Los actores son la imagen de una película. Ellos pueden convertir una película en una experiencia que no podrás olvidar en mucho tiempo. Sus emociones, la forma en la que interpretan a los personajes, sus gestos… hacen que nos identifiquemos o sintamos repulsión (villano de algún largometraje). La interpretación es tan esencial como un buen guion o una buena dirección, incluso más importante. Pero, ¿Es el talento el que hace que ciertos actores triunfen y otros queden rezagados en el olvido?

Hollywood no es ese lugar de rosas que muchos describen, aquella fábrica de sueños que era el cine hace mucho que desapareció o es invisibilizada. Ahora las productoras mandan y el dinero mueve las apuestas cinematográficas. En este contexto, el talento pocas veces coincide con la necesidad de obtener beneficios.

Es verdad que la mayoría de actores actuales famosos tienen un talento imposible de calificar, pero muchos otros, igual de talentosos se han quedado en el camino. En la actualidad disponemos de Leonardo DiCaprio, Mark Ruffalo, Christian Bale, Brad Pitt o Joaquin Phoenix. Este último, es un reflejo del duro ambiente de Hollywood, pues su reconocimiento ha llegado, en mi opinión, de forma tardía con el Joker.

Joaquin Phoenix en Joker.

El talento pocas veces coincide con la necesidad de obtener beneficios

Personalmente, creo que Hollywood tiene establecidos unos cánones para seleccionar actores: atractivos, en forma, y que además, actúen bien. Son pocas las ocasiones que vemos a actores más anchos físicamente. Lo mismo se puede decir de las actrices destinadas a ser objeto de deseo de los espectadores. Raro es ver ahora triunfar a un actor con un físico parecido al talentoso John Goodman (actor fetiche de los hermanos Coen) o Jonah Hill (nominado a dos Oscars).

John Goodman en El gran Lebowski.

Pero, no solo el físico importa. Ahora también es importante participar en producciones de gran presupuesto para ser completamente reconocido. Es el caso de muchos actores que han decidido trabajar para Marvel o DC, como Chris Pratt o Robert Downey Jr, que les ha abierto las puertas para trabajar en proyectos que ellos quieran e imponer sus condiciones.

Chris Pratt en Guardianes de la galaxia.

Es obvio, que sin talento todo el triunfo de los actores mencionados no sería posible, pero, hay que saber que influyen otros factores que son igual de importantes. Otro elemento importante es que se sepa hablar inglés muy bien, sin ningún acento raro. Esto limita la posibilidad de triunfar en Hollywood a actores europeos, asiáticos o de otras partes del mundo. Pocos son los ejemplos que podamos mencionar: Javier Bardem o Juliette Binoche. La idea me vino a la mente después de ver Martin Eden (2019) cuyo actor principal italiano realizaba una de las mejores interpretaciones del año, y que seguramente no será reconocida.

Es frecuente ver como actores y actrices inician carreras en el cine independiente para ganar reputación y luego se pasan a grandes estudios para ganar fama. Pocos son aquellos que siguen apostando por películas pequeñas después de tener un nombre en la industria. La fama ya sea en el séptimo arte o no, no tiene una sola causa relacionada con el buen hacer (talento), sino que influyen un gran número de elementos. También debemos tener en cuenta el factor del azar y la suerte, aunque hay quien dice que la suerte la crea uno mismo. ¿Quién sabe realmente como funciona el éxito?


Oliver De la Torre

Soy un joven corriente con nombre extranjero. Escribo sobre cultura y aquello que me haga aprender nuevas cosas. Vuelo y me alimento de mis pasiones, ya sea cine, libros o música. ¿Qué seríamos sin el arte?