Quizás te suena el concepto ghosting. Quizás has sido tú el que lo ha hecho. O quizás es a ti a quien te lo han hecho alguna vez. Ghosting viene de la palabra inglesa ghost que significa fantasma. Este fenómeno podríamos decir que consiste en desaparecer. Cuando una persona corta una relación afectiva sin dar ningún tipo de explicación.

En la era actual está claro que la tecnología juega un papel fundamental. Seguro que hemos escuchado alguna vez que a alguien que conocemos lo han dejado a través de un mensaje. Cortan una relación a través de una pantalla. Incluso bloquean a la otra persona. Hay personas que desaparecen así. Así se ahorran el tener que enfrentarse a esa situación cara a cara.

¿Pero por qué la gente hace esto? El psicólogo Carlos Hidalgo afirma en su página web que los defensores de esta práctica alegan su conveniencia porque así evitan una conversación que puede llegar a herir sentimientos.

Vamos que la otra persona no se pierde nada de tu vida pero que no quiere estar en ella

En relación al concepto ghosting ha aparecido el término orbitring que tal y como suena es orbitar. Consiste en que esta persona que desapareció se fue pero no completamente. Todavía te sigue en tus redes sociales, te mira los instastories que publicas…Vamos que la otra persona no se pierde nada de tu vida pero que no quiere estar en ella.

También puede darse la posibilidad de que seas tú el que está haciendo orbitring. Sigues pendiente de todo aquello que publica la otra persona. Y eso no es sano y menos cuando todavía quedan sentimientos.

Carlos Hidalgo en relación al ghosting dice que no afrontar las determinaciones, por dolorosas que éstas sean, no permite que pueda ponerse punto y final adecuado a la relación.

Expresar nuestros sentimientos es importante

Urbanita, las cosas hay que hablarlas. Porque hablando se entiende la gente. Y expresar nuestros sentimientos es importante. Estas situaciones son dolorosas para aquella persona que las recibe. Cuando no te dan explicaciones, las conclusiones las sacas tú…y ahí empiezas a comerte a la cabeza. Aunque te parezca difícil debes de pasar página y dejar de alimentar ese sentimiento de angustia. Y es que ya lo decía Carrie Bradshaw en la mítica serie de Sexo en Nueva York: «no te olvides de enamorarte primero de ti mismo».


Patricia Simón

En camino de convertirme en periodista. Me apasiona la moda y aún más escribir sobre ella.