Todas conocemos la existencia de la brecha salarial entre hombres y mujeres como una de las principales discriminaciones que sufrimos las mujeres. Se acerca el Día de la Mujer (8 de marzo) y es por ello por lo que desde Status of Empire hemos querido analizar los datos mostrados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) respecto a este tema que siempre está en continuo debate. “Que si las mujeres trabajamos menos y por eso cobramos menos, que si tenemos menos nivel de estudios…” excusas y más excusas que se suelen utilizar para negar la existencia de esta gran barrera discriminatoria. Hoy, querida urbanita, vamos a ir a los datos, para desmentir todas estas ideas machistas y anticuadas. ¿Estás preparada?

Instagram – @losojosdehipatia

De media las mujeres siguen ganando en todo el mundo un 23% menos que los hombres

Lo primero de todo es que, aunque los negacionistas digan que son exageraciones nuestras, lo cierto es que organismos internacionales como las Naciones Unidas, ONU Mujeres y OIT (Organización mundial del Trabajo) son conscientes y llevan tiempo avisando sobre este grave problema en nuestra sociedad.

De acuerdo con las Naciones Unidas, de media las mujeres siguen ganando en todo el mundo un 23% menos que los hombres. Un hecho que ha llevado a que esta discriminación laboral se encuentre entre uno de los objetivos internacionales de la Agenda 2030. Logrando así “la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas del mundo”. No obstante, por mucho que se impulse desde organizaciones mundiales como estas, la realidad del plan de acción es muy distinta. Ellos mismos prevén que para equilibrar los sueldos entre hombres y mujeres al ritmo que estamos yendo hasta ahora se tardarían ¡setenta años!

Instagram -@lediesis

En España, en el año 2018, el salario anual más frecuente en las mujeres representaba un 83,8% del salario anual de los hombres

¿Y en España? ¿Cuál es realmente la diferencia entre nuestros salarios? Según el último estudio laboral realizado por el INE en 2018, los datos no dejan lugar a dudas. Existen diferencias entre hombres y mujeres en el ámbito laboral (que varían según la edad, el tipo de jornada, si es público/privado y el nivel de estudios, pero diferencias, al fin y al cabo). En términos generales, en el año 2018, el salario anual más frecuente en las mujeres (15.484,4€) representó el 83,8% del salario más frecuente en los hombres (18.470,8€) (INE). ¿Y a niveles más concretos? Si un hombre y una mujer hicieran el mismo número de horas en un mismo tipo de jornada, aún seguiría habiendo diferencias. El sueldo de la mujer (11,9€/hora) representaría un 93,3% del sueldo del hombre (12,8€/hora) (INE).

Definición de Eurostat: la brecha de género (no ajustada a características individuales) es la diferencia entre el salario bruto por hora de los hombres y el de las mujeres, expresado como porcentaje del salario bruto por hora de los hombres

Instagram – @giuliajrosa

Para muchas personas (y partidos) la brecha salarial no se debe a un trasfondo de género o algún tipo de discriminación. Las mujeres cobramos menos, pero por un motivo justificado. Nosotras trabajamos de media menos horas que los hombres, ¿por qué? Porque las mujeres somos las primeras que dejamos de trabajar por el cuidado del hogar, de los niños o de una persona dependiente. Y esto es algo que, desgraciadamente, la pandemia de la Covid no ha hecho más que normalizar entre las familias españolas según un estudio reciente.

Cuando se llega a la edad mágica de los 30 la brecha crece y crece… y lo peor de todo, nunca se llega a equilibrar

La maternidad es otro factor clave y en particular cuando se llega a los 30 años. Como se pueden ver en los datos del INE, antes de esta edad la diferencia entre sueldos es mínima (4% más bajo). Pero ay urbanita, cuando se llega a la edad mágica de la treintena la brecha crece (10% menos), y crece… (40 años = 15%) y lo peor de todo, nunca se llega a equilibrar (con 50 años las diferencias llegan hasta un 20% de diferencia).

Que el superar la brecha salarial entre hombres y mujeres se encuentre entre uno de los principales objetivos de la Agenda 2030 es todo un logro. No obstante, nos queda mucho camino por recorrer y mucho por lo que luchar. Porque, como todas bien sabemos, la igualdad real solo se consigue si se lucha por todas las mujeres a todos los niveles y en todos los ámbitos. Juntas, juntas somos más fuertes.


Ana Rodríguez Salinas

Amante del cine, la danza, el teatro y los buenos libros. Me encanta escribir sobre la Cultura, pero, sobre todo, aprender cada día un poquito más de ella