La ciudad comienza a tomar otro color. El otoño se ha hecho presente en forma de leves aromas a castañas asadas, bajas temperaturas y tonos vintage. También en forma de estrenos. Esta vez, Fahrenheit 108, en el Teatro Lara.

Es la nueva obra de Gessas Producciones, el nuevo proyecto que cae sobre la dirección de Cecilia Gessa. Un texto que trabaja la distopía en la que los seres humanos creen ser más inteligentes que la propia naturaleza, se rebelan contra ella y creen dominarla, pero.., ¿no era la naturaleza la que nos había creado?

Imaginad que vivís en un futuro próximo en el cual tener relaciones sexuales y procrear es un delito llamado Fahrenheit 108, castigado con la muerte. Sí, lo que leéis. Si cometes un Fahrenheit 108, no habrá ni pena ni gloria. Tu vida habrá terminado para siempre.

Así, y a través de dos personajes, la Capitana Tyr y la sargenta Jan, se desarrollarán las razones y los porqués de temas candentes como la sexualidad, la procreación, la pasión, el amor, el culto al cuerpo, la urgencia climática y los propósitos que creemos tener.

Es una idea tan descabellada como brillante

Es una idea tan descabellada como brillante, porque imaginad que fuera real. Imaginad que existiera un Ministerio de la Natalidad, que el roce, el cariño, la familia, el amor, el deseo y los 108ºC que alcanza el cuerpo humano al mantener relaciones no tuviera lugar. Imaginad que el mundo y nosotros mismos hubiéramos sido concebidos de otra manera.

Así, y en plena pandemia mundial, Fahrenheit 108 se abre paso en forma de una bocanada de aire fresco, provocativa, reflexiva y también de carácter político y social. Todo ello interpretado en un guion milimétrico por parte de Arlette Torres y Yara Puebla; bajo la batuta de una rígida, pero natural dirección de Cecilia Gessa. Es una obra que, sin duda, será como el vino, mejorando aún más (y si cabe) con el paso del tiempo.

Sin embargo, y a pesar de todo, también hay que recalcar que llega justo en el momento indicado, porque no olvidemos que ahora el amor parece haberse convertido en el nuevo tabú, justo cuando el sexo ha dejado de serlo. Y qué irónico resulta que, a la larga, pueda resultar ser un Fahrenheit 108.

Reparto: Irene Rubio y Guiomar Puerta. Arlette Torres y Yara Puebla.

Producción: Gessas Producciones.
Dirección: Cecilia Gessa.
Texto: Javier San Román.
Asistente dirección: Alba Llera
Arte y vestuario: Exther S. Mazarías.
Técnico de sonido: Andrea Aranda.
Músicos: Juan Antonio Simarro.


Lauren Izquierdo

Directora de Status of Empire. Silencio es mi primera novela. ¿Mi mantra? "In order to be irreplaceable one must always be different".