Desde pequeño Fernando Valdivielso tenía claro que quería dedicarse al mundo de la interpretación. Y lo está consiguiendo labrándose un buen camino así que quedaos con el nombre de Fernando Valdivielso porque seguro que dará mucho de qué hablar. Fernando Valdivielso comenzó en 2007 participando en la serie ‘Fago’ y desde entonces no hemos dejado de verle en televisión. ‘La verdad’, ‘El Accidente’, ‘Vis a Vis’ o ‘Las chicas del cable’ son algunas de las series en las que ha participado Fernando Valdivielso. Todavía podemos seguir viéndole en ‘Cuéntame cómo pasó’.

Pero si por algo ha sido sonado el nombre de Fernando Valdivielso estos últimos meses ha sido por su brillante interpretación en ‘No Matarás’. Fernando Valdivielso consigue en pocos minutos demostrar todo su talento. Tanto que Fernando Valdivielso está nominado al Goya como Mejor Actor Revelación por una escena breve pero rompedora. Hemos estado hablando con Fernando Valdivielso sobre ‘No Matarás’, la nominación al Goya y sus futuros proyectos.

Fernando Valdivielso
Fotógrafo: Romero del Duque

¿Siempre has tenido claro que querías dedicarte al mundo de la interpretación?

Yo creo que desde pequeñito. Con 14 años mi madre ya me metió en clases de teatro porque era algo que me rondaba. Yo creo que fue desde que vi ‘Parque Jurásico’.

Cuando te llegó el guion de ‘No Matarás’ ¿qué fue lo que más te llamó la atención? Lo que te hizo decantarte por este proyecto

Me llegó primero una separata y era una cosa muy brutal. No venía la escena completa y no sabía lo que pasaba así que fue una curiosidad por saber qué pasaba después. Puse toda la carne en el asador para poder estar en este proyecto porque tenía muy buena pinta.

Puse toda la carne en el asador para poder estar en este proyecto porque tenía muy buena pinta

Tu personaje no tiene demasiadas escenas pero cuando irrumpe en pantalla lo hace a lo grande… ¿Cómo te preparas para un personaje así?

La forma de trabajar de David -el director- fue bastante particular, no solemos trabajar así los actores y máxime en una escena como esta. Yo no conocí a Mario Casas hasta el mismo día que tuvimos que rodar, nos conocimos en escena. Con Milena sí había hecho el casting. Lo que pretendió y consiguió David fue crear algo como si estuviera pasando de verdad. No nos vimos en el set en ningún momento y eso crea una magia especial. Trabajamos con un coach que nos preparó como para estar activos dentro de esta forma de rodar. No teníamos marcas, había un texto pero no estábamos ceñidos a él. Toda la coreografía que se ve en la película la ensayé con un especialista. Pero realmente cuando pasan estas cosas en escena, para este tipo de peleas escénicas normalmente hay muchos ensayos con tu compañero para no golpearte, para que la coreografía esté clara. Entonces nos activaron por muchos sitios para estar muy activos y llegar a ese momento. Y fue eso lo que se ve. Mucha carne en el asador.

Es un momento de mucha tensión, adrenalina y energía ¿eres consciente de todo esto cuando estás grabando?

No, la verdad es que no. Sabíamos que era algo especial lo que estábamos haciendo pero estás metido dentro de una dinámica cuando estás rodando y más en este tipo de escenas. Juntábamos varias escenas para tirar esta parte. Teníamos planos de 50/60 minutos, parábamos y volvíamos otra vez a rodar. Era una cosa como si acabases de correr una maratón y volvieses a correr otra. Llega un momento en el que no sabes qué eres, qué estás haciendo, solo estás en el suelo tirado agotado.

Estando tan arriba ¿cómo te quedas después de rodar esto?

Imagínate. Llegaba al hotel muerto de verdad. Como hay una puesta energética tan fuerte realmente no pegas ni nada apero hay mucha fuerza para no hacer daño al compañero y hay que medir mucho. Entonces es una fuerza extra pero a la vez contenido. Es una lucha de cuerpo que acabas agotado de toda la energía que sueltas en un momento dado. Es como tener diez discusiones seguidas de este calibre. Acabamos todos con cuatro tonos menos de voz, Milena se quedó afónica. Era una cosa muy muy heavy.  

Llegaba al hotel muerto de verdad

¿Qué destacarías de tu personaje?

Ray es un tipo muy impulsivo, es una bomba atómica. Cuando está tranquilo todo es bien, pero es difícil que lo esté. Cuando estalla ya lo has visto, arrasa con todo, es como Hiroshima.

¿Qué has aprendido de tu participación en ‘No Matarás’?

Yo soy muy obsesivo trabajando y me gusta tener todo muy atado. Cuando llego a un set si no tengo todo muy cogido me empiezo a complicar la cabeza, tengo dudas y me rayo un montón. Con David y Gerard -el coach- lo que hicimos fue precisamente lo contrario. A mí me desarticularon toda mi parafernalia para trabajar. No sabía cuándo entraba, no sabía cómo iba a responder mi compañero dentro de escena, no sabía cuándo iba a terminar, no sabía nada. Al descolocarme han salido cosas muy buenas y muy de primera mano que salen en la vida real. Creo que todos estamos en ese mood en la película. estamos todos a ver hacia dónde salta la libre. Tenemos que seguir en la pista porque si no te quedas fuera del juego. Por eso estamos todos tan frescos y llama tanto la atención el trabajo.

¿Cómo ha sido trabajar junto a Mario Casas y Milena Smit?

