'Estoy Vivo'

La primera vez que vimos a la actriz Laia Manzanares fu en la serie ‘Cites’. Sin embargo, su papel aquí fue muy pequeño y su reconocimiento llegaría unos años después en otra serie de TV3 que fue todo un éxito: ‘Merlí’. En ‘Merlí’ Laia Manzanares interpretó a Oksana durante dos temporada. Este fue un personaje muy querido por el público y Laia Manzanares poco a poco fue abriéndose un hueco en el mundo de la interpretación. Y es que este trabajo en televisión lo fue compaginando con la actuación teatral.

En el teatro Laia Manzanares comenzó con la obra ‘Manascuts’ y recientemente ha estado actuando en Madrid en ‘Talaré a los hombres de sobre la faz de la tierra’, dirigida por María Velasco. En la televisión también hemos podido ver a Laia Manzanares en ‘Matar al padre’, ‘El día de mañana’, o ‘Hache’. Pero sobre todo uno de sus grandes papeles más recientes ha sido en la popular ‘Estoy vivo’ en TVE. Además, Laia Manzanares ha participado en diferentes proyectos cinematográficos como ‘El Reino’ de Rodrigo Sorogoyen. Ahora acaba de terminar el rodaje de ‘Alegría’, película dirigida por Violeta Salama. Hemos hablado con Laia Manzanares sobre sus inicios en la interpretación, su participación en ‘Merlí’ y sus próximos proyectos.

Fotógrafa: Andrea Savall

¿En qué momento decidiste que querías dedicarte a la interpretación? ¿siempre lo has tenido claro?

No, la verdad es que no. De pequeña hacía teatro pero no me gustaba nada porque era súper tímida. De hecho lo odiaba, me obligaron un poco a apuntarme para ver si desarrollaba capacidades sociales. Y no funcionó dl todo porque no sé, con los niños ya pasa eso, que si les obligas a algo normalmente no les gusta. Fue ya un poco más de mayor. De pequeña tenía el gusanillo pero era tan tímida que pensaba que no era algo que pudiera lograr.

Con toda tu trayectoria ahora, si pudieras volver atrás ¿cambiarías algo de tu carrera?

Yo creo que no, porque si ha sido así es que tenía que ser así de alguna forma. Quiero decir, igual si cambio algo se desmonta todo.

¿Hay otra cosa que te hubiese gustado hacer?

Sí que quería estudiar psicología. No sé si tanto por la propia profesión sino por los conocimientos que me interesan, que al final tienen algo que ver con la interpretación: indagar en lo humano.

Cuando te llega un proyecto ¿en qué te sueles fijar más? ¿Qué es lo que más te interesa para decidirte?

A mí me importa mucho lo que quiere contar la historia, más allá del personaje concreto, que también; si el personaje me interesa y me motiva ay me veo capaz de hacerlo. La utilidad que se le puede sacar a la historia que se puede contar.

A mí me importa mucho lo que quiere contar la historia

En ese caso ¿te gusta entonces hablar con los guionistas y directores antes de prepararte?

Siempre que se pueda la verdad es que me mola bastante porque es tener todavía más información. Pero al final un guion lo bueno que tiene es que ya lo tiene todo esto, toda la información. Yo tampoco soy una gran analista de guiones, no soy la más crack la verdad pero siempre me gusta saber las intenciones que hay detrás digamos.

¿Cuál dirías que es el mayor reto al que te has tenido que enfrentar trabajando como actriz?

Igual es un personaje de un corto que se llama ‘La tierra llamando a Ana’ en el que interpretaba a una chica sordomuda. Tuve que aprender a signar y fue un reto pero un tipo de reto que me motiva bastante. Tenía muchas ganas de hacerlo y fue una aventura bastante increíble.

‘Estoy Vivo’

Empezaste en la televisión con ‘Cites’ ¿cómo fue esa primera incursión en el mundo de las series?

