa de cara al trabajo con los actores que era que tuvieran absoluta libertad de movimiento y de respuesta ante lo que fuera pasando en cada momento. Yo quería que también para los actores fuera un viaje potente y que de alguna manera consiguiésemos interpretaciones que estuvieran muy cerca de la verdad. Y eso claro, me llevaba a que yo no les daba nunca marcas a los actores. Tenían libertad de moverse en el espacio como quisieran y entre una toma y la otra también. Eso de alguna manera nos limitaba en la forma de rodar, en la forma de iluminar, de trabajar, en la forma en la que el equipo bailaba alrededor de los actores y de lo que estuviera pasando en cada momento.

Como director, ¿cómo te quedas después de rodar una película como ‘No Matarás’?

Te quedas trastocado la verdad. Yo me he quedado muy tocado porque sinceramente descubres una forma diferente de rodar muy adictiva. Normalmente lo que suele suceder en los rodajes es que todo está muy calculado de antemano y el rodaje acaba convirtiéndose en un puro trámite muchas veces. En una cosa hiper calculada, muy mental. La adrenalina de ir cada día a rodar sin saber exactamente lo que iba a pasar. Yo me iba a rodar cada día sabiendo las cositas que les iba a hacer a los actores y que ellos no sabían. Era como ir a una fiesta sorpresa cada día. Lo bonito de eso es que no sabes nunca qué va a pasar ese día y de alguna manera genera una emoción muy diferente a la de un rodaje normal.

Yo me he quedado muy tocado porque sinceramente descubres una forma diferente de rodar muy adictiva

Eso tiene que ser complicado al no depender todo exactamente de ti

Bueno, sí y no. En realidad tu trabajo también como director acaba siendo como el de alguien que maneja de alguna manera una especie de truco de magia. Yo en realidad si quiero una reacción así preparo ciertas herramientas o sorpresas para generar esa situación. Pero yo también puedo prevenir que si no se da lo que quiero, cómo lo cubro de otra manera. Yo iba con el plan A, B, C y D cada día a rodaje. La verdad es que era muy emocionante.

Ahora viendo todo el trabajo final ¿hay algo que pienses que quizás hubiera sido mejor de otra forma?

La verdad es que no. Estoy como muy en paz con la peli y con el proceso. Creo que me ha enseñado mucho y me ha puesto muy a prueba. Me ha conectado también con algo muy intuitivo de contar historias, me conecta mucho un poco a cómo empecé con esto. Yo, como supongo que mucha gente, empiezas con una actitud muy de juego. Jugar a hacer películas, a contar historias. Ha sido un poco como volver a eso y yo una vez cierto algo también me quedo muy en paz con eso. Entiendo que el que lo cierra es el David de ese momento. Luego ya si el David del futuro revisa la peli y ve cosas que haría diferente en ese momento es porque esa persona también es diferente. Porque yo mismo soy diferente. En realidad nunca juzgaré a una versión mía del pasado porque uno tiene que estar contento pensado que ha hecho todo lo que ha podido con lo que sabía en ese momento.

Estoy como muy en paz con ‘No Matarás’ y con el proceso

David Victori rodando 'No Matarás'
David Victori rodando ‘No Matarás’

En ‘No Matarás’ pones a Mario Casas en situaciones muy complicadas y de enorme tensión ¿cómo trabajasteis esto?

Con mucho mimo. Mario hizo un ejercicio de absoluta entrega y generosidad con la peli y conmigo. Yo intenté devolver todo el agradecimiento y el cuidado que estuviera en mis manos. Al final él se abrió tanto a nivel físico como emocional a la peli que yo cada vez que algo sucedía en el set a nivel emocional fuerte o estábamos en situaciones de mucho desgaste físico, yo siempre intentaba desde la empatía absoluta y desde el cariño acercarme a él. Preguntarle, que tuviera el espacio para compartir lo que fuera y que sintiera que se estaba respetando toda esa entrega que él estaba generando. Es un poco lo que también sentía que era mi papel como director y Mario también lo entendió así. Para él fue un viaje muy fuerte tanto físicamente como emocionalmente. Ahora cuando nos vemos y lo hablamos y demás estamos muy enganchados y felices sabiendo que es algo que nos ha cambiado a los dos.

Mario Casas hizo un ejercicio de absoluta entrega y generosidad con la peli y conmigo

Tampoco eran fáciles los papeles de Milena Smit y Fernando Valdivielso ¿cómo ha sido trabajar con ellos en su primera película?

