Aunque siempre le había gustado la interpretación, Ivan Lapadula comenzó a estudiar Marketing en la universidad. Sin embargo, en el segundo curso de carrera decidió dejarlo para dedicarse a su verdadera vocación. Ivan Lapadula participó en una serie de Disney Channel en Italia, lo que supuso un antes y un después en su vida. Ahí decidió hacer cambios y tomar un nuevo rumbo. Desde entonces, Ivan Lapadula ha estado formándose en diferentes cursos y escuelas para poder dedicarse íntegramente a la actuación. Actualmente podemos ver a Ivan Lapadula interpretando a Ángel en la serie diaria ‘Dos Vidas’.

¿Qué tal? ¿cómo afrontas la vuelta a la rutina después del verano?

Con mucha energía la verdad; estoy a tope después de las vacaciones, que las necesitaba. Ahora con muchas ganas de volver al trabajo, estoy muy contento.

He leído que empezaste estudiando Marketing pero lo dejaste en el segundo curso para dedicarte a la interpretación ¿cómo fue este cambio?

La cosa es que yo desde pequeño quería ser actor. Por temas de familia y todo era mejor estudiar una carrera un poco más estable, lo que se suele decir… Y cuando estaba en segundo de carrera yo ya había hecho algún que otro corto y cositas mientras estaba en la universidad. Justamente ese verano me cogieron para grabar una serie de Disney Channel en Italia. Cuando volví pensé que eso era realmente lo que me gustaba y que no podía seguir haciendo algo que no quería. Y así fue, dejé Marketing y me puse a estudiar interpretación. Ahora ya estoy viviendo y trabajando en Madrid haciendo lo que realmente me gusta, cumpliendo mi sueño.

¿Alguna vez te has planteado volver a retomar esos estudios?

Bueno… realmente eso está ahí, están los dos años hechos y nunca se sabe. Pero por ahora estoy enfocado 100% en la interpretación y es lo que quiero seguir haciendo. Y a ver si puedo ahora meterme un poco con la música que me gusta mucho.

¿Tienes otra faceta artística entonces?

Sí, yo toco un poco la guitarra y me gusta mucho cantar. Intento ir haciendo cositas, poca cosa pero meterme de alguna manera.

¿Cómo ha sido tu evolución hasta ahora?

Yo creo que la evolución está también muy relacionada con el proceso personal de cada uno, va muy ligado. Obviamente he mejorado como actor desde que empecé a estudiar y trabajo en una serie diaria, mejoras sí o sí. Aunque me queda muchísimo por aprender y eso es lo que más me gusta. Cada día es un reto. Pero bueno, diría que va ligado a lo personal sobre todo yo lo noto. Cuando estoy muy bien a nivel anímico también lo estás a nivel interpretativo, cuando estás un poco más de bajón también se nota mucho. Lo que creo que no hay que olvidar es jugar, jugar y jugar, que a veces te olvidas un poco con toda la presión que supone este mundo. Si no juegas no vale la pena.

Uno de tus primeros trabajos profesionales fue la serie ‘Sara e Marti’ para Disney Channel Italia ¿cómo te llegó este proyecto?

Yo estaba en La Farándula Actores que es la agencia de representación en la que sigo ahora. Ya había grabado un par de cortos y había hecho algunas cositas así muy chiquititas paralelas a la universidad porque sabía que de una manera u otra me quería meter en esto. Gracias a estas pequeñas cosas que hice antes un día me llegó un casting, me dijeron que buscaban a alguien que hablase italiano con acento español y ese era yo (risas). Vinieron aquí a conocerme y a otros chicos y al final me eligieron. Al cabo de un mes ya estaba yendo a Italia para grabar durante tres meses en un pueblo. Fue un cambio muy heavy.

Háblanos un poco de la experiencia de grabar así por primera vez y encima fuera de casa

Al principio tenía mucho vértigo por irme a grabar fuera un proyecto de Disney en otro idioma. Me acuerdo además de que en la serie había mucha improvisación y claro, improvisar en italiano… no lo llevaba tan bien. Yo seguía el guion y a mi compañero que estaba a veces improvisando. Pero a las dos semanas cogí bien el ritmo y todo y se nota mucho luego la soltura cuando estás más tranquilo. Me acogieron todos tan bien que eso facilitó muchísimo el trabajo.

