bad bunny y rosalia

El mes del amor lo hemos dejado atrás. Hemos sobrevivido a febrero y San Valentín con buenos resultados. Un año más se han repetido los mismos espectáculos; tu artista favorito ha sacado una nueva canción de amor, se confirma un romance, o tu otro artista favorito lanza una canción de desamor. ¿Alguna vez hemos experimentado el lanzamiento de una colaboración de amor sin ser ellos pareja? Sí, claro, hay muchas. Pero, ¿esas colaboraciones tenían la misma química que la última canción de Bad Bunny y Rosalía? No te voy a dejar ni contestar, ¡evidentemente no!

Si vamos a hablar de Bad Bunny y Rosalía tenemos que empezar a hacerlo bien. Millones de personas quieren ser ella o él. Su éxito, la fama y el estrellato lo tienen en la palma de sus manos. Quien diga que no siente un poco de envidia, miente, definitivamente. Aunque haya celos, y que estos sean sanos, hay que admitir que desearíamos vivir su vida por lo menos un día. Y, ¿qué pasaría si se fusionaran? Sería un colapso tremendo.

El pasado 14 de febrero Bad Bunny y Rosalía presentaron el videoclip de su famosa colaboración La noche de anoche. Un vídeo un tanto especial, porque decidieron lanzarlo el día de los enamorados, y porque ello creó miles de polémicas. Ya que, Bad Bunny tiene novia, Gabriela, a la que le ha dedicado la mitad de su repertorio y, supuestamente Rosalía mantiene una relación con el cantante puertorriqueño, Rauw Alejandro. Desde el primer segundo de su publicación las redes estaban que echaban humo. Teoría conspirativa por aquí, cuernos por allí, o incluso un intercambio de pareja. ¿Quién tiene esa clase de ideas?

Lo que si es cierto es que los dos artistas se caracterizan por trabajar y preparar unas promociones impecables. Y, antes de que saliera el videoclip decenas de fotografías que se sacaban ya iban circulando por Instagram. Esto hacía que los fans se alimentaran de una posible nueva pareja en el panorama musical. Dejando su estrategia de “marketing” atrás, vamos a hablar un poco de la escenografía. Una pieza en la que la trama la desarrollan Bad Bunny y Rosalía. Los dos solos.

Miradas de complicidad, roces ardientes y sonrisas muy románticas serían algunos de los detalles más destacables. En una especie de rincón celestial, en el que ellos dos son el príncipe y la princesa. El vestuario está muy bien elegido y, aunque tengan que cargar con la trama, los tres minutos y medio se pasan en un abrir y cerrar de ojos. El apoyo de los fans de estos dos artistas es crucial, pero creo que todos han hecho un buen trabajo. Así es cómo Bad Bunny y Rosalía trabajan, con constancia, dedicación, y complicidad. ¡No nos apresuremos a establecer una relación donde puede que no la haya!


Iratxe Cuadrado

Escuchar música y escribir sobre ella es una de mis pasiones. Una vocación desde hace años en la que me involucro inconscientemente para desconectar. Siempre intento difundir mis gustos para compartir la felicidad que me producen.