Dentro de las definiciones de “estilo” según la RAE, encontramos: manera, modo, carácter propio y gusto. Dentro de las conversaciones más usuales de nuestro círculo: “Quiero hacer un cambio de armario” y “Quiero encontrar mi estilo”.

Es curioso que, en el intervalo de los 20 a los 25, nos replanteamos la esencia de nuestro “yo” a la hora de vestir. Tenemos el deseo transformado en necesidad de hacer un cambio. ¿Por qué estamos en la edad de querer cambiar el estilo? Las nuevas experiencias, inquietudes y estilo de vida. Nos llega el momento de sentir que queremos una identificación. Unir un nuevo modo de vestir con la vida laboral es el empujón más famoso.  Y me adentro en el mágico mundo de las columnas con un tema tan amplio que disfruto cada día: moda y estilo.

#Lady Izquierdo y los vaqueros. El estilo también es la toma de decisiones

No hace mucho que mi mente hizo un ligero click. Charlaba con Lauren Izquierdo, una auténtica Boss Girl, en tono amigable sobre ideas de outfits. De repente en un audio confesó que ya no usaba vaqueros. Yo abrí los ojos. Pero, ¿entonces?

Rápidamente me dijo la cantidad de litros de agua que se gastaban para crear unos simples jeans. No he vuelto a comprar unos. Con esto, reflexioné y llegué a la conclusión de que… No es la moda, ni las tendencias lo que te hace ganar estilo, sino tú mismo reivindicando tus valores con tu manera de vestir. ¿Tiene una persona menos estilo que Chiara Ferragni por no usar vaqueros? No, claro que no. El estilo nace cuando poco a poco conformamos nuestra personalidad y nos sentimos en plena armonía con lo que llevamos puesto. Como ver algo y decir “es muy yo” como acto reflejo. Reivindicar quiénes somos, marca personal, pasar a ser una cartelera andante que nos delata. 

El estilo nace cuando poco a poco conformamos nuestra personalidad y nos sentimos en plena armonía con lo que llevamos puesto

Hablemos del caballo de Troya que hay entre estilo y éxito. De acuerdo. Entonces, ¿dónde está el estilo? ¿En el armario o en la actitud? Me hace gracia la revuelta “classy” de lo que se entiende por “style”, sobre todo en las redes sociales. Bueno, en TikTok. Un cuerpo esbelto, una cara fina y marcada con la melena recogida en un moño bajo. Gafas de sol negras y contundentes. Vestido corto satinado bajo una americana oversize. Posar sentada en un Ferrari blanco y de accesorio un doberman al lado. Esto, además de “hacer la posturación” como mi buen amigo dijo en la playa de Estepona al hacer una story, es completamente falso. Es una idea de poder. Una idea de “Success Woman” (mujer exitosa) que no necesita de estos factores para mostrar su liderazgo. 

Es una idea de poder. Una idea de “Success Woman” (mujer exitosa) que no necesita de estos factores para mostrar su liderazgo

¿Es Karol G, por ejemplo, menos profesional por llevar chandal? Escuchemos un: “No, claro, es que su chandal cuesta 500 euros” de alabanza. ¿Y qué? No hay que ceñirse al precio de la prenda ni a la marca para definir éxito y estilo. Este es el error que cometemos. Asociar que el dinero da el estilo es igual que pensar que una tarifa de gimnasio nos va a poner en forma solo con pagar al mes. ¿Da facilidad para llevar lo que quieras? Sí, por supuesto. Y disfrutar de la haute couture, pero ni el estilo ni la actitud no lo venden… No, tampoco por Amazon.  

Es como Bad Bunny. Nunca creía que escribiría sobre él o que lo usara como referente en mi primera columna de moda. Sin embargo, soy fanática de su actitud llevando falda en “Yo visto así”, por ejemplo. ¿Por qué sabemos que él tiene un estilo más marcado que otra gente? Porque se nota que disfruta la moda, juega con lo que lleva, lo vemos en armonía y sacando su verdadera esencia. Lo pasa genial con el pelo de colores, sudaderas, gafas de sol y faldas. Por eso, cuando vemos a alguien sin tapujos al mostrar su gusto por la moda se nos escapa el mítico “¡Qué rollo!” “¡Qué estilazo gasta!”. Este era el spoiler. 

Asociar que el dinero da el estilo es igual que pensar que una tarifa de gimnasio nos va a poner en forma solo con pagar al mes

#¿Qué necesitas para tener tu propio estilo?

Vivir la moda (si te gusta), sentirte identificado con lo que llevas y paciencia. La vida cambia y nuestro Instagram también. Un tip sería estar constantemente en la búsqueda de inspiración hasta que poco a poco logres algo tuyo, alguna característica a destacar creada por ti. 

Yo quiero entender el estilo como lo que realmente es: un conjunto de características por las cuales reconocemos algo/alguien. Al igual que reconocemos una corriente, por el “estilo literario” o “estilo artístico” de una determinada época y autor. Qué curioso hacer referencia al mundo del arte sin querer, una vez más la moda y el arte van de la mano. 

Encontrar el estilo personal a veces es una odisea entretenida sin barcos de por medio que dura toda la vida. Uno va adquiriendo inspiración hasta que logra su sello. Y creo que todos somos el meme de “Mis dos personalidades eligiendo qué ropa ponerse”. El estilo, lo asimilo como la idea de proyección que quieres transmitir al mundo mediante la suma de ropa y actitud. A veces puede ser frustrante sentir que lo que tenemos en el armario no somos nosotros mismos y necesitamos ir de compras urgentemente.

Va a ser un proceso lento, pero os aseguro que el momento de plena conexión y satisfacción de “Ahora sí he encontrado mi estilo” merece la pena. Porque te sentirás más tú que nunca.


Carla Pérez Martínez