Todos de pequeños hemos visto películas Disney, y gracias a que ahora tenemos la plataforma Disney +, podemos volver a la infancia siempre que queramos. Hay producciones de la compañía que dejan su huella, o trauma, en nosotros más que otras, al igual ocurre con ciertos momentos. Las que vimos de pequeños se crearon en años donde las sensibilidades hacia ciertos temas eran distintas, o se trataban ciertas temáticas de otra forma. Es por ello que, hoy en día, no verás a ningún villano siendo empalado (como Úrsula en La Sirenita) o niños abandonados a su suerte, secuestrados y explotados hasta convertirse en burros (lo cual ocurre en Pinocho).

Algunos de estos momentos más escabrosos y, digámoslo, traumáticos, se han quedado con nosotros para siempre. Las películas más actuales de Disney no tienen esos momentos, pero algunas en los últimos años si cuentan con momentos demasiado tristes como para también olvidarnos de ellos.

#La muerte de Mufasa

La experiencia más traumática de todo Disney. En 1992 se estrenó una de las películas más aclamadas, hasta día de hoy, de la compañía. Pero eso no quita que tenga su momento «trauma», y es que la muerte de Mufasa marcó a toda una generación. Jeremy Irons, voz original de Scar, dotó a este personaje de cierta siniestralidad, además de que los creadores equipararon su figura en ciertos momentos a la de Hitler. Es por ello que, ver al padre de Simba morir de forma tan malvada, arrojado por su hermano, no es una experiencia bonita. Además, hay que sumar a esto el momento en el que Simba corre hacia el cadáver de su padre y le pide que, por favor, se levante, que tienen que irse a casa. Y, como no, el villano Scar culpa al pequeño Simba de la muerte de su padre y lo condena al exilio. Demasiado que diregir para una película de leones, ¿no?

#El prólogo de UP

No todos los momentos trauma son de películas clásicas. La película de Pixar «UP» es una de las más exitosas creaciones de la productora, debido a su original historia y conmovedores personajes. Pero el principio… Pixar sabía lo que hacía. En el prólogo podemos ver un resumen de la vida de Carl, el protagonista, con Ellie, su esposa. Los momentos felices construyendo su hogar, disfrutando de un picnic, ahorrando para ir a su destino soñado… pero no todo en la vida son momentos así, incluso en la animación. También se muestra la dificultad de la pareja para concebir un niño, el cual nunca llega, y la enfermedad de Ellie. Vemos como ella va empeorando en salud y cómo Carl está ahí para cuidarla, pero no hubo final feliz. Ellie muere y vemos a un Carl desolado, triste por la pérdida de su alma gemela. Y así nos sentimos todos después de este prólogo, tristes y desolados.

#Dumbo, los alucinógenos y los elefantes de colores

«Dumbo» dura apenas una hora, exactamente 64 minutos, pero nos regaló uno de los momentos más extraños y traumáticos de todo Disney. Tenemos un elefante bebé al que le acosan por sus orejas grandes, intentan burlarse de él y convertirlo en el chiste del circo. Hasta aquí , todo bien. Pero Disney pensó que eso no era suficiente y decidió que el pobre Dumbo iba a ser drogado y vería alucinaciones. En ese momento, tenemos una canción de casi cinco minutos con elefantes de colores y ojos negros un tanto surrealistas, música muy pero que muy siniestra y varios patrones extraños. Otro momento para la colección de Disney y el trauma.

#La barracuda de Nemo

Quizás no está entre el top 10 de momentos más traumáticos que la gente recuerda, pero desde luego fue una escena muy triste y desesperante. Cuando la madre de Nemo deposita 400 huevos en una pequeña cueva, podemos ver que una barracuda ronda la zona. Marlin le pide a su esposa que se quede quieta, que no haga nada, pero ella corre (o nada) para proteger las huevos. La barracuda inmediatamente reacciona y acelera su nado para comerse los huevos. Marlin intenta pararla, sin éxito. Y es que la barracuda no solo termino con los 399 hermanos de Nemo, sino también con la vida de su madre. Esto sirve de antesala para explicar la sobreprotección de Marlin con Nemo, pero, ¿hacía falta tanta masacre?

#Frollo y su «fuego infernal»

Esta es una de esas escenas, y canciones, que no volverán a verse en una película Disney. «Fuego infernal» es el numero musical de Frollo, el villano de «El Jorobado de Notre Dame». Y la letra y las imágenes son muy explícitas. Es una oda al deseo sexual que siente por Esmeralda, y como es un hombre de Dios, debe frenar esas ganas porque ella nunca será suya. Y no es algo que Disney deje a la interpretación, la letra es bastante clara: «Pues dime, María / por qué al verla ahí bailar / Por sus ojos pierdo yo el control / La siento, la veo / Mi alma toda empieza a arder (…) Pecado, cruel, mortal / Ardiente deseo (…) Destruye a Esmeralda / En el infierno debe arder / Si no va a ser jamás mi posesión (…) Gitana, es tu elección / Ser mía ahora / O tu condenación.» Directamente, Frollo le canta a Esmeralda que o se acuesta con él (más bien violación porque claramente no hay consentimiento) o que arderá en el infierno (es decir, la matará).

Y no es solo la letra, visualmente también es muy tenebrosa. Vemos a unos monjes de capucha negra sin rostro con aspecto satánico y a Frollo perseguir la figura de Esmeralda de forma sexualmente evidente. Solo esta escena crea trauma tanto a mayores como a pequeños a distintos niveles, algo muy adecuado para el público infantil.


Paula Jiménez

Periodista en proceso de creación. Apasionada de Marvel, Disney y todo el periodismo internacional, combinación curiosa, ¿no? En un futuro, espero poder vivir en todos los lugares posibles dedicándome a esta profesión tan apasionante. Como dijo Walt Disney una vez “the era we are living in today is a dream coming true.”