‘El mal de la montaña’ llega a la sala Margarita Xirgu en el Teatro Español con un texto escrito por Santiago Loza. De la dirección se han encargado Francesco Carril y Fernando Delgado-Hierro con Raquel Alarcón como ayudante de dirección. En el reparto de ‘El mal de la montaña’ encontramos a Ángela Boix, Luis Sorolla y a los propios Francesco Carril y Fernando Delgado-Hierro.

‘El mal de la montaña’ se nos presenta el relato cruzado de cuatro personajes en apariencia diferentes, aunque todos se buscan anhelando consuelo. Veremos a un Manu angustiado contándole a su amigo Tino cómo fue la ruptura con su novia Pamela. Parecía que todo iba como tenía que ir hasta la interrupción de un mendigo orinando en la acera de en frente. Y eso es lo que más rabia le da, que no encaja como debería en su relato.

Los cuatro protagonistas de ‘El mal de la montaña’ buscan desesperadamente tener el control de la realidad a través de sus propios relatos. Todos van narrando su romance, en forma de monólogos o diálogos. Primero irán hablando ellos mientras Pamela escucha atentamente hasta que es ella la que toma la palabra.

Fotógrafo: Manuel Fiestas

Las narraciones de los demás personajes de ‘El mal dela montaña’ nacen desde esta misma esencia, como la obsesión de Pamela con que su ex novio no soportara su nombre, la narración de Tino de una relación fallida o la agresividad de Ramo con aquellos a los que considera una amenaza: los otros, los pobres. Los cuatros se muestran superfluos, comunicándose a veces desde una descarnada sinceridad absoluta. Profundizando en la separación, el dolor del desamor y lo complicadas que llegan a ser las relaciones sociales.

Con una honestidad que llevan por bandera todos los que no temen herir a otras personas, esos que no se preocupan de lo que puedan causar o no en el resto. Y es precisamente de ese intercambio en ‘El mal de la montaña’ de donde surge un retrato crudo de nuestros días y de nosotros mismos. Sobre todo de esa parte oscura de nuestra vida cotidiana que tratamos de ocultar a toda costa.

Nada más entrar al teatro la atmósfera del espacio escénico te envuelve por completo. Plantas alrededor de una especie de salón con amplias ventanas abiertas. Dos sofás comienzan a inflarse anunciando el inicio de una gran obra. Paola de Diego se encarga de este diseño de espacio escénico sin el cual ‘El mal de la montaña’ no podría entenderse de la misma manera.

Fotógrafo: Manuel Fiestas

Los cuatro actores saben jugar muy bien con él, aprovechándolo al máximo y utilizando en favor del buen desarrollo de la obra. Santiago Loza firma un texto rebuscado que sabe lo que quiere contar, con un humor muy particular y personal y lleno de matices y frases en las que pararse a pensar. ‘El mal de la montaña’ es mucho más de lo que parece a simple vista y es una obra que sabe explotar muy bien todo su potencial.

Por su parte, la dirección de Francesco Carril y Fernando Delgado-Hierro es impecable y saben cuidar a la perfección cada detalle en escena. Además, por si fuera poco también forman parte del reparto que está espléndido en todo momento. Ellos junto a Ángela Boix y Francesco Carril, son unos actores jóvenes con mucho talento y mucho que aportar a la escena teatral madrileña. ‘El mal de la montaña’ es una obra que funciona muy bien en la Sala Margarita Xirgu en el Teatro Español.

Una representación que sabe muy bien cómo conectar con todo tipo de espectadores, aunque esté más dirigida a un público joven. Las escenas de ‘El mal de la montaña’ te atrapan y te hacen pensar y reflexionar mientras te mantienen entretenido y atento a todo.


Paloma Arwen