La Llamada es una de esas historias que nunca te cansas de ver una y otra vez, no sólo porque descubres nuevos guiños entre líneas, sino porque según en qué punto de vida estés, el texto adquiere otro sentido. 

Sin embargo, muchas veces conocer una historia de antemano genera unas expectativas que pocas veces se llegan a cumplir. Sentada en la butaca, repasaba algunas de las escenas de película y me preguntaba si conseguirían recrear esos ambientes. Y aunque la obra comenzara a representarse mucho antes de que la película viera la luz me preguntaba si se conseguiría la química entre Anna Castillo y Macarena García entre el nuevo elenco.

Luz apagada y altas expectativas la función comenzaba con dos caras ya conocidas: Nerea Rodríguez y Marta Sango. Entre las risas del público y unos diálogos que fluían con naturalidad me fui dejando llegar ese particular universo donde todo es posible. No sé si fue la fe de María al enamorarse De Dios en sus visitas nocturnas, la rebeldía de Susana contra la Madre Superiora o las dudas de Milagros a su compromiso como novicia. Quizás fueron las canciones de Whitney Houston interpretadas por Richard Collins-Moore en su papel de Dios de forma impecable o la mezcla de Henry Mendez y Presuntos Implicados que aparecen en la obra. Durante el tiempo que pasé dentro de las paredes del Lara recuperé algo que hacía mucho no sentía: la ilusión. 

Durante el tiempo que pasé dentro de las paredes del Lara recuperé algo que hacía mucho no sentía: la ilusión

El público, quien no perdía detalle tanto de la recreación de las escenas en el escenario como de las apariciones divinas que se erguían en la escalera, disfrutaba de cada canción y chascarrillo. Especialmente por parte de Roko y Mar Abascal que consiguieron que se le saltaran las lágrimas a más de uno. Pese a las mascarillas y las medidas que el teatro tomaba, la cultura, las canciones y el innegable carisma del elenco nos transportaba a un espacio para disfrutar y sobre todo creer. Creer en la esencia del directo, de la presencialidad y de la verdad del teatro, además de incluir algunos chistes de la situación actual de forma brillante.

Creer en la esencia del directo, de la presencialidad y de la verdad del teatro, además de incluir algunos chistes de la situación actual de forma brillante.

La obra de Los Javis conseguía traspasar cualquier circunstancia y conmover como el primer día. Con unas voces imponentes, recursos escénicos más que efectivos, música en directo, actores de gran talento y una historia que cuenta muchas más cosas de las que creemos “La Llamada” en el teatro Lara es un imprescindible para redescubrir el poder del teatro y, por qué no, de la cultura.

  • Reparto: Roko, Mar Abascal, Marta Sango, Nerea Rodríguez y Richard Collins-Moore
  • Texto y dirección: Javier Ambrossi y Javier Calvo
    Producción y distribución: Mariano Piñeiro
  • Escenografía: Ana Garay
  • Escenografía e iluminación: David Minguez
    Vestuario: Ana López Cobos
    Sonido: Alberto Martín y Juan Guedes
    Coreografía: Noemí Cabrera y Ana del Rey
    Compositor: Alberto Jiménez
    Regiduría: Gemma Galán
    Coordinación de producción: Inés López
    Arte gráfico: Dowylo
  • Batería: Jaime Vaquero / David Chamizo / Nino
    Guitarra Rubén Tajuelo / Sergio Flecken
    Teclado: Sergio Marqueta / Victor Elías/Daniel Pedregal
    Bajo: Ángel Herranz/Ismael Prado/Gonzalo Muratel

Selma Escalona