Actriz, escritora, guionista, directora…así es la polifacética Elisabeth Larena. Es la hermana de Mario Casas, “ficticiamente hablando”. La hemos visto actuar en numerosas series españolas como “La Pecera de Eva”, “Cuéntame cómo pasó” o “Vivir sin permiso”. Recientemente se ha estrenado “No matarás”, película en la que da vida al personaje de Laura. Elisabeth Larena se define a sí misma como una persona bastante empática y apasionada por su trabajo.

¿Cuándo te diste cuenta de que querías ser actriz?

La primera vez que fui al teatro o al cine, al día siguiente en casa me puse a hacer lo mismo que había visto. Desde pequeña supe que esto era lo que quería hacer. Mis padres no me dejaron hasta que cumplí los 18 y me dijeron que si sacaba un 7,8 (me acuerdo vamos mogollón) en la selectividad me dejarían estudiar lo que yo quisiese.

¿Cómo recuerdas tus comienzos?

La verdad es que los recuerdo muy buenos. Antes de terminar la carrera de arte dramático una profesora, María Pérez, una de las directoras de la serie “2 de Mayo” me propuso para un papel que al final me dieron. Por lo tanto, antes de terminar de estudiar ya tenía un personaje en una serie que tenía actores increíbles como Celia Freijeiro o María Garralón.

Desde pequeña supe que esto era lo que quería hacer

Tras más de una década dedicándote al mundo de la interpretación, ¿cuál ha sido el papel que más te ha marcado?

De todos los papeles que he hecho hasta ahora yo creo que ha sido Luchi de “Cuéntame” porque interpretarla me suponía un gran reto. Estaba escrita para que fuera un poco mala y yo le intenté dar una vuelta. Hablé con los directores para que fuese más irónica, sarcástica y graciosa; para justificar un poco el hecho de que alguien malo no es malo porque sí. Y eso me supuso que al principio el personaje me cayera un poco mal. En cambio, luego ha sido el personaje que más me ha gustado hacer, tanto que mi gata se llama Luchi. Cuando se acabó la serie para mí, después de tres temporadas, dije voy a reencarnar al personaje. Y cuando vi una gatita en adopción dije ya está, Luchi.

¿Cómo fue trabajar en una de las series más famosas de la televisión española como es “Cuéntame cómo pasó”?

Yo pensaba que iba a ser un poco más complicado en el sentido de que llevan tantos años y son ya una familia. Pero me recibieron con los brazos abiertos. Es un equipo que te acoge muy bien y eso me gustó mucho. Ahí conocí a Irene Visedo (Inés Alcántara en la ficción) quien ahora mismo es una de mis mejores amigas. “Cuéntame” me ha dado mucho.

¿Cuál crees que ha sido la escena más difícil que has tenido que interpretar hasta el momento?

Fue en Estados Unidos. Tenía una escena de acción y aunque me pusieron una doble había una parte de la escena que la tenía que hacer yo. Y estar conectada emocionalmente mientras me acordaba de cómo hacer toda esa coreografía de acción fue algo rarísimo porque nunca había hecho nada igual. Me acuerdo que el día de antes estaba muy nerviosa.

Hablemos un poco de tu última película, “No matarás”, ¿cómo definirías el personaje de Laura?

La verdad que es guay cuando tienes un personaje que desde el principio admiras. A mí ella gusta mucho y tiene cualidades que me gustaría tener en mí. Laura es una persona que tiene ambición pero vista desde un sitio bastante positivo. Tiene muy claro lo que quiere, trabaja y se esfuerza. Y eso me gusta mucho de ella. Y luego el amor hacia la familia…con el personaje de Dani (Mario Casas) me encanta la relación que tienen ellos dos como hermanos. Y la veo que es una chica que tiene los pies en la tierra. Me encanta esa mezcla de fuerza con dulzura.

Ha sido el personaje que más me ha gustado hacer, tanto que mi gata se llama Luchi

En la película Laura es la hermana de Dani, ¿cómo ha sido trabajar con Mario Casas?

La verdad es que Mario me lo ha puesto muy fácil. Mario trabaja mogollón, es un currante y aparte es encantador con todo el equipo. Me parece que tiene mucha clase como persona y como actor. No querían que Mario y yo nos conociésemos de la manera convencional porque querían crear una relación de hermanos desde el minuto uno. Además, durante toda la película no nos dejaron ni llamarnos ni Elisabeth ni Mario, teníamos que llamarnos por los nombres de los personajes. Aunque no estuviésemos rodando. 

Nos conocimos en un escape room. Nos llevó ahí el director. Yo soy supernerviosa para este tipo de cosas. Yo no puedo ver ni pelis de terror porque lo pasó fatal. En vez de entrar con Mario me dejaron ahí cinco minutos sola en una sala. Y cuando entró yo ya le di un abrazo directamente. El protocolo se fue y vino directamente la confianza.

¿Qué nos puedes contar acerca del capítulo piloto que has grabado recientemente en Texas?

Estoy muy contenta porque es mi primer personaje protagonista en inglés. Es para Amazon que es una buena cadena. Y luego aparte, la historia me encanta. Se desarrolla en Marfa que es como una ciudad del arte en Estados Unidos. Es muy irónica y  sarcástica. Estoy contenta de que se vaya a rodar más. Mi personaje es Catalina, una chica de Madrid que va haciendo una ruta por Estados Unidos y se va metiendo en líos en cada sitio que va. Va haciendo autostopcon su novio italiano. El primer capítulo es genial porque nos encontramos con este cowboy en medio de Texas y nos lleva a Marfa y ahí nosotros mismos nos convertimos en una obra de arte. La historia es muy divertida. 

