andré-leon-valley

André Leon Talley, supo desde niño que su vida iba a estar ligada a la industria de la moda. El que un día fue mano derecha de Anna Wintour y director creativo de Vogue USA, ha plasmado sus memorias en The chiffon trenches,  convirtiéndose en todo un best-seller. En él rememora toda su carrera, y no tiene muy buenas palabras para la que un día fue su amiga y jefa.

André Leon Talley nació el 16 de octubre de 1949 en Carolina del Sur, toda su infancia la pasó en el condado de Durham, donde la mayoría de la población era blanca, en medio del efervescente racismo de la época. Ya desde niño admiraba la moda, se quedaba embobado viendo los estilismos de las mujeres en la iglesia los domingos, e incluso apreciaba una buena lectura con su revista de cabecera Vogue.

#Trayectoria

Tras cursar arte en la Universidad Central de Carolina del Norte, obtuvo un postgrado en francés en la Universidad de Brown. Sus primeros pasos en la moda, los dio en la década de los 60 en Nueva York, donde comenzó a trabajar como periodista en una pequeña revista femenina local, en ella fue descubierto por su madrina Diana Vreeland, redactora jefe de Vogue por aquel entonces.

Con la llegada de Vreeland a su vida, dejo la revista local y paso a ser su asistente personal. En 1989 obtuvo el cargo de editor creativo, este puesto lo utilizo para denunciar el racismo en la industria, y  promocionar a jóvenes diseñadores racializados. Además, llegó a prohibir la publicación de diseñadores que negaban la contratación a modelos negras.

En 1995 su camino en Vogue comenzó a tambalearse, unos años después decidió convertirse en periodista independiente y editor de otras revistas internacionales de moda como W Francia, The New York Times, entre otras. Aunque su relación con la cabecera más reconocida del mundo se debilitó, decidió regresar con una columna llamada «Life with André».

Talley no se ha labrado su prestigió únicamente como editor de moda, sino que todos sus libros han acabado cosechando una gran repercusión social. Entre sus publicaciones se encuentran best-sellers autobiográficos como «A.L.T.: A Memoir» ​y «A.L.T. 365».

#La venganza se sirve en plato frío por André Leon Valley

A finales de los 90 Anna Wintour llegó a la cúpula de Vogue USA, poco a poco se ha convertido  en la mujer más poderosa del periodismo de moda, aunque ha dejado más de un enemigo por el camino. André Leon Valley inmediatamente paso a ser la mano derecha de Wintour,  juntos recorrían las grandes pasarelas del mundo, e incluso organizaron en varias ocasiones la gala MET, pero no era todo oro lo que relucía.

La relación entre Wintour y Valley parecía irrompible, el tándem perfecto de la crítica de moda, pero de un momento a otro sus caminos se separaron, Valley decidió dejar definitivamente Vogue, para comenzar su carrera en solitario. Poco después de este sonado abandono, comenzaron aflorar críticas y testimonios sobre las malas formas de Wintour con el personal negro de Vogue.

En 2018 André Leon Valley explicaba en su documental autoproducido, The Gospel According to André, como fue su llegada a Vogue y lo agradecido que estaba a Diana Vreeland. En cambio, el ex director creativo dejo de lado a Wintour, generando dudas sobre su supuesta  idílica relación.

Dos años después Valley publicó sus memorias, The Chiffon Threnches ( Las trincheras de chifón), sus declaraciones agitaron el mundo de la moda. André confirmaba los rumores sobre su mala relación con Anna Wintour, además entre sus páginas la califica como un personaje inhumano y emocionalmente destructor. Según Valley, Anna Wintour no tiene pasión por la moda, sino pasión por el poder, necesita sentirse poderosa e influyente.

El libro se ha colocado entre los primeros puesto de las listas de best-seller publicadas por medios como The New York Time o Sunday Times. Tras la publicación del libro, André Leon Valley sigue hablando en entrevistas abiertamente de la crueldad de su ex jefa, en cambio Wintour se mantiene en silencio.


Olga Juárez

Periodista y documentalista, dispuesta a aceptar nuevos retos y a adaptarme a cualquier cambio que me haga salir de mi zona de confort.