Por lejos que se encuentren dos hermanos, siempre existen conexiones entre ellos. Pasa con la familia, los artistas y también con los restaurantes. Lagasca19, —el restaurante con el que el chef barcelonés Daniel Roca acaba de aterrizar en Madrid—, se inspira en Barra Alta, su buque insignia en la Ciudad Condal.

Tienen en común la esencia del concepto, construido sobre una cocina mediterránea con pinceladas internacionales (de culinarias como la japonesa, la mexicana, la peruana o la tailandesa), gran parte de la carta y el objetivo de hacer disfrutar al cliente facilitando compartir y probar diferentes platillos. 

Pero ¿quién se queda con la última croqueta de la ración, si el grupo de amigos es impar? En Lagasca19 casi todos los platos “pueden crecer”. las cantidades y el precio se ajustan al número de comensales. Basta con comentar al personal de sala para cuántas personas será cada plato y ellos se encargan de hacer que las raciones cuadren. Esta idea sencilla y original es parte su encanto que hace de este un lugar de ambiente informal pero con clase, en el que quedar con amigos y al que volver una y otra vez para probar diferentes recetas que queden pendientes; la idea es que en cada visita el cliente pueda elegir su propia degustación a la carta. 

Con tendencias que transportan a la cocina de su abuela y un gusto especial por aunar mar y montaña en sus platos, Daniel Roca ofrece en Lagasca19 algunas de las opciones más populares en Barra Alta, como el Tartar de vieira y bogavante sobre tortita de maíz crujiente con aguacate; el Ceviche tipo nikkei de sepia bateada y cocida en frío, que aporta una textura crujiente a un plato fresquísimo; el Brioche de patitas de bogavante con roast-pork de bellota o las Croquetas (de boletus con velo de panceta o de carne rustida con foie rougié). Además de una selección de Ostras francesas que pueden degustarse al natural, encevichadas o tibias, destaca también la Ensaladilla de cola de bogavante azul –una de las recetas que no se encuentran en Barra Alta–, cuyo secreto reside en que la patata se trabaja al momento. 

¿Quieres continuar? Hazlo con el Gallo de costa frito al estilo tailandés con su espina crujiente; el Suquet de bogavante con trompetas de la muerte; una versión del clásico Cap i pota adaptado a un guiso de manita, oreja de cerdo deshuesada y bacalao; el Jarrete de ternera blanca a baja temperatura; unos Callos de ternera con senderuelas, o con varios platos que tienen por protagonista la carne de cerdo ibérico de bellota Joselito (pluma, lagarto o albóndigas de presa con sepia, otro guiño al mar y montaña).

Y como siempre hay hueco para el postre, has de saber que, en la esfera dulce, se encuentran postres como la Chocolatada con aceite y sal, que Daniel reinterpreta en diferentes versiones desde hace más de veinte años como homenaje a las meriendas de su infancia, o la Tarta cremosa de queso, receta de Lagasca19 que ha sido trasladada a posteriori también a Barra Alta. 

En definitiva un enclave único y minimalista donde poder disfrutar de la compañía y de una de las mejores ofertas gastro de Madrid.


Lauren Izquierdo

Directora de Status of Empire. Silencio es mi primera novela. ¿Mi mantra? "In order to be irreplaceable one must always be different".