Edad Oscura Disney

Durante los años 70 y 80, The Walt Disney Company tuvo algunos de sus mayores fracasos en taquilla, lo que provocó una grave crisis económica.

El estudio de Walt Disney ha cambiado mucho a lo largo de los años. Ahora mismo, es una de las empresas de entretenimiento más grandes del mundo, que cuenta bajo su nombre con compañías como Marvel o Pixar. Sin embargo, no hace mucho, la casa que dio vida al ratón Mickey atravesó la conocida como “Edad Oscura” de Disney.

La muerte de Walt Disney en 1966, y la de su hermano Roy en el 71, tuvieron devastadoras consecuencias. El libro de la selva (1967) fue el primer título que se estrenó sin Disney. Tres años después llegó Los Aristogatos, considerado como el primer clásico sin la supervisión de Walt. Funcionó bien en taquilla, pues se salía un poco de lo que venía haciendo Disney desde años atrás, versionar cuentos clásicos.

El libro de la selva (1967) – The Walt Disney Company

A partir de entonces, los directivos de la compañía Disney se comieron la cabeza para saber qué estrenar después. El público ahora prefería blockbusters como Star Wars o E.T., la barrera que diferenciaba los productos para niños y adultos cada vez era menos existente. De aquí surgen películas como Mi cerebro es electrónico (1969), protagonizada por Kurt Russell; La Bruja Novata (1971), que mezclaba acción real y animación como Mary Poppins (1964); y Peter y el Dragón (1977). Con estos intentos fallidos, Disney seguía sin saber cómo atraer de nuevo al público joven.

Debido a la situación, y tras varios cambios de directivos, Ron W. Miller, yerno de Walt Disney, tomó lo mandos de la compañía. Su objetivo era uno: conseguir público objetivo más allá del cine familiar. Esto no gustó a muchos, como por ejemplo a Roy E. Disney, hijo de Roy Senior, el último gran creativo de la dinastía Disney, que continuó en la compañía hasta, prácticamente, su fallecimiento en 2009.

Roy E. Disney – D23

Disney se propuso pasar al cine de terror y de fantasía. El estudio, bajo el mandato de Ron, estrenó películas como La Montaña Embrujada (1975), que tuvo un remake con The Rock en 2009; Los ojos del bosque (1980), que trataba de una familia con niños que veían muertos; Dragonslayer (1982), que nos dio el primer desnudo en Disney; o Taron y el caldero mágico (1985), una película que fue un completo fracaso en taquilla y, también hay que decirlo, es bastante tétrica para Disney.

Los ojos del bosque (1980) – The Walt Disney Company

Pero los intentos de Disney por cubrir todos los géneros de moda no se quedaron solo ahí. También intentaron meterse en la ciencia ficción con Tron (1982) y hacer su propio Star Wars con El abismo negro (1979). Incluso volvieron a intentarlo con las historias clásicas con Tod y Toby (1981), lo cual les costó que su mejor animador, Don Bluth, abandonase el estudio y fundase uno propio. El talento de Bluth llamó la atención del mismo Spielberg, con quien sacó An American Tail (1986). Esta cinta rivalizó con Ratón Superdetective (1986) de Disney, pero la de Bluth fue mucho más aplaudida. Bluth, año más tarde, estrenó varios éxitos como Anastasia (1997).

Con Disney atravesando una de sus peores épocas, la “Edad Oscura”, Roy E. Disney, el descendiente directo de los hermanos creadores, dijo basta. Consiguió echar a Ron Miller en 1984. Roy trajo al estudio nuevos nombres como Michael Eisner, y, en 1988, llegó por fin lo ansiado. ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, junto con Spielberg, le devolvió al estudio el éxito en taquilla, así como 4 premios Oscar.

¿Quién engañó a Roger Rabbit? (1988) – Pinterest

La recuperación del estudio era ya una realidad. En 1989 estrenaron La Sirenita, la primera princesa sin la supervisión del propio Walt Disney, que encadenó una serie de éxitos en los 90 como El Rey León, La Bella y La Bestia, Aladdin… Gracias a esta nueva edad de renacimiento, Disney ha podido adquirir, años más tarde, otros estudios como Pixar, Marvel o Fox.

Esta era fue un periodo de transición en muchos aspectos, donde muchos animadores abandonaron, hubo grandes fracasos en taquilla y se llegaron a reciclar escenas de otras películas para reducir el presupuesto. Sin embargo, The Walt Disney Company ya se ha olvidado de la “Edad Oscura” y hoy en día se presenta ante el mundo como una de las compañías más grandes (si no la que más) del entretenimiento.


Paula Jiménez

Periodista en proceso de creación. Apasionada de Marvel, Disney y todo el periodismo internacional, combinación curiosa, ¿no? En un futuro, espero poder vivir en todos los lugares posibles dedicándome a esta profesión tan apasionante. Como dijo Walt Disney una vez “the era we are living in today is a dream coming true.”