No debería sorprendernos que la mayor industria de sueños sea, de la misma manera, donde yacen nuestras peores pesadillas. Hablamos de Hollywood y del nombre que ha estado en boca de todos en los últimos años: Weinstein y sus periodistas.

Antes de destaparse el escándalo, los hermanos Weinstein (Bob y Harvey) tenían un renombre y una gran actividad con otras grandes personalidades de este mundillo, como Tarantino o Meryl Streep. Tras una brillante carrera en la productora Miramax, fundada por ambos y posteriormente adquirida por Disney, crearon un nuevo estudio: The Weinstein Company, famoso por distribuir y producir películas tan exitosas como: Malditos Bastardos (Tarantino, 2009)o El discurso del Rey (Tom Hopper, 2010). Sin embargo, su apellido se ha hecho más famoso que nunca tras la larga lista de abusos sexuales que salió a la luz.

Fuente: Getty Images | Más de 80 mujeres afirman haber sido acosadas sexualmente por Harvey Weinstein

Ya había rumores, era un secreto a gritos que Harvey Weinstein sentía cierta predilección por los llamados “castings de sofá” (en los que una persona de alto cargo exige algún favor sexual a cambio del trabajo o el ascenso). Sin embargo, no fue hasta 2017 que se rompió definitivamente esta especie de espiral de silencio, gracias a las periodistas Jodi Kantor y Megan Twohey en The New York Times. En el artículo que escribieron recogían varios testimonios de diferentes actrices que se habían encontrado con situaciones totalmente desagradables por parte del productor. No se trataba de algo puntual, sino de algo rutinario; más de 30 años acosando a mujeres.

Rose McGowan y Ashley Judd fueron dos de las primeras actrices que se decidieron a levantar la voz.

A partir de este artículo, las mujeres que habían sido víctimas de sus abusos encontraron el valor para compartir también su testimonio, nace el hastag #metoo, que se convertirá en el movimiento del mismo nombre y que llega a nuestros días. A través del mismo se anima a las mujeres a no quedarse en silencio y denunciar cualquier tipo de acoso o violencia de género.

Tras años de juicios, a principios de este 2020, el magnate fue declarado culpable bajo los cargos de violación en tercer grado y por cometer un acto sexual criminal en primer grado.


Celia MI