Todo un descubrimiento. Todo te lo vas imaginando. Había hecho algunos rodajes de publicidad, cortometraje, me metía en todos los sitios donde pudiera rodar. Pero al ver el calibre de una serie entiendes muy bien cómo funciona la profesión. Fue también una primera incursión para ver también en qué mundo me estaba metiendo y me gustó un poquito (risas).

Después de esta serie vino ‘Merlí’, todo un éxito en Cataluña, en España y otras partes del mundo. Tú no llegaste de las primeras, ¿cómo recuerdas incorporarte a una serie como esta tan popular y en la que ya todos se conocían? Porque imagino que la serie ya la conocerías

Sí, yo empecé a verla porque coincidí rodando un videoclip con uno de los actores y acababan de salir un par de capítulos. Me puse a verla a tope y pensé que cómo podía ser que se estuviera haciendo esto, que ya era hora de meter jóvenes en una serie porque no se hacía desde ‘Polseres Vermelles’, que fue otro boom de TV3 y en el mundo. Claro, yo entré de repente en la segunda. Y entrar en una serie que apuesta por la gente joven, que a todo el mundo le está gustando y que trata sobre filosofía, la verdad es que es un regalo para alguien que está empezando su carrera. Yo me sentí muy agradecida porque será que no hay actrices en este país como para que pudieran haberlo hecho. La verdad es que fue una suerte y un regalo para todos los que estuvimos ahí.

Tu personaje tuvo muy buena acogida por parte el público

Sí. Yo tengo que decir que estaba enamorada del personaje, que creo que es algo indispensable para poder interpretarlo. Pero sí que es verdad que era para cogerle cariño. Era una persona que tenía un bagaje importante.

¿Con qué te quedas de tu paso por ‘Merlí’ tanto profesional como personalmente?

Al final me quedó con todo lo que aprendí porque yo como actriz me formé haciendo ‘Merlí’. En ‘Cites’ rodé solo un día, metiendo la cabecita un poco y en ‘Merlí’ ya es poner los codos, estar rodando tres meses del tirón, tener arco del personaje… no sé, para mí fue mi escuela realmente. Y luego evidentemente todos los amigos que me llevo. De ahí hay gente que son mis mejores amigos ahora.

Yo como actriz me formé haciendo ‘Merlí’

Hace unas semanas justo terminó ‘Estoy Vivo’ ¿cómo te preparas para construir este personaje?

Me ayudó mucho el personaje de Alejo Sauras porque yo hacía un personaje digamos del mismo mundo. Era un poco coger su idea y deconstruirla hacia donde me pedía el personaje. A través de él me miré pelis como ‘Tomb Raider’ y cosas así. Era una tia de ciencia ficción, con armas, que se aleja mucho de la cotidianidad y el costumbrismo al que yo estaba costumbrada. Era como vamos a meternos en un mundo de coger una pistola y disparar, que es algo que como no estamos en EEUU por suerte no se nos enseña.

¿Qué es lo que más te ha gustado de este personaje?

Me gustaba mucho el hecho de que no fuera del todo humana. Luego se descubre que sí, pero ha sido educada y entrenada como para ser una máquina de sacar las castañas del fuego, resolver… no era del todo un personaje humano y era bonito ir humanizando a alguien que no ha sido educado en sociedad.

¿Cómo es un día de rodaje de un capítulo de ‘Estoy Vivo’?

Depende del día. Hay días que son loquísimos porque vienen los chicos de efectos especiales, especialistas par meterte de hostias. Un día puedes ir y que sea un rodaje al uso haciendo simplemente diálogos y otro día estás abriendo pantallas que no existen y jugando con juguetes interespaciales que casi te inventas un poco cómo van.

¿Es difícil esa parte?