Con cada uno ha sido diferente. Con Fernando que tenía un papel más pequeño pero contundente fue muy divertido. Es un actorazo, es de los mejores actores con los que he trabajado y es un tío muy calculador. Siempre quiere tener todo sabido de antemano y yo le desmonté esa forma de trabajar porque no es la forma con la que estaba trabajando con el resto de los actores. A él le puse en situaciones muy complicadas, estaba muy nervioso antes de rodar. Me preguntaba por qué no podía saber algunas cosas, por qué no le explicaba o ensayaba con Mario; tenía mil dudas. Le costó mucho de alguna manera entrar en el juego pero entró y vaya si entró. Ahora con el tiempo nos reímos y él está feliz con esto que está tan alejado de su forma normal de trabajar. Pero hay cosas que no hubieran salido de otra manera.

Están los tres nominados así que ha sido un buen trabajo

Exacto. Ahora es un poco ver cómo integramos esa experiencia y hacia dónde llevamos los siguientes proyectos. No siempre puedes trabajar así. Que nos haya salido bien así no significa que todos los proyectos tengan que necesitar esta forma de trabajar ni este sistema.

¿A ti como espectador te gusta sentir esa sensación de angustia en una atmósfera asfixiante como pasa en ‘No Matarás’?

Hago exactamente lo que me gusta como espectador que creo que es un poco lo que hacen la mayoría de los directores. Entiendo que al final no hay película que vayas a ver más veces en tu vida que la tuya. Yo he visto ‘No matarás’ cientos de veces porque es parte del proceso de trabajo entonces tienes que ser el primer fan de la peli. A mí las pelis que me encantan son las que te llevan al límite de eso que te proponen. Si te proponen hacer reír quiero acabar llorando y en el suelo de lo que me río. Si quiero pasar un momento de angustia con un viaje así más adrenalínico quiero que no haya confusiones, que me lleven también al límite. La propuesta de ‘No Matarás’ va un poco por ahí.

Hay momentos en los que casi quieres dejar ver la película

Sí, genera eso, pero también es poderoso. Porque en la época que estamos viviendo donde ya hemos visto de todo y es tan difícil sorprender al espectador y moverle haber conseguido una película que genera esas contradicciones y sensaciones para mí es un éxito. Como te digo creo que la gracia del cine es proponerte hacer un viaje y que tenga toda la potencia. El audiovisual es lo que tiene, tiene grandes capacidades de llevarte a lugares muy lindos.

Aunque fue todo un poco diferente, presentasteis ‘No Matarás’ en el Festival de Sitges ¿cómo fue este estreno?

Super bien. A pesar de las restricciones y todo pudimos disfrutar de una premiere bonita. Aunque no fue como todos los años nos permitió estar en contacto con los periodistas y con el público. El primer pase que hicimos fue muy emocionante con una ovación muy bonita por parte del público. La verdad es que yo no me quejo. No me gusta quejarme en general, pero en este caso creo que hay que ver la parte positiva. A pesar de todos hemos llegado casi al millón de euros en la taquilla, ha estado muchas semanas en cines, hemos hecho varios pases con público para hablar con ellos después de la peli… Yo estoy contento de cómo ha ido todo.

¿Por qué la muerte es un tema tan recurrente en tus trabajos?

Porque creo que el darnos cuenta de que somos finitos es lo que le da más valor a la vida. Creo que la muerte en el momento actual es como el gran misterios que nos conecta a una trascendencia difícil de ver en otros aspectos de la vida. Cuando nos perdemos en el día a día y en nuestras historias, lo que tenemos que hacer o dejar de hacer, pequeños objetivos, trabajo y demás; uno acaba haciendo la película de su vida muy pequeña. Cuando pones en el tablón de juego a la muerte como un elemento que va a estar ahí y es imposible de esquivar de pronto todo coge una densidad y una profundidad que a mí es lo que me interesa de la vida. Me gusta la profundidad, hacerme preguntas que me muevan. Sobre todo para después poder volver a esa rutina y ese día a día más vivo ¿eh? Mi relación con la muerte no tiene que ver con algo depresivo sino al contrario, muy vitalista.

Acabas de terminar el rodaje de ‘Sky Rojo’ ¿qué puedes contarnos de esta serie con tanto potencial?

Le va a explotar la cabeza a la gente de todo el mundo. ‘Sky Rojo’ es un cañón, es un producto que creo que va a sorprender mucho a la gente. Hemos tomado muchísimos riesgos y creo que hemos dado con la tecla en muchos sitios para ser un producto muy adecuado para el momento que estamos viviendo. Un producto muy vital, muy cañero, que lo tiene todo. Es una serie que te emociona, tiene adrenalina, tiene épica, con escenas muy icónicas y potentes. Estoy deseando que se estrene. Muy contento.

‘Sky Rojo’ es un cañón, es un producto que creo que va a sorprender mucho a la gente

¿Y algún otro proyecto en mente?

De momento no. He estado super inmerso en esta serie durante un año osea que… poco más me ha dado tiempo a hacer. Además fue empalmar la serie con la peli así que mi vida ha sido ‘No Matarás’ y ‘Sky Rojo’ pero muy contento de que haya sido así.


Paloma Arwen