Empezar hábitos saludables y no abandonarlos de SOE

Hay algo que nos frena. Por algún motivo siempre que nos proponemos nuestros objetivos de principio de mes o comienzo de año acabamos fallando. Está claro que si las metas se repiten una y otra vez es porque las veces anteriores no tuvieron éxito o acabamos por abandonarlas, en lugar de convertirlas en verdaderos hábitos.

Y aunque nos gusta atribuir este resultado a una falta de constancia, lo más probable es que recaemos siempre en los mismos errores. El problema es que no contamos con las pautas necesarias para establecer un verdadero cambio. Pero, todo tiene solución.

#Establecer un objetivo

El primer paso para poder construir nuestros hábitos saludables es plantearnos qué queremos exactamente.  Debemos tener en cuenta de manera muy clara qué es lo que queremos conseguir y, sobre todo, por qué lo queremos.

#Ser realistas

Las expectativas están muy bien, pero tenemos que poner los pies en la tierra. Si la meta es demasiado alta y supone un cambio drástico en nuestra vida, es más que probable que acabemos dejándolo (a los hechos me remito).

La clave es plantearnos una meta elevada, pero a largo plazo. No podemos empezar dándolo todo desde el primer momento. Por ello, debemos establecer pequeños objetivos a corto plazo que nos motiven cada día para alcanzar nuestra meta final.

#Buscar nuestra motivación

Normalmente nuestra motivación está ligada a dos tipos:

  1. La motivación intrínseca, es decir, aquella que nace de nosotros mismos por el puro placer de hacer algo. Por ejemplo, querer hacer deporte por el posterior placer que sientes después. Normalmente las probabilidades de éxito de cumplir con nuestros hábitos saludables, gracias a este tipo de motivación, se incrementan.
  2. La motivación extrínseca, cuando realmente nuestras ganas por hacer algo vienen de un factor externo más allá de nosotros mismos. Por ejemplo, cuando decidimos hacer deporte por una presión externa. Por ello, tenemos que evitar a toda costa recaer en este tipo de motivación. Si queremos algo, que sea por nosotros mismos.

#Hacer un planning

Una buena organización siempre es la clave del éxito. Es importante establecer el momento del día que vamos a dedicar a intentar cumplir nuestros objetivos y de qué manera vamos a hacerlo. Y para ello, debemos tener en cuenta los recursos que necesitamos para conseguirlo. Por ejemplo, si vamos a necesitar un espacio en concreto o si necesitamos contar con alguna ayuda externa.

#Recompensarnos

El refuerzo positivo es imprescindible cuando queremos instaurar un nuevo hábito saludable, ya que nos ayuda a motivarnos y mantener nuestra conducta a lo largo del tiempo. Por eso, una de las mejores motivaciones que podemos encontrar cuando estamos en proceso de incorporar un nuevo hábito en nuestra vida es recompensarnos con pequeñas cosas sin sentirnos culpables o desmerecedores de ello.

No somos máquinas que funcionan de manera automática, es normal que a veces fallemos. Pero, no tenemos que sentirnos culpables si un día, por el motivo que sea, no somos capaces de cumplir nuestros objetivos. La clave del éxito es ser capaces de volver a nuestra rutina, aunque hallamos sido infieles a nuestra dieta con una buena pizza.  


Ana Díaz Barranco

Madrileña y oficialmente periodista. Escribo sobre arte y cultura, la mayoría de las veces, pero desde que descubrí psico no he vuelto a mirar atrás. Porque como decía Voltaire "La escritura es la pintura de la voz". Y que mejor voz que la nuestra para dar a conocer todos aquellos problemas y cuestiones de la vida que rondan nuestra cabeza.