Hombre… es un poquito que a veces nos entraba la risa porque estábamos todos mirando una marquita que nos habían puesto en la pared y estamos reaccionando a la nada y tocando cosas que no existen.  Había un punto en el que nos mirábamos y nos empezábamos a reír porque era absurdo. Claro, luego cobra sentido cuando está todo el trabajo hecho (risas).

¿Qué has podido aprender trabajando aquí?

Muchas cosas. También tenía algo similar a ‘Merlí’ porque era un rodaje muy coral con muchos protagonistas y secundarios. Es una historia cuyo peso recae en muchas manos y se ha trabajado mucho el coro. Saber que somos trece personajes en pantalla a la vez. Es una locura pero te vas dando cuenta de que estamos todos haciendo el mismo gesto en el mismo momento. Es también el comprender la totalidad de una imagen y no solo tu cara o tu emoción en una escena concreta.

Además, a lo largo de tu carrera has trabajado con tres grandes directores como son Isabel Coixet, Rodrigo Sorogoyen y Mariano Barroso. Aunque no en todos has tenido el protagonismo, ¿cómo te sientes trabajando con este tipo de directores? ¿qué puedes contarnos de estas experiencias?

Estas también han sido regalazos. Sin tener mucha experiencia, estar en rodajes de gente que pilota un montón es aprendizaje constante. Ir ahí y hacer lo mío pero sobre todo callar, escuchar, observar todo lo que puedo y comprender también cómo funciona. Ver que cada rodaje es distinto pero hay cosas comunes en todos. Aprender las diferencias en los métodos de dirección. La verdad es que es bastante guay.

Ver que cada rodaje es distinto pero hay cosas comunes en todos

Acabas de rodar ‘Alegría’ y aunque poco a poco iremos conociendo mucho más ¿qué es lo que puedes contarnos tú?

Este último ha sido muy especial porque claro, ha sido post pandémico y teníamos el miedo de que no se pudiera hacer. Se ha podido hacer y hemos viajado a Sevilla y Melilla. Lo hemos hecho todo sin un solo contagio de COVID, osea que ha sido un rodaje muy de burbuja. Hemos viajado todos juntos. En Melilla que es un lugar al que no solemos ir porque no es un destino muy común, ha sido una suerte poder visitarlo en un momento en el que no hay turismo y es difícil moverse y conocer mundo. Con Violeta Salama que es una gran directora.

‘Alegría’ (Julio Vergne)

¿Ha sido duro tener que rodar en esta nueva situación?

Duro no porque ha sido un equipo muy bonito y realmente hemos hecho una familia. Ha sido duro más un poco por la sombra del COVID, el pensar todo el rato que podíamos contagiarnos y que todo se podía parar. Pero la verdad es que ha ido súper bien y ha sido un rodaje fácil y precioso.

Estás sin parar y hace unos días estuviste actuando en Madrid ¿cómo fue volver a subirte a un escenario?

También muy gustoso, la última vez fue en noviembre también con esta obra. Lo que todavía nos falta es que nos dejen abrir el teatro porque estamos con el aforo limitado. Pero al final siempre llenamos la sala y eso es lo bueno que tiene. No sabemos qué pasaría sino pero es un privilegio hacer teatro ahora mismo. A mí me da la vida subirme a un escenario.

Has hecho teatro, cine, televisión… ¿qué le queda a Laia Manzanares por hacer? ¿algún objetivo por cumplir?

Yo tengo ganas de hacer mucho más. Mucho más cine, mucho más teatro y mucha más televisión si puede ser. La verdad es que disfruto con todo. Tampoco te diré que podría vivir sin alguno de los tres porque cada uno te aporta cosas distintas. Yo me lo paso súper bien con todos así que que siga así.

Yo tengo ganas de hacer mucho más

Y ya para terminar, ¿hay algún otro proyecto cercano?

Sí, estoy empezando un proyecto ahora del que todavía no puedo contar nada porque está en esta fase embrionaria. No puedo decir nada más porque aún no han salido artículos ni nada confirmado.


Paloma Arwen