De martes a domingo hasta el 17 de abril se representa ‘El Golem’ en el Teatro María Guerrero. Una obra de teatro escrita por Juan Mayorga, bajo la dirección de Alfredo Sanzol y protagonizada por Vicky Luengo, Elena González y Elías González. ‘El Golem’ se presenta como una historia compleja que podría tener diferentes lecturas e interpretaciones.

El sistema de sanidad pública ha colapsado. Ismael sufre una enfermedad rara y como muchos otros pacientes en el país, está a punto de verse obligado a tener que abandonar el hospital en el que lleva un tiempo ingresado. En ese momento su mujer Felicia recibe una propuesta complicada e inesperada por parte de Salinas, una enigmática empleada del hospital. Ismael podrá conservar su habitación en centro para así seguir recibiendo el tratamiento si a cambio ella memoriza un texto.

Retener en tu cabeza unas cuantas palabras no parece una tarea muy complicada… Pero a medida que Felicia va leyendo bien el texto y memorizando todo lo que lee de alguien que no sabe quién, algo dentro de ella comenzará a transformarse poco a poco. Día a día sus sueños, su memoria, su imaginación y también su cuerpo y su voluntad irán cambiando de forma extraña e imprevisible.

Vicky Luengo en ‘El Golem’

Lo mejor de ‘El Golem’ es que esté  protagonizada por Vicky Luengo, la esencia de toda la obra de teatro gracias a una interpretación cautivadora. Aunque hay momentos difíciles de seguir, la actriz consigue captar por completo la atención del público. La interpretación de Vicky Luengo va in crescendo a medida que se va alcanzando el clímax requerido hasta que rompe por completo ofreciendo una actuación brutal.

Sabe muy bien cómo reflejar todo tipo de emociones solamente con sus gestos y su mirada. En ‘El Golem’ los movimientos y la gesticulación es casi tan importante como el propio texto y Vicky Luengo transmite en cada momento lo que la escena requiere. Además, logra un buen tándem interpretativo con Elías González y Elena González.

Sin embargo, la interpretación de la actriz no logra ser suficiente para entender todo el sentido de la obra. ‘El Golem’ pretende mostrar la importancia que tienen en cada uno las palabras y cómo somos una construcción basada en todo eso y en lo que vivimos. Podríamos encajar ‘El Golem’ como una representación que combina un ideal fantasioso con la realidad que vivimos actualmente.

Una obra que tiene muchas subidas y bajadas durante las 2 horas que dura, una montaña rusa que lleva al espectador por diferentes momentos. Hay escenas que se hacen más densas que otras, hasta que Vicky Luengo rompe la tensión con algún monólogo brutal que te deja casi con la boca abierta.

Vicky Luengo y Elena GOnzález en ‘El Golem’

‘El Golem’ quiere poner de manifiesto cómo uno es lo que lee, lo que dice –y le dicen- y todo lo que aprendemos de los demás y de nosotros mismos a lo largo de nuestra vida. El problema es que lo hace desde una visión que en ocasiones resulta complicada y no siempre es fácil seguir el hilo de todo lo que pasa. Aunque la esencia de la obra y la metáfora principal consiguen entenderse en un texto bueno e intenso de Juan Mayorga.

Por su parte, la dirección de Alfredo Sanzol es impecable poniendo en escena todas las ideas del autor. Aunque quizás hubiera esperado algo todavía más sorprendente y remarcable por parte de estos dos grandes talentos. Una historia que podría tener diferentes puntos de vistas y formas de entenderlo por las múltiples capas que lo conforman.

Otro de las cosas que más destacan y llaman la atención de ‘El Golem’ es sin duda la puesta en escena ideada por Alejandro Andújar junto a la iluminación de Pedro Yagüe. Quienes se encargan de los movimientos escenográficos perfectamente coordinados son Andrés Bernal, Cecilia Galán, Leonora Lax y Kevin de la Rosa.

Durante la obra se producen diversos cambios de escena que cuadran muy bien y consiguen crear una ambientación muy necesaria y que ayuda a meterte en la obra y entender el sentido. Lo mismo ocurre gracias a la música creada por Fernando Velázquez para unir todas las escenas y todos los movimientos que vamos viendo.


Paloma Arwen