Algo tiene octubre que atrae al misticismo, el terror y a los espíritus en varias culturas y tradiciones por todo el mundo y a lo largo de los siglos. Halloween, Día de los Muertos o Todos los Santos, diferentes celebraciones, mismas fechas. Pero ¿qué tienen en común?

Octubre es un mes otoñal por excelencia. Una época del año en la que los días son más cortos. Se acerca el invierno (como bien dice la Casa Stark) y en el aire se respira una especie de melancolía y misterio que nos hacen querer quedarnos en casa nada más salir del trabajo. Eso, o el toque de queda este año 2020. Pero además del frío y el ambiente lúgubre, octubre también es el mes de los muertos. 

Son varias las culturas, zonas y tradiciones que coinciden en esta época del año para recordar a los que ya no están. O para rememorar alguna que otra leyenda, cuento o historia de las que se quedan rondando por la mente y pesadillas de los más pequeños (o no tan pequeños). 

La fiesta del 31 de octubre más popular es la de Halloween. Vista por unos como otro americanismo más (como el McDonald o Hollywood) y por otros, motivo (o excusa) de fiesta para todo niño o joven al que le gusta disfrazarse. Pero ¿sabemos realmente de donde nace esta tradición? Con motivo de estas fechas, en Status of Empire hemos estado investigando, y os sorprendería saber de donde viene esta fiesta tan “estadounidense”.


#Halloween, de los celtas al capitalismo

halloween

Las primeras fuentes en relación con esta celebración se remontan a los antiguos pueblos celtas, quienes por estas fechas solían realizar una gran ceremonia, conocida como Samhain (el final del verano en irlandés antiguo) con motivo del “fin de la cosecha”. El año céltico concluía el 31 de octubre, una fecha poderosa, de ofrendas y purificación. 

Creían que en el Samhain los espíritus de los muertos, buenos y malos, regresaban al mundo de los vivos. El uso de máscaras era para ahuyentar a los malos y las velas se encendían para que las almas buenas pudieran encontrar el camino de vuelta al mundo de los espíritus.

halloween

Con el auge del catolicismo, esta fiesta pagana se cristianizó y comenzó a llamarse “La Víspera de Todos los Santos” que en inglés es “All Hallow’s Eve”. Y con el paso del tiempo… bueno se simplificó en “Halloween”.

Esta tradición tan anglosajona (los celtas habitaban en diversas regiones de Irlanda, Inglaterra, Escocia y Francia) llegó al continente americano gracias a la inmigración europea, sobre todo de los irlandeses católicos en 1846. No fue hasta los años 20 cuando la fiesta se masificó cuando en 1921 se celebró el primer desfile de Halloween en Minnesota. Durante las siguientes décadas la fiesta fue poco a poco adquiriendo más popularidad, gracias en parte al cine, la televisión y el género del terror. 


#Todos Los Santos, la fiesta católica de origen pagano

halloween

Es de sobra conocido que las fechas clave del cristianismo están muy influenciadas por las fiestas romanas de origen pagano. Y la celebración de Todos los Santos en octubre no es la excepción. Lo único que el día 1 de noviembre se eligió no por una, sino por dos tradiciones paganas (antes la fecha se celebraba el 13 de mayo). Así coincidía con la celebración del fin de la cosecha, el Samhain de los celtas y la fiesta en honor a la diosa Pomona de los romanos.

En la actualidad la popularidad de la Noche de Halloween anglosajona ha ido quitando protagonismo a la tradición de Europa occidental y católica propiamente dicha. Aún así en muchas familias españolas sigue siendo tradición el recordar a los difuntos por estas fechas y la visita al cementerio el 1 de noviembre. Por no hablar de los famosos postres de esta fiesta. 

halloween

Era tradición en los reinos católicos de León, Aragón y Castilla el preparar para la fiesta de Todos los Santos ciertos dulces y panes imitando las reliquias de los santos. Así nos han llegado los dulces con forma de huesos y otros pastelitos a base de almendras, los famosos panellets, que imitan distintas partes del cuerpo. ¡Deliciosos!


#Día de los Muertos, tradición viva mexicana

halloween

Pero si hay una cultura que brilla en tradición y pasión durante estas fechas de finales de octubre esa es la mexicana. El Día de los Muertos, es la gran fiesta de los mexicas, el pueblo indígena dominante en la época prehispánica en la zona. Una celebración y leyenda clave sobre el viaje por las nueve regiones del Mictlán, el inframundo, para encontrar la calma y el verdadero descanso.

Con la llegada de los españoles y la tradición cristiano-europea el Día de los Muertos actual es una mezcla entre tradición y religión, pero la leyenda mexica sigue estando muy presente. El día de los Muertos en México es un canto a la vida, una explosión de color y de alegría, además de ser una de las formas más bonitas de recordar a los seres queridos fallecidos.

Puede que las fiestas actuales de Halloween, Todos Santos y Día de los Muertos se mezclen en tradición unas con otras y al mismo tiempo sean muy dispares. Pero una cosa está clara, el fin de octubre es un momento de cambio, de recuerdo y de reflexión. Y aunque este año 2020 la celebración del 31 de octubre y 1 de noviembre sea diferente, es el momento indicado para recordar a los que ya no están, ¡aunque sea desde casa!


Ana Rodríguez Salinas

Amante del cine, la danza, el teatro y los buenos libros. Me encanta escribir sobre la Cultura, pero, sobre todo, aprender cada día un poquito más de ella