Ahora que The Crown está en boca de todos con su cuarta temporada, más centrada en la vida personal y relaciones de la realeza británica. Una temporada que indaga en alguno de los momentos más polémicos de la Monarquía de la reina Isabel como Lady Di, la enemistad entre la reina y Margaret Thatcher (primera ministra británica) o el hijo favorito de Isabel. Es el cuarto capítulo de la serie que trata este último tema, cuando la reina decide tener una conversación con cada uno de sus hijos para comprobar, por ella misma, con cual congenia y siente más afecto.

La ficción lo relata muy bien: El príncipe Carlos (heredero al trono) es emocionalmente complicado, con poca confianza en sí mismo y egoísta. La princesa Ana es dura y vive infeliz respecto a su amorío. El príncipe Eduardo es demasiado vengativo. Solo queda el príncipe Andrés, que parece el más consentido pues llega a su reunión con la reina en un helicóptero como si fuera una emergencia nacional, para más tarde regalar unas cuantas bromas a las que la reina no juzga o rebate.

La posible preferencia de la reina Isabel por el príncipe Andrés puede explicarse por el momento de su nacimiento, una etapa en la que la monarca tenía un horario más flexible y se había acomodado con la corona. En este contexto, la reina pudo dedicar más tiempo a su hijo y tener mayor cercanía. Como dice el periódico Telegraph: “La reina hizo tiempo para Andrés y Eduardo. Solía aparecer en la escuela con un guardaespaldas y a veces conducía ella misma. Asistía a jornadas deportivas y a varios partidos”.  

La reina Isabel junto a su hijo Andrés.

Afirmar en la actualidad que es su hijo favorito es un compromiso debido a todas las fechorías que ha hecho a lo largo de su vida. Como utilizar el helicóptero real como transportarse a cualquier lugar con una factura de viaje de 500.000 dólares entre 2011 y 2012; su tumultuoso matrimonio y divorcio con Sarah Ferguson; o la relación que tenía con Jeffrey Epstein (delincuente sexual) en una fotografía tomada en 2010… el pasado del príncipe Andrés ha impedido a la reina sacar su orgullo a relucir respecto a su hijo.

Príncipe Andrés.

En el caso del marido de la reina, Felipe se muestra con más confianza en la serie al decir cuál es su favorito: la princesa Ana. Un cariño y amor que ha permanecido a lo largo de los años.

La reina Isabel al lado de Margaret Thatcher.

Aunque todo esto puedan ser conjeturas basadas en pequeñas evidencias y detalles de la reina, la ficción televisiva las aborda con una inteligencia desbordante y que pone de nuevo a la monarquía inglesa en primera línea de rumores y noticias.    


Oliver De la Torre

Soy un joven corriente con nombre extranjero. Escribo sobre cultura y aquello que me haga aprender nuevas cosas. Vuelo y me alimento de mis pasiones, ya sea cine, libros o música. ¿Qué seríamos sin el arte?