Un sueño, son compañeros increíbles. La primera prueba que hizo Mile la hizo conmigo. A mí me cogieron muy pronto en el casting entonces yo vi a muchas actrices para ver si encajábamos. Un día sonó el timbre de la sala de casting, abrió la puerta y apareció Milena. Y yo dije “es ella, tiene que ser ella, si es ella soy yo”. El  personaje de ella era más importante, tiene más peso en la historia así que si cogían a otro perfil totalmente distinto yo me quedaba fuera. A David le decía “por favor tienes que verla porque es increíble” y al final salió todo bien.

Y con Mario… es una mega estrella española. Y era como “wow, a ver qué pasa aquí”. Y encima David me jaleaba mucho antes de entrar en escena diciendo “Ray tiene que ser un tío muy fuerte, tienes que ser como un toro. Fernando, Mario es grande y está cachas, ten cuidado”. Pero de repente cuando nos pusimos a currar es un compañero de la hostia, un tío super trabajador. Ahí en los planos dándolo todo como estábamos los tres. Éramos un team que nos estábamos dejando todo. Ver a alguien que lleva tanto tiempo en esto con tanta ilusión, que trabaja de esa forma y que se esfuerza tanto es la hostia. Dando el callo todo el rato. No puedo decir ni una palabra mala ni de uno ni de otro, unos compañerazos. Somos el team perfecto.

¿Cómo fue el momento de verte por primera vez en la gran pantalla?

La primera proyección que se hizo de ‘No Matarás’ fue en un laboratorio ya con el sonido hecho y tal. Fue un shock la verdad. Yo había visto un premontaje porque tenía que hacer unas cosas de sonido del estudio y era como “bueno sí, está bien”. Pero cuando la vi ya montada del todo, con el color, el sonido, el ritmo final… me quedé en shock. Yo tenía mis prejuicillos de la peli pero cuando salí de la sala de ver el montaje final me pareció un peliculón irreversible, mega crudo, sin ningún pudor. Me fascinó. Cuando me vi con este personaje tan bestia como es Ray pensé que esto era muy fuerte. Así que muy impresionado.

Fotógrafo: Romero del Duque

¿Cómo te sentiste estrenando en el Festival de Sitges?

Lo de Sitges fue muy bonito. Yo nunca había ido a Sitges y me habían hablado mucho de que había un público muy especial. Resulta que cuando fuimos ahí, que aunque fue con otras circunstancias por el COVID, me encontré con un público increíble. Reaccionaban en momentos de la película que yo pensaba “esta gente está loca”. En los guiños más macabros y chungos de la película aplaudían, jaleaban… era como un corral de comedia del Siglo de Oro. Era muy bonito. Fue increíble cuando acabó la película y todo el mundo de pie. Fue super emocionante Sitges, a mí me encantó la verdad.  

Estás nominado al Goya junto a tus compañeros, habéis hecho pleno. ¿Qué fue lo primero que pensaste cuando recibiste la noticia?

Fue una cosa muy loca. Milena y yo compartimos representante y habíamos quedado con David y el equipo de CRAM Talent en un café random de Malasaña. Estábamos ahí y yo no tenía ninguna expectativa, me había puesto un no mental porque es solo una escena y era bastante improbable. Empezaron a decir los nombres de mi candidatura y el mío fue el cuarto y me quedé en shock. David sacó el móvil para hacerme una foto, mi representante Carlos me abrazó, yo me puse a llorar, le di un codazo a Milena. La chica del bar se quedó mirando, pensando que estábamos locos. Y ya a los dos minutos fue la nominación de Milena y ya todos gritando. Fue una cosa muy heavy y divertida. David me decía “es que Fer la cara que tenías era una cara como de un niño que se acaba de tirar de una montaña rusa”. Fue una cosa muy compleja que no podría interpretar si tuviera que hacerlo. Fue muy bonito.

¿Cómo estás viviendo todo este momento de emociones?

Con mucha ilusión porque los compañeros han reconocido mi trabajo con una escena. Hay trabajos con mucho metraje en las candidaturas. Que lo hayan reconocido me parece una absoluta maravilla. Tengo mucha ilusión y me siento muy agradecido. Esto ya para mí es un premiazo que toda la gente pueda ver tu trabajo con atención. Es como subirte a un estrado para que la gente te mire y eso ya es un premio. Me he puesto otro no mental en la cabeza para no entrar en quinielas ni en nada porque si no no disfruto. Quiero disfrutar todas las entrevistas, todas las sesiones que haga con Milena y con mis compañeros. Quiero disfrutar de este momento sin pensar en el después, que venga lo que tenga que venir. Para mí esto ya es un premio enorme.

Tengo mucha ilusión y me siento muy agradecido

Ahora podemos verte por ejemplo en ‘Cuéntame’

Yo me incorporé hace dos temporadas con Sergi que tenía una tramita muy pequeña que duraba un capítulo o dos. Pero de repente gustó mucho el trabajo y parece que se ha quedado en el barrio. Un cafre un poco más simpático que Ray pero siempre me dan cafres. ‘Cuéntame’ tiene 21 temporadas y ya son una familia. Todas las partes que yo tenía en la serie eran con Imanol y con Ana que son como los top de esa serie. Me acuerdo del primer día que llegué a repasar texto con ellos que los veía que se acariciaban… como si fueran ya un matrimonio de años. Y yo pensaba cómo entro aquí, como no entre bien te quedas fuera de juego. Era una naturalidad y una frescura. Pero entré bien porque me he quedado.

¿Algún otro proyecto del que puedas hablarnos?

Así cerrado en unas semanas terminó de rodar una cosa muy pequeña que tengo en una serie que se llama ‘Maricón Perdido’ que es para El Terrat. Y tengo bastantes puertas abiertas pero soy muy supersticioso y no me gusta comentarlas no sea que se evapore. Según vayan saliendo iré comentando cosillas.


Paloma Arwen