Leticia Valera es la unión de varios conceptos : inclusión, sostenibilidad, empoderamiento, divulgación, solidaridad y compromiso.

La pasión por África y el estilo de vida sostenible se combinan en esta firma «slow fashion«. Conocemos la marca a través de los ojos de su propia fundadora, quién nos sumerge con sus palabras hacía el paraíso africano más desconocido.

¿Cómo surgió la idea de fundar “Leticia Valera”?

Represento un estilo de vida «slow» en el cual doy absoluta prioridad a las personas y al cuidado del planeta. Mi pasión por el comportamiento humano, por como se relaciona, vive en comunidad con sus tradiciones y ceremonias, me llevó hasta el continente africano.

Allí me sentí en casa, África y el mediterráneo unidos. La luz, el color la alegría de la gente me conectó al instante…pero sobre todo sus mujeres, verlas interpretándose en el escenario de sus propias vidas, me fascinó. Se convirtieron en mi referencia y me comprometí a divulgar su cultura, su forma de vida a hablar de ellas. Así que Leticia Valera nació de esta idea LA MUJER AFRICANA.

¿De dónde viene tu inspiración para crear cada diseño?

La inspiración siempre viene de los tejidos, de sus estampados, pero sobre
todo de la unión de África y occidente. El resultado es mágico, es la fusión de cultura milenaria con las tendencias de actualidad en occidente, todo ello reflejado en complementos de moda y decoración.

«La inspiración siempre viene de los tejidos, de sus estampados, pero sobre todo de la unión de África y occidente»

¿Cómo definirías el estilo de tus diseños?

Mis diseños son atemporales, son para siempre, para cualquier época del año, para cualquier momento del día. Son diseños dedicados a todas las mujeres del mundo, de cualquier edad. Para mujeres que se sienten especiales, únicas. Que son solidarias, respetuosas con el planeta, que aman viajar.

En todos los diseños, la esencia de África se siente, está ahí latiendo. Son pura vida, energía, optimismo, color ¡y muy prácticos!.

¿Qué valores intenta reflejar “Leticia Valera”? ¿Cómo se unen entre sí?

Leticia Valera se apoya en los valores de sostenibilidad, solidaridad, inclusión, empoderamiento, divulgación y compromiso. Nuestros productos son “handmade” elaborados por mujeres artesanas, muchas de ellas con problemas de violencia de género. Con Leticia Valera se empoderan, trabajan en equipo, se sienten parte de la sociedad. Y tomando siempre como referencia a la mujer africana, como trabaja, como se desenvuelve y con el firme compromiso de divulgar su cultura.

Todos los materiales utilizados en la creación de mis diseños, son reciclados, orgánicos o reutilizados. Leticia Valera, en definitiva, lleva a la práctica el sistema de economía circular, que tanto necesita el ser humano y nuestro planeta.

¿Qué destacarías de las mujeres de África?

Lo mas importante, que son la columna vertebral del continente africano. Son las
que de manera silenciosa sostienen a las familias, sus entornos grandes o
pequeños, dando como resultado África inspiradora, sorprendente y única como
ellas.

¿Cuáles son los materiales y telas clave de la firma?

Los tejidos africanos de todos los rincones de África el wax, la ganila, el kanga ahora añado el kikoi, el kente etc. Todos ellos reforzados por algodones o denim orgánicos, tejidos reciclados de por ejemplo camisas, y tejidos vegetales.

A la hora de crear un diseño. ¿Cómo es tu proceso creativo?

Siempre parte del lenguaje del tejido, de lo que transmite, es decir, los tejidos hablan y te cuentan donde quieren ir… no es lo mismo crear un bolso, que una falda o que una pantalla de lámpara. Nunca voy con ideas preconcebidas, me pongo delante de la tela ¡y hablo con ella!

“Leticia Valera” dona el 5% de sus beneficios a la ONG Kassumay, de la cuál eres fundadora. ¿Cuáles son los primeros pasos que se deben dar para crear una ONG.

Soy fundadora de las dos. Desde la experiencia de mi primer viaje al continente africano, impactada por todo lo que viví y sentí, decidí desarrollar mi creatividad en las dos direcciones, siempre con la base de espíritu de servicio a los demás.

Sobre todo no tener la sensación de impotencia y pensar que hagas lo que hagas vas a dejar tu granito de arena allí. Una vez superada esa barrera ¡manos a la obra!

Para empezar, probar experiencias de cooperación internacional poniendo en práctica tu misma proyectos en coordinación con el personal local. Ellos son los que deben transmitir sus necesidades, tu no vas a dar lecciones a nadie, en todo caso te las dan ellos a ti, vas a integrarte y prestar tu ayuda en todo lo que puedas.

Y así poco a poco te vas introduciendo en el mundo de la cooperación internacional en el que no debe faltar, la constitución y registros de la ONG para poder trabajar y abarcar más áreas de acción. Es apasionante os lo aseguro. Vamos creciendo y ayudando cada vez más a muchas familias, en un futuro es nuestro retro.

«Desde la experiencia de mi primer viaje al continente
africano, impactada por todo lo que viví y sentí, decidí desarrollar mi creatividad»

¿Por qué elegiste Senegal como sede de ayuda en África?

Conozco otros países de África que me encantan, pero El Senegal, se metió dentro de mi corazón y aún no ha salido. No hay otra explicación. Además para comprometerte en algo así, debe ser algo de corazón, ya que es el motor que realmente nos guía.

¿A qué tipo de problemas se enfrenta una persona cuando funda una ONG?

Si de verdad lo llevas en tu interior, a ninguno. Todo es cuestión de voluntad, de fe y de creatividad, Ahora bien, siempre con los pies en la tierra, la financiación es importantísima para la puesta en marcha de proyectos, sin ella no hay nada. Pero para ello la generosidad y ganas de dar, son la clave. África es sinónimo de lucha constante y hay que estar dale que te pego siempre sin bajar la guardia.

¿Qué impacto ha tenido la Covid-19 en las ONGS?

Nosotros hemos seguido al pie del cañón con muy buenos resultados. África ha dado una verdadera lección a la humanidad en disciplina, estado de ánimo y fortaleza física. Sin embargo las necesidades de subsistencia, unido al parón en la economía mundial, han provocado hambrunas. Ellos comen lo que recolectan en el día, no tienen neveras, y claro si están confinados, cómo van a buscar alimento.

¿Cuál es tu meta en los próximos años?

Potenciar todo lo que pueda el espíritu de servicio a los demás, a través de LETICIA VALERA. Empoderar a las mujeres artesanas y que en todo el mundo se hable de la mujer africana, de su cultura. Todo ello reflejado en nuevas creaciones.


Olga Juárez

Periodista y documentalista, dispuesta a aceptar nuevos retos y a adaptarme a cualquier cambio que me haga salir de mi zona de confort.