Ya lo dijo Coco Chanel, “una mujer que no utiliza perfume, no tiene futuro”. El perfume sí que es un accesorio atemporal y sin duda, EL MUST de nuestro armario. Porque no nos equivoquemos,es un complemento más de nuestro outfit. Es el toque que finaliza y remata nuestro look, impregnándonos no sólo de nuestro aroma favorito sino de seguridad y confianza- no lo digo yo, lo dicen los expertos en psicología. Estos son los datos más impresionantes de los perfumes.

Siempre han formado parte del mundo de la moda, pero sin duda han evolucionado increíblemente, llegando a convertirse en elementos aspiracionales. Protagonizando campañas de publicidad y fashion films dignos de los Óscar.

Hoy te contamos algunos datos curiosos sobre este objeto de deseo, y compartimos ciertos tips para potenciar la esencia de vuestro perfume. 

¿Sabías qué? 

#1 Su origen se remonta a la Edad de Piedra. En los rituales realizados para adorar a los Dioses se quemaban maderas y resinas. Y a través del humo, se desprendía un agradable aroma en honor a las divinidades. Per fumum, (por humo, que más tarde derivó en el término perfume).  

#2 Se estructuran de manera piramidal y se distinguen las notas de cabeza, (el aroma que percibimos al instante); las notas de corazón, (los olores que perduran horas) y las notas de base, (este olor puede durar durante días permaneciendo impregnado en la piel y en nuestra ropa).

#3 Los expertos en psicología coinciden al opinar que el llevar perfume aumenta la autoestima, eleva nuestra confianza y mejora nuestras relaciones sociales. 

#4 Según su concentración e intensidad, distinguimos los diferentes tipos de perfume. Encontramos, en orden descendente, el perfume, eau de parfum, eau de toilette y eau de cologne.

#5 Tu mejor amiga huele de maravilla. Te confiesa cuál es su perfume. Te lo compras, lo pruebas y no huele igual. ¿Triste historia verdad? Parece obvio pero muchos no saben que el olor del perfume varía en cada persona. Dependen de los niveles de PH y grasa de nuestra piel. El aroma durará más y será mucho más intenso en una persona de piel grasa que en una de piel seca. 

#Tips

#1 No me cansaré de decirlo, ¡el cuidado de la piel es fundamental! Incluso para potenciar el olor de nuestro perfume. Es imprescindible que nuestra piel esté bien hidratada, para alargar en el tiempo el aroma de nuestro perfume.

#2 Aleja tu perfume de las altas temperaturas y de la exposición directa a la luz solar. Para que nuestra fragancia se mantenga intacta es necesaria guardarla a buen recaudo. Incluso puedes guardar en tu nevera aquellos perfumes que no uses a menudo. Así evitarás que se estropeen. 

#3 ¿Eres de esas personas que se pone perfume en ambas muñecas para después frotarlas con brío? ERROR. Al hacer esto, lo único que conseguimos es alterar su composición y por lo tanto, el olor de los perfumes. 

#4 Perfúmate después de la ducha y antes de vestirte. La humedad de tu cuerpo retendrá el aroma y dispondrás de una mayor superficie para rociar tu perfume. 

#5 Puntos clave. El cuello y las muñecas ya son vox populi. Pero, ¿sabías que si rocías unas gotitas en pantorrillas y tobillos el aroma ascenderá y se mantendrá durante todo el día? 


Manuela Castilla Rojas