La nueva campaña de Louis Vuitton Men pretender apropiarse de una nueva joie de vivre. ¿Cómo? Con Heaven on Earth – y un cielo lleno de nubes.

la inspiración central para la nueva campaña de hombre de Louis Vuitton. ¿Las imágenes? Muy bien conseguidas bajo el flash de Tim Walker, quien amplía el enfoque surrealista de la colección a través de un lenguaje metafórico (y lleno de nubes).

Aplicando el concepto de Boyhood, o de lo que es lo mismo, ver el mundo a través de los ojos de un niño, Virgil Abloh, director creativo de Louis Vuitton Men, utiliza estas figuras como símbolo de libertad, unidad y paz.

Sin restricciones ni posesiones, solo cuerpos oníricos flotando en mitad de un cielo que es observado sin fronteras ni creencias.

Pero eso no es todo, porque la colección Heaven on Earth estudia la antropología del traje y la renovación de los códigos de vestimenta tradicionales. Virgil Abloh hace hincapié en investigar la relación entre el adolescente y el hombre joven que usa camisa y traje. Todo ello en un ejercicio figurativo entre la libertad y la constricción de la sastrería tradicional.

Es el mundo de los negocios entremezclado con las ansias éxito. Así, la silueta cónica abandona su zona de confort corporativa y se trasforma, reinventando los patrones clásicos. ¿La razón? Apropiarse de una nueva joie de vivre.


Lauren Izquierdo

Ah, creo que es ahora cuando tengo que decir que dirijo este sitio. Así que sí, soy la Directora de Status of Empire. ¿Quieres saber mis dos mayores secretos? Soy un cuadro y siempre escribo sobre lo que me da la gana. Llevo en el mundo de la moda desde que tengo 15 años y eso me ha dejado un poco cucú. Pero ahí vamos, sobreviviendo (aunque cada vez tengo más ganas de irme a vivir al campo). Además, también soy experta en belleza. Una, que se adapta a los nuevos tiempos. ¿Otro secreto? Venga, escribo sobre amor porque capitalizar sentimientos es un mood y es el mío, tengo un podcast que se llama Estas Crías y he publicado dos libros que son como mis hijos, Espinas de terciopelo y Silencio. Ale, y ahora a leer todas mis cosas, que tienes para rato.