No es la primera vez que trabajas en inglés, ¿te resulta más complejo actuar en un idioma que no es el español?

No. De hecho, actuar me parece más fácil en otro idioma porque te quitas los prejuicios. Nadie me ha puesto límites con el idioma. Soy mucho más libre en inglés. En ese sentido es más fácil. Pero por otra parte, hay una limitación ya que no es mi primer idioma. Entonces requiere más esfuerzo por mi parte en cosas básicas como por ejemplo la memorización de frases. 

¿Qué has aprendido de rodar y vivir temporalmente en un país que no es España?

Valoras las cosas y esto es un cliché, pero es verdad. Ya no te digo España, sino Europa. Cuando estás tan lejos, todo es nuevo. Yo lo echaba mucho de menos allí. También he aprendido que somos más fuertes de lo que pensamos. Y que cuando algo nos da miedo, generalmente, al menos por mi parte, el miedo se va cuando lo haces. Igual te da mucho miedo una cosa y de repente la haces y ese miedo se va. Ya no existe. Es como si no hubiera pasado nada. Todo está en nuestra cabeza.

No querían que Mario y yo nos conociésemos de la manera convencional porque querían crear una relación de hermanos desde el minuto uno

¿Recuerdas alguna anécdota que te haya ocurrido durante todos estos años de rodajes?

Esto ocurrió en una serie que rodé en Estados Unidos. Había un momento en el que estaban buscando a una mujer que se pareciera a mí y les falló la actriz. En ese momento estaba mi madre de visita en Los Ángeles. Era una frase solo así que yo le dije al director que lo hiciese mi madre aunque ella no es actriz. Recuerdo que mi madre aceptó y la pobre lo pasó fatal porque ella no habla nada de inglés. Repetimos la frase durante días. Cuando llegó el momento yo me acuerdo tras decir la frase mi madre suspiró del alivio. Entonces vino el director y dijo “Muy bien” en español. Mi madre me miró y yo le di un abrazo. Fue muy bonito porque me dijo algo como: “Hija que difícil es tu trabajo”. Y me hizo gracia porque hemos compartido una escena juntas. 

¿Cómo hace Elisabeth Larena para prepararse los personajes que tiene que interpretar?

Pues depende del personaje, generalmente lo que suelo hacer siempre es hacerme preguntas. Una vez que tengo el guion y que he leído la historia y quién es ella me hago preguntas de cosas sencillas como por ejemplo: ¿Qué tipo de música escucharía? ¿Qué le gusta llevar de ropa? ¿Qué le pone triste? Cosas que le hagan un poco persona en vez de algo que se ha escrito en un papel y ya. Y luego a partir de ahí ya trabajo con el director y con las pautas que me van dando. 

¿Llevas a cabo algún “ritual” antes de empezar a actuar?

La verdad es que no. Lo que suelo hacer mucho es que no sé ni siquiera cómo se dice. Lo típico que ves en películas de actores. Hago como una especie de sonido para asegurarme de que voy a vocalizar bien. Pero es una chorrada porque no hace nada, pero me tranquiliza.

¿Quiénes son tus referentes dentro del mundo de la interpretación?

A nivel mundial, Marion Cotillard, me parece una de las mejores actrices. Cada vez que la veo tengo la sensación de que estoy viendo un documental. Es tan de verdad. En España, hay muchísimas actrices que me gustan como Ruth Díaz. Actores hay muchos también, Raúl Arévalo por ejemplo.

De hecho, actuar me parece más fácil en otro idioma porque te quitas los prejuicios

Eres una mujer muy polifacética ya que además de actriz, eres guionista, escritora y directora, ¿cómo combinas todas estas facetas?

La dirección me llegó por una necesidad de contar una historia en concreto que escribí. Un amigo mío que es director de fotografía me dijo: “Esto te ha salido un guion, ¿por qué no lo diriges?”. Ha sido lo que más alegría me ha dado. Es un documental que grabé que incluso me ha dado premios. La diferencia entre dirigir y actuar es que tú cuentas lo que tú quieres contar y a ti te interesa y eso es un lujo. Una responsabilidad porque la dirección supone que te metes en el proyecto mucho antes que un actor y no terminas hasta que se ha postproducido. A mí la dirección me ha sorprendido.

También has participado en un videoclip de Taylor Swift…

No sabía que iba a ser ella hasta casi una hora antes de rodar. Yo sabía que iba a ser alguien como muy top pero no sabía quién iba a ser. Cuando entré me encontré con una chica muy maja. Mientras iluminaban el set y lo preparaban todo, estuvimos hablando una hora de gatos y de transportines para gatos.

Fue muy bonito porque me dijo algo como: «Hija que difícil es tu trabajo«

¿Cuáles son tus planes de futuro?

Hay realmente dos proyectos en relación con el teatro. Pero del que te puedo contar más porque ese ya depende de mí es que he terminado de escribir una obra y la estamos levantando. Ya tengo a los actores. Yo actúo también en la obra. Así que a ver qué tal nos va. Esa es otra de esas veces en las que dices tengo aquí la historia la cual es mía y la va a escuchar la gente. Y eso pone muy nerviosa porque no te puedes excusar cuando el texto es tuyo.


Patricia Simón

En camino de convertirme en periodista. Me apasiona la moda y aún más escribir sobre ella.