Al principio tenía mucho vértigo por irme a grabar fuera un proyecto de Disney

¿Qué fue lo que aprendiste?

Realmente cuando ya me cogieron para este proyecto vi que uno tiene que hacer lo que le gusta. Si no siempre te vas a quedar con la duda. Estamos dos días aquí así que vale la pena intentarlo. Y si no ya saldrás por otro sitio, pero como persona sabes que lo has intentado. Para mí este proyecto fue un cambio a nivel de todo. Dejé la carrera, me puse a estudiar interpretación, terminé en Barcelona y vine a Madrid… Quería seguir estudiando aquí y me cogieron en ‘Dos vidas’, la serie diaria en la que estoy ahora. Han sido muchos estímulos constantes. Una vida llena de aventuras por así decirlo y es lo que me gusta: estar en constante cambio y crecimiento. Entonces el proyecto de Disney fue mi comienzo y espero seguir creciendo y haciendo muchas cosas.

Después de esto participaste en la película ‘Isaac’ ¿no?

Sí, tuve un pequeño personaje en el que hacía del protagonista de joven en los flashbacks. Eso fue un personaje muy chiquitito pero me gustó mucho por ejemplo la caracterización: yo tengo el pelo muy liso y me pusieron ricitos, la nariz más fina… fue muy gracioso, muy guay. Además está inspirada en los 90 y estamos vestidos así con mucho rollo (risas).

Ya has comentado que actualmente podemos verte en ‘Dos Vidas’, cuéntanos a quién interpretas

Mi personaje se llama Ángel, un chico que al principio de la serie tiene 18 añitos. Un personaje formal, estudioso, muy ambicioso, le gusta mucho el mundo empresarial. Trabaja con el hombre mafioso de la colonia, el más peligroso. Y al mismo tiempo que es la mano derecha de este hombre es el amante de su mujer.

Tienes ahí un buen lío formado…

Sí, sí. Estamos ahí con esta aventura para que no me descubran pero al mismo tiempo quiero estar con él siendo su mano derecha para crecer como empresario. Pero lo de su mujer complica mucho las cosas porque también me quiero escapar con ella. Es una lucha constante y entre todas estas cosas van pasando otras que hacen que haya momentos de mucho estrés.

¿Cómo es trabajar en una serie diaria?

Cuando me dijeron que me cogían yo iba a entrar en la Escuela Corazza. Yo pensé en hacer las dos cosas a la vez pero mi repre me dijo “Iván, creo que no lo has entendido, tienes que estudiar mucho”. Y yo pensaba que podía ir al menos tres veces a clase pero no, no podía empezar la escuela, tenía que implicarme al 100% en la serie. Empecé un poco rayado porque yo quería estudiar, pero vi que era imposible hacerlo todo. El ritmo de una diaria es abismal, es muy rápido. Tienes muy pocas tomas y hay situaciones emocionales muy potentes en las que tienes que conectar sí o sí en un periodo de tiempo muy veloz. Lo bueno de esto es que yo creo que es una escuela increíble que te prepara para trabajar en cualquier cosa.

¿Qué te está aportando este trabajo tanto a nivel profesional como personal?

A nivel profesional estoy aprendiendo mucho actor, a nivel de velocidad y también a nivel técnico, dónde está la cámara, la luz… Porque en esta serie en concreto tenemos muy poco rango de movilidad en según qué secuencias y tenemos que estar de una forma muy concreta. Entonces estoy aprendiendo de todo. Como estoy aquí todo el día quieras o no bebes un poco de todo.

¿Qué rumbo te gustaría que tomase tu carrera a partir de ahora? ¿qué es lo que te gustaría hacer?

Buena pregunta… (risas). Me gustaría hacer pelis, tengo ganas de hacer una película. También algún personaje extremo, me gustan mucho los que se alejan de mí, que tienen mucha energía y muy diferentes. Ahora quiero que me siguiente proyecto sea una peli en la que me sienta muy realizado o por lo menos que me motive muchísimo. También me tira mucho el teatro, tengo ganas de probar. Porque sí que he hecho teatro en mi escuela pero así de subirme a un teatro de verdad más profesional no he estado nunca. Me atrae mucho ganar ese tipo de tablas.


Paloma Arwen